4#PARTE | PAIN PAINT

Publicado por Hakeil Dhles

-¿Te ha gustado el cuento o mejor dicho este jueguecito centenario?
-¡¡Nooo!! ¿Como puedes decir que eso es un juego?—Parecía disgutada, “creo que no debí haberle contado ese juego, me preguntó eso disgustada”—

– Es solo un juego—Susurré de manera comprensiva—
-Eyina, tenemos que curar mis heridas o sino se me infectarán por el veneno de los insecticidas y el de otros bichos.

-Tienes razón.., aunque tenga miedo tenemos que entrar—Me apoyé en sus brazos, su pelo olia a vainilla, me gustaría seguir teniendo más experiencias así—

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

-Siéntate en ese banco, estás débil como para seguir en pie ¿porque te has empeñado en venir a la iglesia?

– Porque si de verdad existe Dios iré antes al cielo, creo que todas las personas que mueren lucha por entrar al cielo, por eso tengo que ser el que esté más cerca de la meta. Los espermatozoides hacen lo mismo ¿sabes?, luchan entre ellos para ver quien llega antes y así nacer.

– Te diré mi nombre, uno por cortesía y dos porque me has ayudado y eres amable con este viejo lobo.

– Soy Edgar Harker—Te he dicho que estás débil, cállate o se propagará el veneno por moverte tanto—
-Bueno, te voy a preguntar esto ¿Qué quieres que te busque?

-Buscame agua vendetta, bendita, y por favor, sé rápida odio esperar algo que necesito.

Eyina: Que poca considerado eres—Se puso a buscar por todos los rincones de la iglesia, no había agua bendita, luego vino un cura del pueblo.

Cura: La Iglesia está prohibida a excepción de nosotros, los curas ¿Qué buscáis en la casa de Dios?

-Busco salvación para mi amigo, está muy débil, fíjese bien señor cura: “Su rostro esta cada vez más pálido, el cansancio puede con él, está infectado por el veneno del rosal azul”.

-Ese rosal lleva muchísimos años antes de que yo naciera, os daré un poco de agua bendita pero necesitaréis un poco de gasas y algodón.

—Eyina corrió como la velocidad del rayo en busca de todo lo que necesitaba—

-Hace tanto tiempo que no cojo una pala y un rastrillo—dijo el cura con un aire de añoranza—
Lo malo de ser cura es que tienes que renunciar a tu vida amorosa: Dejé de lado a mi mujer y a mis hijos.

-A veces pienso que será de ellos, los abandoné a mi suerte, es mi mayor arrepentimiento y espero ser perdonado por ellos, soy un servidor de Dios y de la comunidad evangelista.

-Yo :Espero que esta mujer venga pronto, estoy muy relajado, tanto como si hubiese fumado un poco de maria.

-Ese arbusto es una extraña rareza procedente de Pensilvania, lo trajo un cura hace 143 años. Cuando el pueblo empezó a causar fama por las competiciones, empezaron a venir extranjeros de visita y gracias a eso, nuestra economía sigue desde aquellos tiempos mejorando.

-Es raro, pero cuando antes cuando antes competía, leía muchos libros sobre jardinería y me es extraño que nunca haya visto un rosa azulado como ese, !lo raro es que ningún biólogo tuviese un poco de curiosidad por investigar este paradigma!

 

-Debo irme, tengo una reunión con el alcalde y ver en que forma organizaremos los eventos
Adiós, no te preocupes, te pondrás mucho mejor cuando tu amiga venga pronto a socorrerte—Todo esto lo dijo corriendo y con un tono, que trasmitía mucha desconfianza—

—Miré al techo de la iglesia por un rato mientras me preguntaba como estarían mis hijos con Aneu—

—Eyiliana vino corriendo y me puso el agua bendita, apenas noté su presencia, estaba demasiado cansado y distraído—

-Tengo la sensación de que ese cura trama algo, siento como si algo en él me hiciese rechazarlo

-Ahora que lo mencionas, he vivido aquí durante muchos años y no lo he visto nunca Edgar—¡No me había dado cuenta de que aquel cura nos estaba mirando!, miré fijamente a Eyiliana para que no se diese cuenta el cura de que sabia que él estaba ahí.

—”Estábamos demasiado lejos como para salir, como iba a poder cargar una frágil mujer a un enfermo como yo”, el golpe al cerrar la puerta fue muy brusco—

Eyiliana: ¿Porque se ha cerrado la puerta?—Fue a mirar si se podía abrir, pero no dio resultado—
-¡Estamos atrapados, maldición, debí no haberte echo caso y llevarte a casa para curarte!

-Cálmate, relajemonos y busquemos una solución, seguro que tiene que haber una como en todos los casos!
-Siempre he escuchado a los mayores decirnos que nunca entremos en la iglesia, ¡que hay espíritus y otras cosas como bichos!

– Me estoy mareando—Empecé a notar de nuevo esa pesada sensación, mi corazón palpitaba más que de costumbre, no sé porque estaba más nervioso de lo normal—

-¡Joder! Edgar...¡Joder!, joder! joder!, ¡Qué nos va a pasar si no nos podemos proteger, tu eres el hombre, soy la única que no está indefensa!

-¡Cálmate!, no sirve de nada que gritemos—Intenté contenerme lo máximo posible, tenía que llevar las riendas de la situación y mantener la calma, porque somos un barco y si uno de los componentes falla nos hundimos—

—Escuchamos un sonido parecido a la arena detrás de las paredes, apareció una extraña niebla enfrente de nosotros, nos nubló la vista—

-¡No veo nada!, que es esto y porque nos está pasando todo esto, no hemos hecho nada malo—Dijo con un voz de pena amargo—

—Mientras tanto, mi vista se nublaba, veía el ambiente de color azul, me quedé dormido en la falda de Eyiliana

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (8 votos, resultado: 7,50 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Hakeil Dhles

Te Recomendamos: