2#PARTE | PAIN PAINT

Publicado por Hakeil Dhles

Caí de espaldas en un rosal azulado, me clavé cerca de 9 espinas, la peor se encontraba en la parte baja de la espalda, la presión que yo mismo hacia por querer levantarme me la clavaba con más profundidad. No os creeríais que un simple rosal diese tantos problemas. Era el rosal más grande de todo el pueblo, el follaje me hacían casi imposible atravesarlo y si decido hacerlo la única opción que me daba era aguantar el dolor y retorcerme.

Me costó muchísimo tomar esta opción, tenía claustrofobia por el poco hueco que tenía para moverme, dejé de luchar contra las afiladas espinas, imaginaba que alguien iría en mi rescate al amanecer, participarían en el concurso de jardinería unos 500 expertos en la materia, en el que no creo que sea pasado desapercibido, porque como dije antes este rosal es el más grande de europa pero además de eso también es el más grande de toda Europa.

Resignado ante el dolor, huelo un perfume que llama la atención de mis sentidos, quedé extrañado por aquel exótico y peculiar olor.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Al escuchar un par de pasos pedí auxilio, a lo lejos vino una chica. Se acercó una adolescente rubia de ojos azules, bastante atractiva, su azul era tan intenso como el anochecer, si la viese en la televisión creería que es una estrella.

Con paciencia, me saco con cuidado de ese tortuoso lugar.

Yo: ¿Te has hecho daño?, siento mucho que hayas tenido que pasar por esto, te ha tenido que costar mucho sacarme de aqui sin apenas luz y guiándote para saber donde estaba cada espina.

Chica desconocida: ¿Qué hacías en un sitio como este.?. y encima a estas horas, has tenido mucha suerte en que pasase por esta zona porque ahora mismo iba a irme a dormir, me ha costado sacarte, me he hecho algunos razguños pero no te preocupes, no ha sido muy doloroso.

Chica desconocida: Uff, creo que he tardado como dos horas, ¿y tú? ¿estás bien? imagino que te has hecho algo..

Yo: No descuida, estoy bien, me siento mal por haberte obligado a ayudarme ¿Cómo te llamas?

Chica: Mi nombre, ¿para que quieres saberlo?

Mire perplejo el rubí y con tono de sorpresa, yo: porque sino se como te llamas no se como puñetas llamarte

Ella: Jajaja, puedes llamarme Eyina , Yina o Yiliana, como más te plazca

Eyina: ¡Decías que no te había pasado nada!, ¡tienes una herida muy grande en la espalda!, ven, vamos a mi casa, no hay hospitales en los alrededores del pueblo, el más cerca esta a unos 850kilómetros y ni de coña nos dará tiempo a llegar.

yo: ¿De verdad que no hay hospitales?

Eyina: Lo digo totalmente enserio, ¿cómo te llamas por cierto?

yo: No va a cambiar mucho el hecho de que te diga mi verdadero nombre

Eyina: Te llamaré Mr. quejica ¿Te gusta el nombre? diciendolo en un tono de chulería

yo: No mucho, prefiero que me llames como todo el mundo me conoce en este pueblo

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (5 votos, resultado: 5,80 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Hakeil Dhles

Te Recomendamos: