Juego Incontrolable | 2da parte

Cuento enviado por Hakeil Dhles (Para leer la 1era parte de este cuento, haz clic aquí). Como si estuviése hablando con algo, camine despacio y de puntillas hacia mi cama mientras lo observaba, al sentarme de la cama se sentó, lentamente empezaba a mover el cuello hacia mi.

No supe como reaccionar y me escondí entre las mantas, rápidamente se levantó y se acercó hacia mi cama con ese pijaba espantoso de rayas azules parándose en seco, mientras tanto me limité a observar entre un hueco que había en las mantas. Parecía como si estuviese embrujado, con los ojos cerrados se ponía a mirar a mirar fijamente hacia un lugar y luego lo cambiaba.

Tuve que esperar 3 inaguantables horas sintiéndome observado, la parte que realmente daba más miedo es cuando se posicionaba en el pequeño ángulo de luz que desprendia la luz de la calle, el contraluz representaba una cara diabólica.

Cuando por fin se fue a su cama, salí de nuevo de la habitación a por agua, tenía la boca seca y necesitaba hidratarme por los sudores del susto. el piso de abajo era el más escalofríante de todos, era la única sala de la casa con todo tipo de objetos entre ellos habia : Unos extraños maniquis con vestidos de la época Victoriana, teteras de plata resplandientes por el reflejo de la luna llena, unos trofeos de caza, imaginaba que serían de mi tio y unos extraños mecanismos de tortura que no sabia para que servían, pero imaginándolo supongo que para animales.

Mientras, bajaba las escaleras con cuidado, no quería despertarlos por el crujido de la madera y evitar una situación incomoda por si ocurriese, cuando pisé el suelo noté un aire frio detrás de mi. Extrañándome bastante vi si había alguna ventana abierta pero no vi nada, entré al pasillo de los espejos que tía Cler coleccionaba y entre ellos me fije en uno que me llamaba bastante la atención, era diferente a los demás. En Primer lugar el espejo no era de cristal , sino que era de un material cristalino de color verde, el marco de madera tenía tallado un caballero plasmado en un cementerio con una extraña insignea rojiza que simbolizaba la familia Neghriery.

White male caucasian young adult on bed with head on pillow with eyes wide open staring off into space at the camera. Afraid of the dark.

White male caucasian young adult on bed with head on pillow with eyes wide open staring off into space at the camera. Afraid of the dark.

Me miré fijamente en el espejo y al cabo de un rato me asusté, es aterrador mirarse fijamente a si mismo y recordé varios hechos psicológicos del sueño intuyendo que Leo era sonámbulo, al volver de beber agua miré que en uno de los espejos estaba Leo observándome desde la escalera del segundo piso. Tuve miedo de volver a verme otra vez esa faceta maniaca de Leo, así que fui con valor hacia el y le intenté despertar pero no pude, mirándome otra vez con los ojos cerrados se movíó hacia mi, parecía que por su forma de moverse estaba cansado o desganado, de repente abrió los ojos de par en par, su comportamiento empezó a cambiar: sus manos se movían como las ramas de un árbol muerto, los dedos los abría y los cerraba sin ningún sentido,al instante susurraba un extraño, por la pronunciación de las palabras parecía latín o alguna lengua muerta.

Actualización: la 3era parte la puedes leer aquí.

 

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (20 votos, resultado: 9,10 de 10)
Loading...

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Hakeil Dhles

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)


Comentarios: (3) ¿Quieres dejar un comentario?