LA LLAMADA

Cuento enviado por: Cristian F. Viveros

Como puede el trabajo influir tanto en una persona que hasta en su cómoda casa sienta que su trabajo lo acompaña, en sus sueños más profundos su ambiente torna de un paisaje de naturaleza, risa, diversión, juegos, acompañado de amigos y familia, cambiar de repente a estar sentado solo en su cubículo de trabajo solo estresado y con más preocupaciones las cuales al despertar hace que su condición sea agotadora ya que estando en la realidad piense y sienta que aún está en un sueño profundo del cual no puede disfrutar ni descansar.

Jorge es una persona normal como cualquier otra persona, muy dedicado a su trabajo y con grandes aspiraciones en el futuro, sueña con seguir estudiando y ser un profesional tener una buena vida en la sociedad, casarse, tener hijos, ayudar a su madre y conllevar una buena relación con sus hermanos. Esta siempre atento y trata siempre de dejar su huella en la empresa… no cree mucho en sustos ni fantasmas pero sus compañeros en ratos libres entre risas y palabras cuentas historias sobre que el sitio pasan cosas extrañas como cables de energía desconectados o posiciones distintas de un objeto que han dejado en un lugar y aparece en otro.

Pero como solo son comentarios no los toma enserio haciendo que solo sea una divertida y cómica charla.
Sus turnos de trabajo tienen una entrada fija pero no una salida ya que a veces el trabajo es ligero y fácil de trabajar por lo que le permite irse temprano, o es difícil y lleva mucho tiempo consumiendo así su fuerza mental y física además de que su hora puede ser muy pero muy tarde y más sabiendo que su día siguiente debe presentarse muy temprano… esto hace que en su cabeza lleve el trabajo y en su sueño de descanso no sienta el placer reponer fuerzas ya que en su sueño pueda ver un ambiente maximizado y se sienta aún más agotado de como salió del trabajo.

Un día luego de un fuerte y pesado día salió muy tarde del trabajo, llego a su casa se quitó su traje que se sentía pesado como una roca, tomo una ducha caliente y su pijama suave y ligera se colocó, arreglando su cama recordó que el día siguiente sería igual o más pesado que como ocurrió, se acostó y sus cobijas posiciono, cansado y agotado sus ojos al fin cerro, cayendo en un profundo sueño del cual su cuerpo totalmente inmóvil quedo, y sus sueño en marcha de inmediato empezó.

“Un vecindario donde sus calles eran estrechas y no había paso vehicular pero si peatonal, un par de amigos se encontraron ya que desde la infancia Vivian cerca y se juntaban para jugar o salir, en este caso solo se reunieron a las afueras de la pequeña calle para charlar, reír y recordar cosas que ambos les daba gracia, entre charla y risa el tiempo pasa y desconociendo el tiempo ellos continúan con su conversación, luego de varias horas y el sol caía por el oeste de sus casa a lo lejos un pequeño niño corría sin parar aproximadamente de unos 10 años, de cabello dorado como el sol, su piel clara como un campo de trigo y sus ojos de un azul tan claro como ver el cielo sin nube en un día soleado, sus ropas eran harapos sucios como si las llevara puestos por mucho tiempo, corría como si se escapara de alguien o algo llegando a ambos chicos, agitado, muy asustado y con poco aliento apoyo en sus rodillas el cuerpo porque estaba agotado, luego de tomar un poco de aliento levanto su cabeza mirando a ambos fijos con su mirada de terror y suplicando les pidió a ambos una ayuda.

Los dos jóvenes se miraron de sopetón y volvieron su mirada al pequeño se acercaron a él y pidieron que contara el porqué de pedir ayuda. Con el aliento mejor y mientras cada vez caía la tarde el niño empezó a contar que unos tipos de traje negro lo querían capturar, logro huir de ellos pero por alguna razón ellos lo encuentran sin ningún problema y lleva huyendo varios días y piensa que no encontrara fin para dejar la cacería… al estar contando eso a lo lejos solo se escuchó patadas como abriendo forzadamente puertas de las casas y con ellos gritos de mujeres y niños que de sorpresa los cogía.

El niño volviendo a su estado de terror solo pidió ayuda y corrió diciendo ya vienen y este será mi fin, los dos jóvenes sin más que hacer optaron por ayudar aquel niño que asustado corría son rumbo ni dirección… los jóvenes toman al niño y calle abajo corrieron son parar hasta llegar a un casa que era la última que estaba al terminar la calle, entraron ahí porque esa casa era de un conocido más con excusas pudieron entrar y detrás de la ventana mirando estaban, se vio a lo lejos cuatro sombras oscuras de hombres que al parecen tenían traje informal más bien parecían gánster porque sus trajes negros, corbata roja y sombrero que ocultaban su rostro los hacían ver como hombres despiadados y con ganas de encontrar donde sea para someter castigo y respeto, hasta se pensó que el niño había hurtado algo de ellos por eso el afán de atraparlo, mientras a mas casas entraban más cerca estaban, y el que parecía el jefe fijamente miro al frente y luego de un momento al parecer supo que el pequeño se encontraba ahí, ambos jóvenes tomaron al niño y tomaron camino tan rápido como pudieron hasta llegar a las afueras de la ciudad… ambos sabiendo que estaban el problemas por ayudar a un niño que tal vez hizo algo malo se asustaron y hasta peleas verbales y sátiras eran las que decían mientras caminaban… sin rumbo y sin dirección no sabían que hacer hasta que uno de ellos una idea se le ocurrió, propuso ir a su trabajo ya que ahí nadie se le ocurriría buscarlos tendrían sombra y agua fresca y pensarían con cabeza fría que hacer después….

Aceptando tomaron autobús y a su trabajo llegaron, la oficina ese día nadie había porque tenían día libre y todo estaba apagado y solo se escuchaba el eco de ellos mismos.
Se tomaron un descanso con agua y café pasaron el rato mientras sus preocupaciones y miedos los invadían más y más llegando a tal punto que se estaban dando a la idea de no volver a sus casas nunca más, para liberar un poco de tensión contaron cosas que al parecer les paso de forma divertida.

oficina-leasing-occidente-atencion-cliente

Luego de liberar un poco de tensión un teléfono sonó, sonaba y sonaba, extraño y con mucha duda porque se supone que todos sabían que no había quien trabajara aquel día así que no se atrevía ni a mirar de donde sonaba, ni a acercarse a contestar, pero él seguía y seguía sonando como si supiera que alguien había ahí y no tenía intenciones de dejar de sonar, se decidió el que trabaja ahí a mirar de donde sonaba y se puso a buscar en los cubículos haber cual teléfono era pero la sorpresa que se llevo era que su escritorio el teléfono era que daba el sonido y los mas que más sorprendió era que era como si alguien lo estuviese usando ya que la lámpara estaba encendida y parte de la papelería estaba en diferentes lugares, levanto la bocina y todo en un silencio quedo, pero se escuchaba como respiraban sin pronunciar ninguna palabra.

Colgó su teléfono y dando la vuelta otra vez sonó, se regresó y levanto la bocina y repitiendo varias veces “hola” nadie contesto y en el momento que iba a colgar una voz conocida se oyó diciendo –hola Jorge te llamaba para decirte que la oficina está llena de gente así que por favor debes tener cuidado ya que ellos son latos jefes que van hacer un chequeo y están en el cuarto de manteniendo por lo que tienes que estar presentable para recibir a la gente- cuando termino de decir eso y luego de responder con muchos “si” y “está bien” algo muy extraño paso y es que la voz de esa persona cambio a otra como la voz de su jefe y lo que dijo – Jorge antes de que me valla no hay nadie y estas completamente solo- y luego de eso las luces en un gran brillo dio dejando a todos ciegos y la luz de nuevo callo, por lo que en medio de su ceguera e intentando ver solo sintió un golpe interno que lo dejo perplejo y bajando su mirara vio una mano salir de su pecho y siguiendo su mano vio a un tipo de traje de los cuales huían, y al ver su rostro no era humano no era común ver un rostro así, con agonizante dolor el hombre de negro su corazón lo apretó y al sacar su mano del pecho y a punto de morir solo escucho el grito de su amigo que de un soplo quedo en silencio total, en su último aliento aquel niño solo si vio caminar de la mano de los cuatro hombres y con una mirada fija a sus ojos sonrió y salió”.

Al ver esto Jorge despertó y en su pecho su mano puso porque lo sintió tan real que hasta le daba inseguridad ir al trabajo, puso su cabeza otra vez en la almohada pero su sueño no llegaba y al llegar la hora de arreglarse para ir al trabajo no dejaba de pensar en que las historias que contaron con su largo trabajo se mezclaron y generaron una pesadilla, cuando llego al trabajo su cubículo su área toó era tan cercano al sueño que aun sentía que estaba alejado de la realidad hasta estaba pensando que esas historias que cuentan que pasan cosas extrañas eran un poco ciertas.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (12 votos, resultado: 7,92 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por: Un Fan del Blog

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)


Comentarios: (4) ¿Quieres dejar un comentario?