Admirador secreto. (1/3)

Publicado por Kreo

Desperté muy temprano como casi todos los domingos para ir a trotar, ritual que difícilmente despojaré de mis fines de semana. Traté de no despertar a Jenny, anoche salió tarde de su turno y en un par de horas necesitaba volver al trabajo, realicé con éxito movimientos sigilosos para salir de la cama sin ser descubierto. Antes de enfundarme en mi ropa deportiva, bajé a prepárame una enorme taza de café negro sin azúcar. Aun en pijamas y con el cabello revuelto, abrí la puerta principal para dar el primer respiro profundo de aire, llevándome esta acción a recordar un suceso que casi olvidaba. Encontré ante mis pies la conmemoración de un evento que aún me cimbra y llena de inquietud. Me agaché lentamente para recoger el diario “calientito” que yacía en el tapete de entrada. El encabezado me golpeaba como una bofetada inesperada. Un reportaje y una sección suplementaria acerca del quinto aniversario del asesinato sin resolver de Adam Frederick. Mi entrañable amigo, y con el cual compartí sus últimos momentos.

Leer el detallado trabajo de investigación redactado por la señorita Folling, me trajo a mi estudio en casa. Mis desgastados tenis “nike” se quedaron en el closet este domingo, pues he resuelto suspender mis actividades deportivas y escribir algunas líneas para mantener vivo el recuerdo de mi querido amigo. Se han dicho tantas cosas acerca de su muerte pero nunca se han acercado siquiera a los hechos. El expediente fue congelado ante la falta de evidencias y aunado a esto, se vio opacado por el brutal caso del asesino del Long Island. Antes de olvidar los hechos por completo, trataré de revivirlos con este escrito que aún no me queda claro si publicaré o conservaré para mi lectura.

Adam Frederick fue un hombre que conocí hace más de quince años cuando trabajábamos juntos en la oficina del departamento electoral de la ciudad, nuestras personalidades introvertidas se atrajeron mutuamente y encontraron cálido reposo en las poco convencionales charlas acerca de viejos films de la Universal y el pésimo servicio del Starbucks en la esquina Prince.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Ambos, hombres solitarios y poco atractivos para el sexo opuesto, forjamos una complicidad con tintes de apoyo moral ante los fracasos amorosos. A veces nuestra amistad entraba en recisión cuando alguno encontraba una rareza de cita. Nos alejábamos pero jamás nos ausentábamos. Sabíamos que el desenlace de cualquier aventura amorosa era un triste final. Y ahí estaba cualquiera de los dos, esperando con los brazos abiertos y un paquete de cervezas, listos para cerrar un capítulo más.

Adam, sin embargo, había tenido una experiencia más cercana a lo que podría llamarse matrimonio; compartió departamento durante año y medio con Susan Folling, periodista del diario local, mujer obsesivamente trabajadora y talentosa pero poco atractiva. El inesperado rompimiento afectó muchísimo a los dos, siendo mi amigo quien determinó no continuar con la relación al sentir, como alguna vez me confesó, falta de interés sexual por ella. Esto hizo que Susan cayera en fortísima depresión. Adam sintió gran culpa y pena por ella; que cuando consideró que su compañía no le lastimaba lo suficiente, trató de acercarse para enmendar el daño ocasionado. No dudo que en algún momento la haya dejado de querer, pero no como pareja. Eso estaba claro.

Los años pasaban y nos iban inevitablemente consumiendo, parecía que aceptábamos nuestro cruel destino en la fría soledad. Yo estaba más que conforme y feliz con mi estado civil, consideraba la invasión de mi espacio un ultraje a mi privacidad y había comprendido que nadie jamás iba a descifrarme (eso hasta poco antes de conocer a Jenny). Por lo que encontré conveniente renunciar a la búsqueda de pareja, teniendo solo aventuras amorosas sin compromiso. Dediqué más tiempo a mis proyectos y al disfrute de mi persona, realizaba actividades que antes solo eran sueños carentes de valor para llevarlos a cabo. Por el otro lado, Adam parecía más afectado por esto. Se acercaba a los cuarenta y mostraba necesidad de compañía femenina. Me platicaba de su gusto por una mujer que trabajaba en un restaurante de la calle Pinewood, una mesera que le atendía cada mañana antes de ir a trabajar a la universidad en donde impartía clases de ciencia política.

Cuando más necesitaba confianza en sí mismo, esta suerte disparatada parecía jugarle irónicas bromas; empezaba a perder cabello y a aumentar de peso; esto mermaba su ya raquítica seguridad. Se mostraba retraído y falto de valor para invitar a salir a la mujer de la calle Pinewood. Pronto con pena me confiaba que alguien más se había adelantado en sus intenciones. Un nuevo fracaso, un lugar menos para ir a tomar el desayuno.

Adam no supo manejar la frustración de la derrota y comenzó a fastidiarla con recurrentes invitaciones, realmente me sorprendió su comportamiento y lo invité a alejarse de esta tóxica conducta. Le tomó algunas semanas levantarse de su tropiezo pero estuve ahí para él, como siempre.

En una de las muchas visitas que realizaba a Adam para cuidarlo, logré advertir en él un repentino y súbito cambio en su estado de ánimo. Pude ver sobre su sofá algunas revistas de variedades regadas y abiertas en las páginas intermedias. Notó en mi rostro una pregunta que no me animaba a soltar; arrastró una silla de su comedor y empezó a hablar de su nuevo intento por encontrar a esa “compañera”.

