Cumacanga

Publicado por Erika GC

Ya habían pasado varias noches desde que los habitantes en aquel pueblecito brasileño, se mostraran aterrorizados. Todos en el lugar habían sido testigos de aquel extraño fenómeno y no sabían que hacer al respecto. Algunos afirmaban que el poblado había sido maldito, quizá por el mal comportamiento de sus habitantes. Otros sin embargo, creían que el problema era otro: una fuerza oscura los estaba acechando y se hallaba oculta entre ellos.

Y es que cada día al ocultarse el sol, no transcurría demasiado hasta que veían una bola de fuego que salía disparada entre sus casas, rebotando de un lado a otro como si buscara algo. Ya nadie se atrevía a salir a esas horas, por temor a que se tratara de una bruja o un espíritu maligno.

Preocupadas, algunas personas fueron a ver al cura de la iglesia local, quien resolvió trasnochar con varios hombres de su confianza, para observar hacia donde se dirigía aquella bola luminosa.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Cuando dieron las doce de la noche, ellos aún estaban en el patio de la iglesia, armados y muy pendientes de lo que ocurriera a su alrededor. De pronto la vieron pasar, la bola de fuego estaba emitiendo destellos a la distancia y había pasado de largo para perderse en las afueras del pueblo.

—Tendremos que esperar otra noche para descubrir de donde viene —dijo el cura— y que Dios nos ayude.

A la noche siguiente estaban más alertas que nunca. Vieron la bola de fuego salir por la ventana de una casita miserable y hacia allí se dirigieron, sin estar preparados para lo que iban a encontrar en el interior.

Esa, era la vivienda de una joven muy hermosa, que no obstante se había ganado mala reputación entre sus vecinos, pues llevaba una vida licenciosa y era producto de la aventura entre un hombre casado y su amante, con la cual había tenido otros seis hijos sin estar casados.

Entraron muy sigilosamente en la casa, subieron las escaleras hasta el cuarto de la muchacha… y la vieron tendida en la cama.

Todo su cuerpo se hallaba en posición durmiente, pero le faltaba la cabeza. Parecía como si alguien se la hubiera arrancado de cuajo. Entonces comprendieron que la bola de fuego no era ningún espíritu, sino el cráneo maldito y envuelto en llamas de esa joven.

Por la mañana, ella se despertó sin tener idea de lo que estaba sucediendo. Su cabeza había vuelto a la normalidad, pero los pobladores la expulsaron de casa y le prohibieron regresar entre ellos.

Nunca nadie volvió a saber nada de ella.

Este cuento se encuentra basado en una vieja leyenda de Brasil llamada Cumacanga. Dicho relato narra la existencia de mujeres malditas, que son el equivalente femenino a los hombres lobos. Una Cumacanga puede ser la séptima hija de un adulterio o romance prohibido. Se las puede descubrir porque en las noches, su cabeza se separa de su cuerpo y se va a deambular convertida en una esfera de fuego, mientras el cuerpo permanece en casa.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (4 votos, Calificación: 7,25 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Erika GC

Loading...