El bosque de Muniellos (Parte 2)

Cuento enviado por Alvaro Prado (fan del blog). Para entender la historia, se recomienda leer la 1era parte haciendo clic aquí.

*Dato adicional:

Protagonista: Salome Acis Hejshe (Latina con ascendencia Europea)
Edad: 22 años

Me desperté casi de golpe al sentir en mi cara un cosquilleo con un olor algo insípido, me limpie un poco la cara entonces vi que a mi lado cayo un escarabajo de esos que son atraídos por los olores fuerte que además segregan su orina (de olor espantoso) cuando se sienten en peligro, recordé aquella frívola figura y un escalofrió recorrió todo mi cuerpo, gire rápidamente para mirar aquella casa que lucía abandonada y aunque el lugar era sumamente tenebroso ya no estaba allí ni se escuchaba aquel traqueo o chasquido que producía al caminar, en ese instante pensé que tal vez eso fu producto de mi imaginación y que debía preocuparme más por regresar a donde mis compañeros.

Intente levantarme pero aun tenia gravemente lastimado el tobillo, mire la hora en mi reloj y eran las 5:45pm (había pasado alrededor de hora y media después de haber caído al remolino), eche un vistazo a mi GPS pero note que ya no funcionaba pues se había mojado, ya estaba oscureciendo además había una gran nube gris que parecía cubrir toda la poca vista que daban los árboles y la densa niebla, mire al agujero por donde llegue y note que allí estaba flotando una bolsa, luego de observarla un rato supe que era una bolsa que traía en mi maletín que tal vez se había desprendido y por el aire que contenía en su interior había logrado salir a la superficie, empecé a arrastrarme hacia ella, en ese instante y DE LA NADA SALIO ALGO DE ESE AGUJERO!!, de la impresión cerré mis ojos y guarde silencio esperando que no tuviera nada que ver con esa terrible figura que vi antes de desmayarme y que aun rondaba en mi mente…

Se escucharon unos fuertes jadeos como si alguien estuviera retomando el aire, unos segundos de silencio y luego alguien dijo: esto le pertenece a Salome!, al escuchar su voz y mi nombre supe casi de inmediato que era Juan Jose uno de los 2 latinos, Grite: JOSEE!!! Con todas mis fuerzas, el de inmediato se levantó de aquel agujero, tomo la bolsa y corrió hacia donde yo estaba, SALOME, ERES TU?!!! Grito mientras me buscaba entre la maleza pues era casi imposible verme, estaba en un lugar tan cubierto de maleza que a pesar de que estaba muy cerca, era casi imposible verme si estaba acostada, así que me levante sobre mi pie izquierdo (pues el derecho tenia hecho añicos mi tobillo) y apoyándome con un palo logre hacerme visible, él se abrió paso entre la maleza con su cuerpo en ese momento me sostuvo y me ayudo a sentarme en el piso, pues noto lo complicado que se me era estar de pie.

Luego de contarle todo lo sucedido y obviándole el momento que vi aquella figura empezó a llover a cantaros, fuimos a un lugar aún más adentrado en la maleza pero que junto con algunos árboles creaban como una especie de cueva en donde no nos mojaríamos tanto, Juan Jose me dijo que Alfredo nunca apareció y que la pareja de asiáticos se devolvió a pedir ayuda mientras él y Hernando (El otro latino), esperaron al punto de desesperarse y decidieron mirar aquella roca desde donde me había caído y tenía una visión panorámica de aquel remolino.

Al revisarla notamos algo muy extraño, Dijo Juan Jose -mientras sacaba algo de su canguro-, habían unas flores rojas que nada tenían que ver con la vegetación que allí se observaba y que estaban cortadas, como puestas allí a la vista de todo aquel que estuviera cerca de esa gran roca, aunque eso no fue lo peor, dijo -mientras de una bolsa que tenía en su bolsillo sacaba un celular que se había mojado solo un poco a pesar que había pasado por ese remolino-, sentí un fuerte olor a putrefacción y al mirar entre la maleza vi las sobras de una comida en descomposición y un costal color tierra que tenía cosido a un lado maleza como si buscaran camuflarse detrás de las flores con eso, en ese momento tanto Hernando como yo supimos que algo no andaba bien, que en este lugar sucedían cosas muy extrañas así que decidí por mi parte venir a buscarte pero no sin antes tener un plan para poder volver y en ese momento prendió su celular(que lo había guardado en una bolsa para que no se mojara).

Luego de muchos intentos fallidos de llamar a Hernando deducimos que producto de la gran lluvia se había perdido la señal y que debíamos esperar a que escampara un poco, en ese momento dijo Juan Jose: No podremos volver por donde llegamos, debido a tu lesión lo mejor es esperar a que amanezca mientras te revisare el tobillo con la poca luz que queda del día, hay que revisar que no haya infección o fractura. Así que sin mediar otra palabra se quitó su chaqueta la puso en el piso me sentó en ella y empezó a atender mi tobillo lesionado con una gran delicadeza. Durante ese momento olvide lo que pasaba a mi alrededor, sentirme tan bien atendida por Juan Jose me provoco una leve alegría entre tanta preocupación, me sentí protegida, apreciada, segura y en gran parte tranquila…

Quien habría de imaginarse que tanta dicha duraría tan poco, al cabo de unos minutos (ya eran alrededor de las 6:30pm y una muy oscura noche había cubierto todo el panorama) se escucharon unos ruidos entre la lluvia, como si algo se hubiera caído en algún charco provocado por la fuerte lluvia. Que fue eso?, dije mientras corazón aceleraba sus latidos y mi temor de que ese sonido fuera aquella figura crecía enormemente, Juan Jose hizo la seña de hacer silencio y se levantó un poco mirando entre la maleza, entretanto se empezaban a escuchar unos sonidos que iban en aumento, como unos pasos acercándose y unas voces de tonalidad grave, sentí como todo mi cuerpo te entumecía del temor que sentía, Juan Jose se empezó a escabullir entre la maleza dirigiéndose hacia aquellos ruidos, dejándome sola en la oscuridad de la noche que de por sí ya era aterradora, no se veía absolutamente nada a más de un metro de distancia así que no dude un instante y me empecé a arrastrar hacia donde lo vi por última vez, siguiendo su camino entre la maleza, de repente vi una rayo de luz tenue que paso rápidamente, como el de una linterna que me permitió ver a Juan Jose que volvía arrastrándose hacían donde yo estaba: me susurro: Shhhh no digas nada, creo que hay 2 personas cerca del hueco por donde llegamos, están hablando en un idioma extraño no logro entender que dicen, tienen una linterna y pareciera que nos están buscando.

En ese momento mi cuerpo se tranquilizó, sentí una gran paz, NOS HABIAN ENCONTRADO!, ya no tendríamos que pasar la noche en ese horrible lugar y podría recibir la atención medica que mi tobillo requería, quise gritar pero Juan Jose lucia serio, preocupado. Se quitó su canguro y me lo paso, me dijo no hagas ningún ruido hasta que yo vuelva, si no regreso vuelve a la cueva y espera a que amanezca para que llames a Hernando y le cuentes todo ¿Listo?, sentí rabia ¿por qué no quería que yo fuera? Pero sabía que no lo hacía por mal y le dije que sí.

Juan Jose se volteó y se arrastró hasta donde ya no podía ni siquiera escucharlo debido a la gran lluvia, luego escuche un fuerte grito diciendo: AQUÍ ESTOY!!!, era Juan Jose de inmediato aquella luz alumbro a unos 10 metros de donde yo estaba, alumbrando directamente a Juan Jose que tenía las manos alzadas como si fuera alguna especie de soldado que se rendía (lo que me pareció muy extraño), Vinieron a rescatarnos cierto?, Dijo con voz algo temerosa. Y del otro lado de la luz se escuchó una voz conocida para mí que decía: Siii Juan Jose venimos a rescatarlos, ERA ALFREDO!!!, el guía por lo que Juan Jose respondió: gracias a Dios!!! Me estaba volviendo loco acá solo!!. ¿Solo? (dije en voz baja) ¿COMO ASI QUE SOLO?, ¿POR QUE DIJO ESO? (pensaba mientras veía como Juan Jose se acercaba aun con las manos arriba para donde se encontraba Alfredo).

¿COMO ASI QUE SOLO?, dijo Alfredo con un tono de rabia, Si!! Respondió Juan Jose, Estaba buscando a Salome pero debido a la gran lluvia y la noche busque donde refugiarme, allí se empezaron escuchar unos susurros entre Alfredo y el otro hombre a lo que Alfredo se acercó con la lámpara a donde Juan Jose y le dice: No te preocupes, ya la encontraremos!!, en ese momento sentí que ya no era necesario esconderme y empecé a arrástrame hacia donde estaban aquellos hombres.

¿Tienes celular?, ¿Qué más traes contigo? Pregunto Alfredo (mientras yo poco a poco empezaba a ver entre la maleza a aquellos 2 personajes), a lo que Juan Jose contestó: No señor, se me cayó cuando intentaba llegar a este lugar por ese agujero y no, no traigo más pertenencias de las que llevo aquí conmigo… de repente una tercera voz hizo su aparición diciendo: PERFECTO, ENTONCES SERA TÚ!, Esa voz se me hizo conocida y esas palabras me detuvieron para justo antes de hacerme visible entre la maleza, a lo que entre la oscuridad se asoma una presencia…

ERA EL RUSO!!!, SII EL RUSO!!, hablando perfectamente español sin perder su acento, tenía un bate de béisbol con un extremo ensangrentado, Alfredo sin mediar palabra saca un pistola de su bolsillo apuntándole directamente a Juan Jose y gritándole: ARRODILLATE DE ESPALDAS A MI!!!, Juan Jose soltó una risa nerviosa diciendo: Muchachos jajajaja, ¿Qué hacen? No es gracioso, a lo que Alfredo sin dudar dispara en su pierna, Justo allí me tape mi boca para no gritar y pensé ¿QUE ESTA PASANDO?, mi cuerpo se estremeció por completo con esa terrible escena, pues lo que veía como un faro de luz cambio de golpe a un enorme y oscuro risco.

Juan Jose cae al piso gritando de dolor y diciendo: ¿Por qué hacen esto?, ¿acaso se volvieron locos?, Alfredo ignorando lo dicho por Juan Jose le repite: Arrodíllate de espaldas a mí o te disparo en la otra pierna!!!, yo no podía creerlo, las lágrimas empezaron a brotar de mis ojos nublando mi vista mientras Juan Jose con un gran dolor lograba ponerse de rodillas, en eso miro la maleza, y ME VIO!!!!, a lo que paso su mano por su cara haciendo la seña de silencio y luego la subió hasta su cabeza en son de mostrar que estaba desarmado (el nunca quito sus ojos de mí, sabía lo que pasaba y lo que vendría).

En eso se va acercando el ruso diciendo: Es una lástima que te encontráramos a ti y no a esa puta niña latina, me hubiera gustado follármela un poco antes de realiza “El proceso”. Después de decir eso levanto su bate y sin ningún tipo de piedad golpeo la parte trasera de la cabeza de Juan Jose, noqueándolo al instante y reventando su cuero cabelludo esparciendo una gran cantidad de sangre al rededor.

Quede en shock, no podía ni siquiera respirar pues no podía creer lo que acababa de oír y ver en frente de mí y aunque mi boca estaba tapada se me fue imposible gritar por lo que se escuchó un alarido seco que ellos al escucharlo no supieron exactamente de donde venía.

¿Que fue eso?, dijo en voz alta Alfredo, Es la puta niña latina, ve y búscala!!!. Me quede completamente muda cerré mis ojos empapados de lágrimas y agache mi cabeza esperando lo peor….

Falta parte 3 y 4!

Colocar esto también porfa: Si les gusto siganme en mi face: https://www.facebook.com/alvaro.prado.96

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (4 votos, resultado: 9,75 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Un Fan del Blog

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)


Comment (1) ¿Quieres dejar un comentario?