Adam halló en una de esas revistas que gustaba comprar, un anuncio de amigos por correspondencia para gente solitaria, motivado por el hecho de refugiar su identidad detrás de letras y sobres; fue que se animó a mandar sus datos a la publicación. Leyó testimonios muchos de personas que habían encontrado el amor en esa red de correspondencia. Debido a esta nueva oportunidad, pude observar un brillo de esperanza en sus ojos. Dios, me duele tanto remembrar esto.

No pude más que alentarlo y arengarlo positivamente ante esta última perfidia de amor. Pronto, la súbita alegría tomaba matices opacos al no recibir respuesta de posibles interesadas en sus datos. La mecánica de este sistema de corazones solitarios, era un proceso selectivo femenino, en donde solo ellas podían optar entre los candidatos, al de su gusto e inclinación sentimental. Esto, para proteger a las féminas de posibles acosos; solo ellas tenían el poder de elegir a su amigo por correspondencia.

Solo que Adam, con un historial pobre y derrotista en cuestiones del amor, parecía imantar al fracaso y se preparaba para coleccionar una nueva decepción. Pronto, (imagino por vergüenza) dejó de mencionar el tema y duplicó su introversión. Debo confesar, extrañé su amistad, pues esto lo apartó abruptamente de mí.

Se refugió en su soledad y no pude sacarlo de ahí, este último fracaso parecía ser el que le señalaba el camino de su eterna desventura amorosa. Moriría solo y eso le aterraba.

Un miércoles de septiembre pasé a visitarlo pues tenía la corazonada de que mi amigo estaría mejor y su ánimo recuperado; recuerdo que el infeliz portero del edificio en donde tiene su departamento me comentó con risa sardónica que Adam lucía diferente. Me abrí paso hasta el ascensor y oprimí el número de piso en donde vivía. Antes de tocar la puerta de su departamento, él ya estaba abriendo la misma para hablarme por primera vez del nombre que le traería muerte. “Madelyn”.

Una seguidilla de tres cartas habían llegado hasta su domicilio, una mujer que se presentaba como Madelyn Carol, contestaba con emoción y gusto de haber encontrado a un hombre de sus características. La dama en cuestión expresaba ser una fotógrafa profesional radicada en el condado vecino, de 37 años, separada y sin hijos. Compartían gustos por la novela de misterio y ficción, así como del nuevo cine de Stanley Kubrick. En la primera de las tres cartas, hablaba acerca de ella y su descripción física, en la segunda se podía leer entre líneas el interés que ella encontró en la persona de Adam, así como algo de información que pudo habérsele pasado en la primera carta, y en la tercera, solo explicaba lo terrible de su día y lo difícil que es encontrar un café decente en el condado vecino.

Esa noche ayudé a mi amigo a redactar una enorme replica para su conquista por correspondencia, pude ver como la tinta del papel se corría por el sudor excesivo de sus manos. Estaba feliz de tener a Adam de vuelta. Y si, lo admito, un poco molesto por perder su atención.

Pronto, el constante flujo de cartas entre ambos se volvió cotidiano. El no dejaba de hablar de Madelyn, incluso sus estudiantes sabían de ella, y algunos, se mofaban de él. Nunca falta el chico listo que desea cruzar la línea y de los cuales, hablaré más adelante.

El atesoraba una foto de la supuesta Madelyn, mujer rubia de sonrisa blanca y amplia como de comercial de pasta dental. A veces me leía sus cartas. A veces me leía lo que le iba a contestar. Una noche, lo recuerdo muy bien, llovía a cantaros; y talvez sería la nostalgia y deseo que trae consigo ese tipo de clima, pero asumo que esto motivó a Adam pedirle que se conociesen en persona, tenían ya más de cuatro meses enviándose correspondencia y sentía la gran necesidad de conocerla, obviamente esto le aterraba, sufría por un posible “no” como respuesta. En aquella ocasión, le ayudé a redactar la invitación.

“… conciliar el sueño últimamente ha sido difícil para mí, pues cada que coloco mi cabeza sobre la almohada, un pensamiento se esparce y no me da tranquilidad. Quiero dar el siguiente paso, deseo tanto conocerte en persona ¿Sería posible visitarte y tener una cita?”

Esa noche me ofrecí en llevar la carta a la oficina postal, Adam sabía que mi primo trabajaba en las oficinas del condado vecino y que los escritos estaban en buenas manos. Fue a partir de esta carta que las cosas empezaron a complicarse dramáticamente. La respuesta de Madelyn tardó, fueron largas dos semanas que mi amigo sufrió con desesperó, preguntaba constantemente al portero acerca de la correspondencia, y este negaba burlonamente con la cabeza.

Las lluvias de octubre deprimían más a Adam, eran pronóstico poco optimista de otro mes frío y solitario; hasta que por fin, como respuesta a desesperados ruegos, el objeto de sus suplicas aparecía. Después de una siesta prolongada para aliviar su desánimo y antes de las dos de la mañana, una carta mojada yacía sobre la mesa del comedor. La abrió con desesperación y empezó a leer lo que ella contenía.

 

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (26 votos, resultado: 9,15 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Kreo

Kreo

Te Recomendamos:

Publicado porKreo

¿Te gustó mi Cuento de Terror? Para leer otra Historia de Terror mía, haz clic aquí: Historias de Miedo de Kreo