El ciclo del miedo

Publicado por Un Fan del Blog

Cuento enviado por Luis DH (fan del blog)

Me encontraba en mi casa, mi madre ya tenía dos días que se había ido de viaje con mi hermanito, y como hijo mayor me toco quedarme y estar pendiente de la casa, mi mama es muy desconfiada de los vecinos,  ella prefiere dejar a cargo de su hogar a alguien de la familia y en este caso quien más que su propio hijo, pues de todas formas yo no quería ir con ella de viaje a visitar a mi abuela,  preferí quedarme solitario en casa, ver tele y distraerme en la pc, en fin la casa seria solo mía por toda una semana.

Una mañana de esas normales, me levanto un poco desanimado, no quería hacer nada sino estar acostado en mi cama y ver la tele, en ese momento estaban dando un programa muy divertido, pero no le estaba prestando mucha atención, de pronto escucho un ruido proveniente de la cocina , no se me hizo extraño ya que mis gatos se la pasan por todos lados , tirando y removiendo cualquier cosa que se asome en su camino, el ruido seso, y yo continuaba con mi flojera, en esas me quedo medio dormido y siento nuevamente el mismo ruido de ase rato, di un pequeño grito en señal de espantar lo que estuviera haciendo el ruido, y al parecer funciono.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Ya eran 11 de la mañana y decidí levantarme y comer algo, observo toda la cocina mi cuerpo se movía por si solo por la flojera que tenía, y sin querer le piso la cola a mi gato, quien estaba acostado en mi camino, en fin abrí la nevera y al observar no había nada en ella solamente un pote de leche y una jarra de agua, me sorprendió lo que estaba viendo, abrí mis ojos lo más grande que pude, mi expresión en el rostro cambio por completo ,me sacudí el pelo con la mano, y pregunte que había pasado con la comida?, ya que mi madre antes de irse había dejado un buen mercado para toda esta semana , revise por todas partes, removía las cosas, debajo de los mesones, pero no había rastro de nada , comencé analizar la situación, nadie había llegado a la casa, no había invitado a ningún amigo a que viniera, y yo tengo la única copia de la llave de la casa así que no creí que allá sido algún familiar que  llego mientras dormía, pero  también pensé que quizás allá sido mi madre que había llegado, pero su habitación estaba igual de como la había dejado antes de irse, revisando entre sus cosas me di cuenta que había dejado el teléfono, me quede pensativo por un buen rato, todo me parecía sumamente extraño, gaste la pequeña cantidad de dinero que me quedaba de mis ahorros, y apenas era miércoles, el poco de alimento que compre me duraría amenos por tres días más, en esta ocasión guarde toda la comida en mi cuarto, le pase seguro a las puertas principales, coloque  objetos pesados detrás de ellas, y si era algún amigo que me estaba jugando una mala broma ya no lo volvería hacer, de seguro fue Carlos que a descuido mío le saco una copia a la llaves de mi casa, y como savia que me quedaría solo quiso jugarme esta mala broma.

apariciones-de-sobras

Ya en la noche de ese día, me acosté temprano e ir en la mañana a casa de Carlos e interrogarle por lo que me había pasado. La noche transcurría lenta y no lograba conciliar el sueño, acostado en mi cama miraba al techo, me movía de aquí para allá,  me colocaba la cobija , me la quitaba, me sentía inquieto, me levante y me senté a la orilla de la cama, el cuarto estaba completamente a oscuras pero se podía visualizar todo lo que me rodeaba, los dedos de mis pies podían sentir lo frio que estaba el piso, y yo lentamente movía mis dedos para calentarlos un poco y normalizar la temperatura de mis pies, me quedo por un momento pensativo, recordando lo que me había pasado, preferí pensar en otra cosa y acostarme a dormí, ya lo q paso paso, está en el pasado, no tendría por qué darle importancia, me acosté y caí en un sueño profundo, eran como las 2 de la madrugada y siento que la puerta se abre lentamente, al escuchar ese ruido me despierto, abro mis ojos y observo hacia la puerta de mi cuarto y estaba medio abierta , rápidamente me acorde de la comida , prendo las luces y reviso las cajas donde tenía guardado el alimento, todo estaba normal, en orden.

Quizás allá sido mi mente q me jugo una mala jugada, la preocupación , el estrés, pero no creo que el ruido de la puerta allá sido producto de mi imaginación, allí estaba la evidencia la puerta estaba medio abierta, sentía un poco de temor, de repente escucho a mis gatos maullar desde la sala, un sonido aterrador que paralizo mi cuerpo por unos segundos, di un salto y cerré la puerta del  cuarto, le pase seguro y coloque una mesa de noche de tras de ella, un escalofrió invadió todo mi cuerpo, ya lo q estaba pasando no era normal, era algo sobrenatural, tenía miedo, en este momento deseaba que saliera el sol, que fuera de día, los gatos continuaban maullando, se escuchaban pasos en la sala, removían las cosas, las ollas sonaban, se sentía una tención maligna en mi casa.

Comencé a clamar a dios, pero no ocurría nada, me sentía inseguro, con ganas de gritar, que mis vecinos escucharan y llegaran auxiliarme, pasaron varios minutos y poco a poco el ambiente volvía a la normalidad, los pasos y los ruidos ya no se escuchaban , me quede tranquilo embojotado en mi cama de pies a cabeza, lentamente bajo la cobija de mi rostro observo a todos lados, aparecer todo había cesado, me levanto de la cama y me acerco con cuidado a la puerta, retiro con sumo cuidado la mesa sin hacer ni el más mínimo ruido, quería saber si aún se encontraba lo que estuviese allá afuera, acerque mi oído y no se oía rastro de  que estuviese en casa aquella cosa.

Me tranquilicé por un momento, y comienzo a llorar, mis manos temblaban, me secaba las lagrima con mi camisa, nos cuanto tiempo paso, pero me quede sentado dándole la espalda a la puerta, mi mente había entrado en un estado de bloqueo, hasta que se hizo de mañana , lo note por que  el resplandor del sol penetraba la ventana, mi mente se aclaró y escuche que tocaban la puerta principal de la casa, me levante y fui a ver quién era, retiro las mesas y objetos pesados que entorpecían el paso, al abrir la puerta entra mi amigo Carlos, me saluda y le cuento lo ocurrido, al principio se quedó dudoso de lo que le había comentado, él se dirige a mi cuarto y yo me quedo en la sala viendo si había algún rastro de lo que había pasado en la noche, entonces mi amigo Carlos me llama desde mi cuarto, yo me dirijo donde esta él, y me pregunta señalando el piso  :- ¿qué es todo esto?

Yo me sorprendo al mirar toda la comida y cajas de cartón tiradas por doquier, Carlos me observa  y yo no encontraba que decir, no entendía lo que había pasado, cerré mis ojos ,con mis manos jalaba mi pelo, quería una explicación, y por un momento mi mente entro en un estado de recuerdos y fue allí que entendí todo, mi mente si me había echado una mala jugada, yo había sido el causante de todo esto, mis miedos , mis temores se habían revelado contra mí, y habían producido aquel ser, aquella cosa, aquellos ruidos, porque yo era aquel supuesto moustro.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (56 votos, resultado: 8,46 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Un Fan del Blog

Te Recomendamos: