El Amigo

Espero estén bien, de pequeño escuche muchas historias y cuentos así como mitos, mi tío quien durante mas de 40 años trabajo por las carreteras del país me platicaba muchas historias la que me gustaría relatarles , la cual se titulo el amigo se dice mas por la zona del sur de México por la montaña y sierra de guerrero, el amigo se le llama al demonio, según lo relatos de los lugareños, en uno de sus viajes mi tío en ese entonces era mas joven y por sus constantes viajes por la zona muchas personas lo conocen o bien lo ubican, por los años 70s no había tanto peligro como ahora, y las carreteras no tenían tanta iluminación ni tantas casetas como hoy en día, en una salida al pasar por la carretera de la montaña de guerrero, se encontró con un conocido de un pueblo que estaba a dos horas de camino subiendo la montaña,los viajes eran largos.

– las carreteras sinuosas y muy silenciosas por ello a pesar de tener radio que en ocasiones se perdía la señal por horas lo cual hacia que el viaje no solo fuera aburrido si no que era cansado, lo cual era muy peligroso, ya que corría el riesgo de quedarse dormido, es por ello que cuando vio a ese compa como les decía mi tío a sus conocidos y este estaba pidiendo ray, pensó ojala que no vaya muy cerca para que me acompañe en este viaje, paro el camión espero a que se subiera y comenzó la marcha a la par de la platica, que tal compa que haciendo tan lejos, le dijo mi tío a su conocido, este le respondió- aquí nomas esperando que alguien me acerque y que mejor que un conocido, y por donde vas le pregunto mi tío- voy mas abajo cercano a la carretera de las palomas ahí camino unas horas y llego al poblado de mi padrino lo voy a ver esta un poco enfermo,o me voy con un arriero que lleve a sus animalitos, para no caminar tanto y no ir tan solo por esas tierras bien sabe el eterno que son peligrosas y mejor hacer el recorrido con la luz, que de noche le menciono a mi tío, este rio y le dijo no compa yo le tengo mas miedo a los vivos que a los que ya gozan de la gracia de dios , su compañero de viaje le dijo no manito, no andes diciendo eso, que te puede venir a ver el amigo le dijo santiguándose.

– Mi tío, le dijo -que a poco se sabe una historia, mi tío le sonrió y apago el radio, que te parece si me la cuentas para no aburrirme y el viaje es largo y me queda de paso el cruze de la carretera de las palomas y para eso fácil son 4 horas de camino, y a eso échale dos horas, en donde esta el restaurante de la india bonita, ahí te invito a comer que dices, tabueno paquito- le dice su acompañante a mi tío, recuerdas el poblado que esta abajo de mi pueblo, mi tío asintió con la cabeza, continuo su copiloto- pues hora veras tu si conociste a hipolito el hijo de doña rosa la de los reboseros, que es hermana de doña tanti familiar de tu compadre mencho, mi tío contesto:

-si que están a un lado de la tienda grande de don chon, si esa mera-contesto el acompañante de mi tío- pues bueno te sigo platicando a hipolito, ves que lo conocen como el loco del barrio de san niquito-mi tío se rió si el loco ese que a mitad de la calle se hinca y empieza a gritar dios dame la luz quédate con todo y se empieza a pegar en el coco jajaja se carcajeo mi tío, pero no siempre fue así, le contesto su acompañante, – antes, tal vez tu no te acuerdas estabas bien chilpayate, el era normal trabajaba como peoncito y también empezaron la construcción de la carretera trajeron hartas maquinas bien ruidosas, y gente que venia de México, lo que nos extrañaba es que comenzaron a correr los rumores de gente que cuando estaba trabajando encontraba cosas de valor y se dice que en una ocasión a hipolito le toco ver como uno de esos trabajadores al usar la maquina de esas amarillas grandotas que con una paleada saca harta tierra nomas de verla como cada paleada revienta hasta la piedra, bueno en una de esas;

-hipolito se sentó a ver como manejaba la maquina y empezaban a abrir el camino de repente paro la maquina y se bajo el que la estaba manejando se quito la camisa y empezó a escarbar con las manos y alcanzo a ver que saco algo muy reluciente y brilloso aquel hombre volteo para todas partes, y envolvió esa cosa reluciente y se hecho a correr hacia la carretera dejo todo, abandono la maquina el hipolito dijo – este ya la hizo con lo que encontró tiene para vivir re bien sin perder mas tiempo fue al lugar vio que el hombre dejo todo, esculco y no encontró nada de valor solo un reloj y al escarbar en la tierra ya removida no encontró nada y vio que ya estaba pardeando (por la región se dice pardear cuando esta atardeciendo a punto de obscurecer), y pensó no era mi suerte mejor me voy andando tengo todavía que caminar harto y no quiero que me agarre la noche subiendo el cerro.

-y se hecho a andar hipolito, y ya estando obscureciendo vio que alguien venia unos metro adelante de el bien vestido y caminando con paso firme sin mostrar cansancio se paralizo y de inmediato se le vino a la mente ojala no sea el amigo, se detuvo unos momentos, pero se dijo -igual salgo de pobre sonrió y continuo su andar, sin darse cuenta se emparejo con el desconocido y este de forma inmediata lo saludo que tal amigo ¿que haciendo por estos rumbos? le dijo el desconocido, -hipolito contesto el saludo y se dijo así mismo pues no es como lo dibujan igual y no es, continuo la platica con el desconocido, pues aquí buscando a ver que encuentro amigo, el desconocido, soltó la risa,- y le menciono – pues con cuidado a lo mejor lo que encuentra no es lo que anda buscando o igual y si. pues eso le sabre cuando lo tenga ¿verdad amigo?-contesto hipolito, si, eso si, se sabe que es lo que se busca cuando se tiene, que le parece amigo si nos sentamos bajo esas piedras le dijo a hipolito;

– hipolito le dice de forma rapida y con miedo, -pero que no seria mejor aprovechar la claridad para que no nos agarre la noche, tranquilo amigo creame le va a convenir lo que le platicare- sonrió el amigo mientras invitaba a hipolito a ir a las rocas que estaban fuera del camino de tierra hecho por los animales de paso y por los lugareños que pasaban para ir a la carretera o al poblado que esta mas arriba de la montaña, ya estando sentado los dos, el amigo le dijo a hipolito, mira se que andas buscando tu fortuna todo esta en que tu la llames te parece si hacemos la prueba,- hipolito pensó y si la llamo y aparece una mula vieja y flaca en lugar de un caballo rebosante con bolsas de oro, ami no me la hace,-tabueno amigo y si mejor me la cantas tu le dijo hipolito al amigo-bueno si tu quieres lo haré pero en lugar de cantártela mejor te la platico,hipolito se rió orale pues que mas puedo perder, pensando dentro de si ya estoy hasta el cuello;

continuo ensimismado -metido en esto ya no me puedo echar pa´tras, continuo el amigo, yo he andado por estos lugares por mucho tiempo conozco secretos y esos secretos llevan a saber de mucha riqueza, que guardan estas montañas, solo que esto te tiene un precio, hipolito contesto- y ese precio lo podre pagar yo, el amigo guardo silencio y le dijo-claro solo que no se si estés dispuesto a hacerlo cuando llegue el momento , le sonrió el amigo, siguieron su camino y antes de llegar al poblado ambos se pusieron de acuerdo se verían cuando el sol estuviera por ocultarse el tendría que llevar un costal de cal, al día siguiente hipolito se las ingenio para robar una costal de cal en la constructora que esta trabajando para abrir la carretera.

– mi tio le dijo a su acompañante ya llegamos con la india bonita vente compa vamos a echar taco y ahorita le sigues con la historia, una vez estacionado el camión ambos bajaron y se fueron a comer, en cuanto terminaron se esperaron un rato para hacer la digestión y retomaron el viaje y la historia, -una vez que hipolito llego al lugar acordado con el amigo llevando su costal de cal, el amigo lo saludo- vente vamos mas pabajo allá esta lo que te conviene, caminaron por unas horas pero en esta ocasión no hubo ninguna charla, ambos caminaron en silencio aunque hipolito llevaba el costal en su espalda no sintió cansancio, hipolito procuraba ver todo tratándose de acordar del camino viendo que le era familiar para no perderse y regresar también por su fortuna en caso de ser necesario, al fin llegaron a un paraje rodeado por arboles y unas rocas grandes mira le dijo el amigo:

-Aqui es -de inmediato hipolito grito me lleva no traje una pala, en eso el amigo lo tomo del hombro y lo calmo diciéndole -amigo siempre hay una recompensa a quien sabe esperar tese sosiego, del costal de cal ábralo y esparzalo en todo este claro, una vez hecho lo que le dijo el amigo- ahora mañana nos veremos aquí para que sepas tu fortuna-hipolito se quedo callado y no aguanto y le dijo al amigo en tono de reclamo- hasta mañana y aquí que tal si no recuerdo el camino no es mucho tiempo, se rió el amigo a que amigo tan desesperado el lugar lo encontraras que no fuiste poniendo señas y te ibas fijando cuando venias pa aca hipolito no dijo mas y se fue rumbo al pueblo mientras el amigo se perdía entre la montaña y los arboles, esa noche hipolito no pudo dormir se quedo pensando cual seria su fortuna, en que se la gastaría, si serian lingotes o monedas, en cuanto se percato ya estaba amaneciendo se puso rapido de pie y ni desayuno le dijo a su esposa vieja nos vemos al rato voy por ahí su esposa le respondió:

-pero hipolito no vas a desayunar ya van varios dias que te pierdes y don jacinto me dijo que si siempre si vas a ir a trabajar o mejor busco a otro, que nunca le habías quedado mal, hipolito contesto de mala gana – yo se mi cuento veras que si se hace no tendremos que mendigarle a nadie su esposa quedo preocupada y no menciono mas durante ese día hipolito estuvo paseándose por el pueblo como queriendo perder el tiempo que este pasase mas rápido iba y venia subía la montaña y regresaba luego se volvía a bajar dirección a la carretera y volvía a regresar lo cual hizo que los del pueblo se dijeran entre si esta raro el hipolito nunca había actuado así a lo mejor se esta volviendo loco ya van varios días que agarra camino a la montaña, eso hizo que la esposa le entrara la curiosidad y se decidió seguir de forma sigilosa a su esposo por fin al caer la tarde ya para obscurecer, hipolito se puso contento al fin se había ido el día y el podría saber cual seria su fortuna agarro camino bajando la montaña sin darse cuenta que ala distancia lo seguía su mujer llego al lugar indicado por el amigo y este con una gran sonrisa le dijo:

– que tal amigo todo bien, este ni tardo casi corrió ni le contesto el saludo jadeante por la caminata y la emoción de saber su fortuna le dijo al amigo- cual es mi fortuna en donde esta, que tengo que hacer, se escucho una carcajada bien si tanto te interesa te lo diré, la esposa se había ocultado en los matorrales y para oreja para saber que era lo que podría cambiar su suerte. mira recuerdas que aquí le echaste cal el día de ayer- hipolito contesto si como podrás ver dijo el amigo- esta tierra se ve verde es por que aquí hay mucho dinero enterrado hay ollas con harto oro amigo mas del que te pudieras gastar, hipolito contento comenzó a gritar esa es mi fortuna hijole nadie me lo va a creer,aquí tengo la pala voy a empezar para que no me agarre la noche entonces lo interrumpió el amigo, espera recuerdas que te dije que hay un precio que pagar -hipolito le dijo si cual es ese precio- pues bueno amigo aquí hay mucho oro-le dijo el amigo:

-en otros tiempos fue enterrado por gente que iba de escapada y no querían perder nada de su oro así que también enterraron a varios de sus trabajadores para que cuidaran su dinero en lo que se calmaban las cosas y ellos podrían regresar por el dinero no te espantes esas animas nada te harán, solo que eso verde que ves, es veneno al estar tanto tiempo el dinero enterrado guardo muchos males amigo así que si tu quieres puedes rascar pero eso si te digo nunca podrás disfrutar de el ya que quedaras loco, así que tu sabes ese es el precio que hay que pagar se fue riendo el amigo mientras hipolito lloraba de rabia y se maldecía una y otra vez, en eso escucho la voz de su esposa quien había escuchado todo y aquella mujer dulce trabajadora y abnegada de mirada cándida que reflejaba un gran sufrimiento, ya no era la misma hipolito se sorprendió cuando la vio y escucho en un tono que en otras ocasiones le hubiera roto el hocico;

-Su mirada ya reflejaba ambición y la voz en tono de regaño le gritaba a su esposo- ya cálmate hipolito y escúchame-en eso hipolito por unos momentos se quedo confundido pero de inmediato retomo su color y se le acerco a su esposa alzando la mano para darle unos buenos guamazos para enseñarle que ella no tenia por que andar metiéndose en cosas de hombres, le volvió hablar fuerte y sin miedo – te dije que me escuches no seas maje, te diere como podemos hacer para que disfrutemos de ese dinero sin que nadie se entere y que no te quedes loco, hipolito bajo la mano y guardo silencio, jalemonos para la casa y ahí te diere que harás, en el camino su mujer le dijo a hipolito hay que aprender a esperar ahorita no hagas nada mañana temprano te me vas con don Jacinto le pides una disculpa y empiezas a trabajar como si nada-le replico hipolito ese ya no me querrá ver y menos darme trabajo no tu misma me dices lo que te dijo:

-De forma cortante la mujer lo callo escucha el te aprecia y como tu eres buen trabajador te regañara pero luego te dará chance de que trabajes y tu lo harás sin chistar y no dirás nada en el pueblo, ya que están empezando a murmurar y eso no nos conviene, en unos días mas sera domingo empiezan a subir los peones a sus pueblos,ahí te agarras a unos dos y les vas a decir que hay un negocio muy bueno pero que solo a ellos se los compartirás ya que tu solo en primera no puedes sacarlo solo y en segunda es para que también ellos disfruten de tu riqueza que la quieres compartir y les dirás del dinero que hay enterrado y los traerás aquí -hipolito miro a su mujer la cual no era la misma y le dijo todavía no lo desentierras y ya te volviste loca quieres que nos dejen sin nada, la mujer lo volvió a callar y le dijo:

– Yo no se que te vi para arre juntarme contigo eres un bruto, esa historia les dirás yo estaré por aquí escondida y antes de traerlos le mencionaras que yo se de este gran secreto y por seguridad se, y si no regresas en un tiempo ya medido daré la alerta al pueblo de que algo te ocurrió y saldrán a buscarte, de esta forma , ellos no te harán nada, por el momento y les dirás que para ponerte bien de acuerdo regresaran la mañana siguiente-hipolito vio a su mujer con cara de no entender nada del plan de la mujer, esta lo volvió a regañar déjame terminar en cuanto les digas eso harás como que agarras rumbo hacia el pueblo y ellos harán que toman rumbo al suyo yo estaré escondida y tu regresaras y haras lo mismo si son como pienso, ellos intentaran regresar en la noche para escarbar y una vez que escarben los dejamos que saquen bien todo y no le durara mucho el gusto por que quedaran locos y así nosotros podremos disfrutar del dinero;

– Eso emociono mucho a hipolito quien abrazo a su mujer y los dos se fueron caminando, hipolito hizo todo lo que su esposa le menciono, pero aparte ella quien ya se había vuelto muy ambiciosa acudió con el hombre mas rico del pueblo y lo convenció que le dijera que mas secretos que pudiese tener el dinero en especial el oro el hombre quien siempre quiso tener algo que ver con la esposa de hipolito y esta siempre lo había rechazado, le propuso que a cambio de estar con el le diría todos los secretos que tiene el oro ella acepto sin ningún problema, el hombre le dijo que el oro no debe de estar mucho tiempo guardado que hay que sacarlo a asolear y que si estaba guardado mucho tiempo en vasijas y tapadas con piel de puerco como en ese entonces se hacia se corría el riesgo que guardara un gas que al destaparlo y olerlo ocasionaría la locura, que le llamaban el espíritu del oro es por eso que hay que sacarlo a asolear para que el padre dios lo bendiga y no, nos dañe una vez sabiendo eso.

– La esposa de hipolito dio marcha al plan, pero no le comento nada a su esposo, por la mañana en sábado la esposa de hipolito le menciono mira esos dos nos pueden servir al señalar a dos peones de la casa de doña Epigmenia eran dos personas no tan jóvenes pero fuertes venían de las afueras del pueblo los sábados por la tarde se enfilaban rumbo a su pueblo que estaba a 5 horas de camino les gustaba tomar y por estar de aquí para allá , no tenían una familia fija y la poca que tenían les eran indiferentes, justo lo que buscaban la esposa e hipolito, por fin cuando vieron que salían del pueblo los dos hombres la esposa de hipolito le dijo- ahora ve y de una vez haremos todo en como lo tenemos dicho.

-Rápidamente hipolito corrio y comenzo a a gritarles a los dos hombres hee, Delfino , Serafín a onde con tanta prisa, los dos hombres voltearon que tal hipolito hora ¿que quieres? le contestaron a hipolito, pues nomas de verlos me dije estos amigos son de ley, que caray son gente fiar que no-les contesto hipolito, los dos hombres se vieron extrañados , pero antes de que dijeran nada – hipolito interrumpió ese momento al voltear a lo lejos se despidió de su esposa heee, vieja ya sabes adonde voy nos vemos al rato,los tres hombres, empezaron a caminar era el medio día, el calor caía a plomo los arboles no lograban taparlos los suficiente de ese calor húmedo hipolito les dijo-vénganse vamonos por la barranca para atajarnos un poco de este solaso, al ir por la barranca, tal como se lo dijo su mujer les platico la historia, los tres hombres caminaron rubo al lugar y estando allí, se cercioro de que les quedara claro de que su esposa estaba al tanto de ese gran secreto:

– Dentro de si hipolito noto que estando el lugar los hombres tenían una mirada llena de asombro pero también de una gran ambición,su avaricia se podía oler, estaban tan concentrados los hombres en sus pensamientos, que lo mas seguro era que harían con tanto dinero, hipolito dedujo dentro de si -esta vieja si que tenia razón estos ya están bien metidos lo mejor sera que les diga que regreso al pueblo y que confió en ellos, mientras esto sucedía, a lo lejos eran observados por le esposa de hipolito quien se encontraba agazapada en las hierbas altas y algunas rocas del lugar, hipolito les comento, -bueno como se que ustedes son hombres de ley les confié este secreto el cual solo sabe mi mujer, les parece si se van a su rumbo y mañana nos vemos aquí para comenzar a rascar, al ser domingo todos estarán en la iglesia, sin decir mas se despidió y hecho ha andar, Delfino y Serafín hicieron los mismo, hipolito hizo lo que le dijo su esposa.

-Espero unos minutos y se regreso a seguir escondido en donde estaba su mujer la cual seguía escondida y tenia un palia-cate puesto en la nariz y boca era tal el gusto que hipolito no lo noto, solo hablaba de lo bien que estaban resultando las cosas, era tal la emoción, que no podía contenerse se imaginaba,y ya casi se veía tocando esas monedas relucientes de oro no podía estarse quieto en un solo lugar se estaba moviendo mucho hasta que su mujer le dijo-ya cálmate o echaras todo abajo, pasaron unas horas el sol ya había caído, estaba ya obscureciendo no tardaron en ver que dos siluetas se acercaban con unas antorchas y unas mulas, eran Delfino y Serafín:

-Quienes venían de forma sigilosa y no hablaban solo con señas se ponían de acuerdo para comenzar a rascar, y así lo hicieron lo estuvieron haciendo por unas cuantas horas, hasta que por fin sacaron algo eran muchos huesos y cráneos, Serafín, dio un gran salto como si quisiera salir corriendo pero fue detenido por Delfino haciéndole señas con las manos lo tranquilizo, y volvieron a la tarea no tardaron en sacar un olla la cual venia tapada y amarrada con piel de cerdo, Serafin la iba a abrir pero delfino lo detuvo le señalo que había mas, ambos pese el cansancio continuaron escarbando de forma mas cuidadosa y empezaron a sacar mas ollas, se fueron acercando a las mulas que tenían amarradas cerca del lugar llevando las ollas, de repente Serafin le dijo a Delfino- oye como que me siento muy cansado me re que te da hartas vueltas la cabeza , y Delfino le contesto igual yo es por el cansancio esperate aguanta que ya estamos hechos dijo;

– Sonriendo, caminemos hacia allá para que ya no, nos encuentre hipolito, sorpresota que le espera ambos hombres soltaron las carcajadas y agarraron camino iban borrando las huellas de la mula y se metieron en lo mas espeso de la montaña, y para estar seguros de no ser encontrados se metieron en una cueva y siguieron andando fue por muchas horas ambos hombres perdieron la noción del tiempo, y solo pensaban no solo en como gastar la fortuna si no, en como se desharían uno del otro al fin se propusieron descansar prendieron una fogata, ambos hombres se acostaron en los extremos entre sus ropas los dos traían sendos cuchillos para que cuando se durmieran cualquiera de los dos,se matarían uno al otro y así lo hicieron solo que ya no lo pudieron hacer, al caer en un sueño profundo, ambos hombres comenzaron a tener las alucinaciones al estar expuestos al gas que despidió el oro, comenzaron a soltar risotadas y empezaron a correr dentro de la cueva.

– y empezaron a azotarse con las paredes y con la piedras de la cueva , después de unos minutos quedo un gran silencio los únicos testigos hipolito y la mujer de este, ambos se llevaron las mulas con las ollas y echaron a andar, espero a que hipolito avanzara mas si perderle de vista ya que al ser una mujer inteligente se olio lo que su marido tramaba, hipolito iba tan ensimismado pensando como quitar de enmedio a su mujer, pensaba -esperare a que ella esta mas confiada y la empujare a la barranca sera un accidente, nadie sospechara-en eso estaba hipolito cuando lo interrumpió su mujer- hipolito que te parece si descansamos un rato antes de agarrar el camino hacia el voladero para ahorrar camino, hipolito desconcertado le dijo- ese camino no nos deja cerca del pueblo;

-así es hipolito , no podemos llegar con todo esto al pueblo aunque este obscuro, no podemos arriesgarnos a que nos vean mejor iremos haciendo viajes poco a poco con pequeños canastos, nadie sospechara, le diremos a tu ahijado chuchito que nos ayude el nos quiere mucho y estoy se gura que no nos traicinara,-hipolito pensó bueno de cualquier forma no se le puede negar la ultima voluntad a un condenado a muerte, y voltio a ver su esposa y con una sonrisa maligna le contesto- si vieja lo que piensas es bueno, descansemos vente vamos en este sendero pondré una fogata para calmar este frió que hace con este viento del diablo, la mujer asintió con la cabeza y comenzó a echar a andar su plan, oye hipolito que te parece si mientras te agarras una olla y la abres para ver esas monedas, pa que las toquemos y sintamos la bendición que nos dará y que durante mucho tiempo solo estuvimos amarrados a la pobreza y la miseria corre hipolito no perdamos el tiempo,

