Aviso de Muerte

Publicado por Kreo

-Joaquín, despierta… ¡Viejo! Despierta.

Joaquín abría lentamente sus ojos, los despegaba después de horas de sueño, el fuerte frío de la madrugada lo despertaba y asimilaba el rostro que tenía justo enfrente de él. Era su mujer, con un rostro más pálido que de costumbre, esta lo miraba directamente. La obscuridad no le dejaba ver con claridad sus facciones, solo la luz de la calle que se introducía por la ventana le permitía advertir que era su esposa.

-Viejo, oigo ruidos abajo, ve a ver… Joaquín, ¡que te despiertes!

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

De mala gana el hombre se levantaba lentamente, gruñía palabras inentendibles y a tientas buscaba en la obscuridad los pantalones que había tirado sobre la caminadora antes de dormir, sentía por encima de sus piernas la fresca tela de su prenda mientras se los ponía; siempre su mujer actuaba como paranoica con cualquier ruido, -“esta es una más de esas”-  pensaba Joaquín con desagrado.

-Te juro viejo, que esta será la última vez que te molesto, pero ve a ver. Se oyó un trancazo en la cocina y como si se rompiera una taza.

Joaquín asentía, desde que su esposa se accidentó viajando en un taxi, sufría constantes desmayos, sus nervios se habían vuelto más crispantes, tenía ya más de una semana sin sufrir desvanecimientos, pero su histeria había ido en aumento, siempre en las noches se despertaba agitadamente y su marido era el que tenía que interrumpir su descanso para tranquilizarla.

Joaquín salía de la alcoba con rumbo a la cocina, su mujer le decía desde la cama:

-Dios te bendiga viejo, te amo.

IMG_20141028_114139

El hombre apretaba labios y parpados, como si quisiera encerrar palabras inapropiadas y gestos descorteces; avanzaba con pasos lentos hacia donde su mujer le había indicado, el frío de su alcoba parecía seguirle pues un escalofrío recorría la columna de su espalda. Se acercaba a la entrada de la cocina, el miedo le hacía acortar su andar, deteniéndolo justo cuando sintió un líquido cálido bajo la planta de sus pies.

“Café”- pensó Joaquín, el líquido sobre el piso era una alargada mancha que salía de la cocina, al acercarse más a la entrada, observó pedazos de porcelana esparcidos en derredor, y cerca de los trozos más grandes, se iba develando la figura de una mano, sus ojos desorbitados siguieron viendo al resto del cuerpo.

Sobre el piso de la cocina, estaba una mujer con el rostro pálido y tieso, un infarto cerebral le había quitado la vida a la esposa de Joaquín, quien con un alarido de horror, alertaba a los vecinos de su macabro descubrimiento.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (820 votos, Calificación: 7,79 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Kreo

Kreo

Te Recomendamos:

Publicado porKreo

¿Te gustó mi Cuento de Terror? Para leer otra Historia de Terror mía, haz clic aquí: Historias de Miedo de Kreo