El Cuarto Sangriento

Cuento enviado por: Jean Alexander Guevara desde Venezuela (fan del blog)

Normalmente cuando vamos por la carretera tarde en la noche tenemos dos opciones descansar en un motel o seguir hasta llegar al destino, Victor Guarenas tomo la primera opción.
En la carretera se sentía la brisa fría, la carretera estaba oscura como en ninguna otra noche, los faroles estaban encendido y sin embargo era como si la oscuridad los ahogara, Victor un muchacho de 24 años era un detective joven que se detuvo en un motel porque no se veía nada en la carretera y estaba muy agotado por un caso de un padre que asesino a sus hijas y les vació todas sus entrañas y solo quería descansar así que camino hacía la recepción con mucha prisa por el frío, como suele ocurrir con estos lugares siempre hay parejas teniendo intimidades muy fuertes así que le pide la habitación 606 a Kiko el chico de la recepción, el muchacho le advierte que en esa habitación han habido asesinatos y que hay rumores de que el que entra en ella a altas horas de la noche desaparece, Victor va ha la habitación y ve que dice 666, sin hacer caso omiso prueba la llave y ve que se abre la puerta y Victor con una sonrisa de oreja a oreja ve que es la habitación más limpia y decente del motel, este se tira en la cama e inmediatamente se duerme con su ropa de lo cansado que estaba.
Más tarde se despierta y ve que su reloj dice 6:00am y ve que todo esta oscuro, Victor se asoma por la ventana y ve que el motel estaba abandonado, no había nadie ni siquiera su auto, este se asusta, el sonido de su respiración hacia eco en la profunda oscuridad que todavía se veía en la carreta, sintió algo en su nuca como si algo liquido le cayera en el cuello, ¡era sangre! pero era como si el rastro se dirigiera por el techo hacia la habitación donde el estaba durmiendo, en eso se le ocurre entrar de nuevo a la habitación y apenas pisa adentro, la puerta se cierra, se escucha un grito agudo en el medio de la habitación como si una sierra eléctrica estuviera cortando acero, empiezan aparecer manos del piso, pero ¡llenas de sangre!, ¡estas mismas manos salieron de las paredes y del techo! cuando Victor ve sale un rostro de una mujer de la pared gritando, de la boca de Victor ¡empezó a salir sangre como un chorro! ¡de sus ojos salia también! y de ponto esta mujer saco un tridente como si fuese el diablo y le dijo a Victor: ¡Al pisar esta habitación entraste en el infierno! ¡atravesó a Victor una y otra vez! ¡salían más chorros de sangre por doquier! hasta que dejo de escupir sangre y empezó a gritar, pues la mujer le corta la lengua y Victor escucha el sonido de como se desprende de su boca y de su propia sangre gorgoteando por toda la habitación, la mujer la ve con exquisitez y se la come como si estuviera comiendo un manjar, se la trago y luego le metió el brazo por la boca a Victor y le saco su corazón se lo mostró y le grito: ¡Asesino! ¿Sabias que ya habías venido aquí? ¡Tu me hiciste lo mismo que te hago! Victor se desmayo y luego murió.
Temprano en la mañana Kiko se despierta revisa la habitación y dice pobre se lo dije, no me escucho, esta habitación es la misma entrada al infierno.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (44 votos, resultado: 8,64 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Un Fan del Blog

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)


Comentarios: (8) ¿Quieres dejar un comentario?