hipolito- le dijo tabueno, ven ayúdame, y ella le menciono, hay hipolito no te lo quería dicir pero tengo una tos bien juerte y estoy moquea y moquea por eso tengo este palia-cate en la nariz y trompa para no enfermarte y no vaya a ser que ensucie las monedas deja me alejo un poco para no estorbarte, de mala gana acepto hipolito y comenzó con la primer olla la llevo cerca de la fogata y con su cuchillo rompió la tapa de cuero de cerdo y quedo maravillado al ver la cantidad de monedas de oro que tenia saco un puño y se quedo pasmado admirando el color y brillo de las dichosas monedas a pesar de la poca luz que había con la fogata era tal el brillo que quedo maravillado, la mujer de lejos lo saco de su admiración y le grito- hipolito apúrate a sacarlas todas y riégalas y lo mismo has con las demás ollas,

-hipolito hizo lo que le menciono su mujer y comenzó a sacar las ollas y vaciar las monedas las comenzó a esparcir mientras la mujer no se quitaba el paliacate y haciendo caso de lo que le habia dicho aquel hombre rico no se acerco demasiado y espero que el sol saliera cuando los rayos del sol comenzaron a iluminar la zona aquella que apesar de su verdor era muy silenciosa de ese que incomoda, tal soledad hace que la gente evite algunas partes de la montaña, hipolito, comenzó a marearse y grito- mujer me siento mal todo da vueltas mujeeer,un fuerte ruido anunciaba que callo al suelo la esposa de forma inmediata con una reata que traía guardada lo amarro bien y de inmediato agarro camino rumbo a al pueblo fue por su ahijado, el cual los quería como padres,

– ya que la esposa de hipolito nunca le pudo dar hijos, todos murieron de chiquitos, al llegar al pueblo ya se había terminado la misa, se fue atrás del atrio había unos arboles grandes hasta ver pasar a chuchito mi´jo, el jovencito volteo y vio que una mujer la llamaba haciéndole señas con la mano, se fue acercando con mucha precaución ya que no reconoció a su madrina, la mujer insistía-mi´jo ven no tengas miedo soy tu madrina, chuchito sonrió, madrina bendito los ojos que la ven como ha estado, y mi padrino que dice, ¿onde anda?, vente mijo acompáñame y te iré platicando todo, y se fueron caminando rubo al lugar donde estaba hipolito amarrado, le fue platicando con lujo de detalle todo lo que había pasado, claro omitiendo algunos detalles de como había encontrado el dinero enterrado,

-y quienes lo habían sacado y el final que tuvieron, al llegar chuchito- vio a su padrino hipolito, estaba recostado hablando cosas que no tenían sentido y que no por momentos reconoció al ahijado, pero después le preguntaba quien era, que en donde estaba, la esposa de hipolito de forma fría, ningún sentimiento y con indiferencia, pobre de mi señor pero bueno cumpliré lo que siempre me dijiste que fuera feliz y que si tu no me habías podido dar lo que me prometiste, mira mijo agarra esta canasta y llévate estas monedas – la mujer agarro un puño de monedas, con esto sera suficiente para que lo cuides y tu tengas algo para ti, yo ya no regresare al pueblo me jalare a México dicen que ahí ya no es necesario, usar velas cuando esta pardeando, los ojos de la mujer estaban iluminados de una emoción y alegría, viendo al cielo menciono-al fin te acordaste de mi, por fin recompensas todos estos años de miseria de estar nomas deseando las cosas, de tantas humillaciones;

