Historias Reales de Horror

Casi fui secuestrada en una gasolinera – Historias de encuentros reales y siniestros III

Esto me sucedió un fin de semana y aun siento escalofríos al acordarme. Soy una chica delgada y con curvas. Esa noche, estaba vestida con pantalones cortos y ajustados de camuflaje, además de una camiseta ajustada de Led Zeppelin. Estabamos a 40° C y me sentía sexy y confiada.

Mi amiga y yo estábamos en un parque fumando. Alrededor de las 10 pm, ella recibió una llamada de emergencia sobre su hija pequeña, por lo cual se dispuso a conducir hasta la siguiente ciudad (donde ambas vivían). En el camino, acordamos que me dejaría en la gasolinera que iba camino a su casa y la de mi prometido, Jake. Él me recogería fuera de la gasolinera. Me dijo por teléfono que estaría allí muy pronto, así que salí del auto y esperé afuera de la estación de servicio.

Pasaron 30 minutos cuando la batería de mi teléfono se agotó. Estaba empezando a sentirme nerviosa, ahora que no tenía como llamar al 911 si lo necesitaba. Comenzaba a preguntarme dónde demonios se había metido Jake, cuando un hombre salió de la estación de servicio. Era alto y tenía brazos y piernas anchos. Vestía una sudadera con capucha y cremallera azul claro, y pantalones vaqueros oscuros. Me sonrió. ”

—¿Tienes fuego? —preguntó mientras sostenía un paquete de cigarrillos.

—Sí, por supuesto —respondí buscando en mi bolsa, ansiosa.

No podía recordar dónde había puesto mi encendedor.

—¿Sabes? Eres muy bonita para estar de pie aquí sola, a estas horas.

Oírlo me asustó, pues no quería que la situación fuera aún más incómoda.

—Estoy esperando que alguien me recoja —le dije mientras le entregaba mi encendedor.

Me dio una media sonrisa mientras encendía su cigarro.

—¿Segura que vienen a buscarte?.

—Estoy segura.

Él hizo un ruido de duda y dijo:

—No sé… parece que has estado esperando aquí por un tiempo. ¿Vas al sur? Puedo llevarte.

—Está bien, estarán aquí en cualquier momento —dije, sintiendo miedo dentro de mí.

Algo me decía que estar parada aquí no era seguro, en especial cuando él insistió en llevarme varias veces.

—Bueeeeeno —dijo finalmente—, pero me dirijo al sur si necesitas un aventón.

En este punto, estaba realmente asustada y me dí cuenta de que quería convencerme de subir a su auto. Así que con más agresividad y confianza en mi voz, repliqué:

—Mi prometido y sus amigos estarán aquí en cualquier momento. No quiero ir contigo.

Eso debió sorprenderlo, ya que retrocedió un poco.

—Está bien, está bien. Solo cuídate. Eres muy bonita. Hay muchos tipos raros ahí fuera —dijo guiñándome un ojo.

Se alejó hacia su carro. Una vez que entró, entré en la tienda de autoservicio y pregunté a la cajera si podía esperar ahí hasta que se fuera. Ella fue extremadamente comprensiva y me permitió quedarme adentro hasta que llegara mi novio. Cuando Jake apareció cinco minutos después rompí a llorar y le conté lo que había pasado. Hasta hoy, seguimos convencidos de que aquello era un intento de tráfico sexual o un secuestro.

Esta historia fue publicada originalmente en Reddit, por el usuario alien_crybaby.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (8 votos, Calificación: 6,63 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

Erika GC