y se rió de una forma siniestra y fijo su mirada al suelo o acaso fuiste tu el de abajo, bueno quien halla sido, al fin podre ser feliz mientras decía esto, se recostaba en las monedas las agarraba y las aventaba al aire las abrazaba y las besaba, chuchito- paso de la sorpresa a un gran miedo, cada risa de la madrina le erizaba los pelos, mas por miedo que por estar de acuerdo hizo lo que le pidió su madrina,tuvo que matar a las mulas para que no las reconocieran, hizo varios viajes con las canastas con las monedas y por ultimo se trajo a su burrito,para llevarse a su padrino hipolito al llegar, al pueblo tal como se lo había dicho su madrina, – no te preocupes mi´jo los del pueblo sacaran razón de lo que paso, la mujer se fue para la ciudad de México, chuchito se hizo cargo de su padrino lo ha cuidado y lo ve como su padre con el dinero que les dejo su madrina, le dio para vivir bien, y el puso una gran tienda.

-Don hipolito en ratos como le entra la conciencia y otras vuelve a perder la razón, los del pueblo comenzaron a rumorear que quedo así por que encontró dinero, otros que fue el precio que le dio al amigo, de la madrina al parecer le duro poco el gusto, dicen que al llegar a la capital derrocho el dinero a manos llenas, siendo tan avariciosa y desconfiada enterró el dinero en una casona grande y vieja a las afueras de la ciudad de México , y en ese lugar enterró muchas monedas, y se iba por meses y solo regresaba cuando requería dinero,no acordándose de lo que la habían aconsejado el de orear el oro, en una de sus tantos ires y venires, en unos de su largos viajes se suscito un gran terremoto en la capital mexicana,la vieja casona se derrumbo, y por el crecimiento que en ese entonces de la ciudad y evitar las apariencias que pudiera dar la ciudad se verifico la propiedad la cual al parecer estaba abandonada,

– al investigar el ayuntamiento se percataron que tenia adeudos de predial,y al ser un terreno muy grande, tomaron la desicion de confiscar la propiedad, y de inmediato un rico hombre de negocios opto por comprar esa propiedad tenia pensado construir casas, pero para hacerlo tenia que construir calles y banquetas,la propiedad era inmensa,y debido a la demanda de los compradores se iniciaron las obras en tiempo record, cuando al fin regreso la antigua dueña de un viaje que había durado 2 años por el mundo, llego necesitaba dinero, fue tal la impresión de ver que su casa su propiedad yo no existía, volvió a caminar preguntaba nadie sabia que era lo que buscaba, desesperada , y apunto de la locura, acudió al ayuntamiento y ahí fue en donde supo lo que había pasado salio gritando, de esa mujer ya no se supo nada, por las tardes en el hospital de la castañeda una anciana amarrada pregunta una dirección que nadie conoce,

– y pide le dejen ir por sus monedas para que pueda seguir viajando,-servido compa aquí nomas cruza y ahí esta la carretera de las palomas, – le dijo mi tío Paco a su acompañante, ta´bueno paquito, gracias por el ray, mi tío contesto, a ti estuvo entretenido el cuento,me saludas a tu padrino, buen viaje paco,le dijo su acompañante, no andes conduciendo de noche por estos rumbos, mejor vete a descansar, no compa ami lo que urge es llegar, le contesto mi tío, ta´bueno santiaguate para que no te encuentres a la mala mujer, se santiguo mi tío, y siguió su camino , y en otra ocasión les platicare, lo que le ocurrió a mi tío cuando entro por la vieja vieja caseta de la carretera de puebla que ahora es Chalco otra vivencia que a el le tocaría vivir.

Excelente noche.

Enviado por: Dad Rebo

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (27 votos, resultado: 7,67 de 10)
Loading...

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Un Fan del Blog

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)


Comentarios: (2) ¿Quieres dejar un comentario?