Historias Reales de Horror Leyendas de Terror Cortas Otros Cuentos de Miedo

El duende (1era parte)

Cuando era pequeña mi abuela nos contaba historias del campo, ella creció en una pequeña hacienda llamada Quera Alto sus padres trabajaban hay. ”La vida en el campo es muy difícil” decía mi abuelita mientras se acomodaba en la hamaca  de modo que terminaba acostada.

-Yo tenía nueve años, cuando la hija del dueño de la hacienda se bañó en el río y se quedó dormida por unos árboles, al despertar le dolía la cabeza y tenía unas flores, al llegar a su casa, no le comento a nadie lo que le había sucedido. Excepto a mí que la vi llegar por la parte trasera de la casa mientras le daba de comer a las gallinas y me regalo las flores. Al pasar los días, comenzaron a pasar cosas extrañas.

Alguien hacia bromas a los animales, les hacía trenzas al pelaje de los caballos o los sacaba del corral. Hasta que después sucedió lo inesperado una tarde a eso de las 6pm el sr. Sánchez fue a cerrar el portón de ingreso a su propiedad, y se le apareció un hombrecillo. Estaba sentado sobre una roca, el diminuto ser, que no media más de 50 centímetros, estaba,vestido de frac, con terno oscuro, camisa blanca, corbatín negro y relucientes botas. Un enorme sombrero al estilo charro adornaba su cabeza, su rostro era de tez blanca, piel arrugada, prominentes dientes y enormes ojos de color rojo. El mítico ser hizo una mueca malvada, movió sus manos y después un fuerte se  golpe se oyó, el hacendado se desplomo en el piso. Yo estaba escondida atrás de un árbol a un  lado de la  casa no sé si me vio, el sonido alarmo a mi madre quien cuando me fije estaba atrás mío, el duende había despareció. Cuando llego mi padre y sus ayudantes el sr Sánchez ya no tenía pulso había muerto con la boca abierta llena de una sustancia blanca parecida a la espuma, el doctor  del pueblo dijo que fue de un infarto.

PBsqgnNl

En cuanto a la hija de aquel hombre ella despareció los empleados la buscaron por todas partes pero no la hallaron.

Cuando le comente a mis padres lo que había visto ellos optaron por hablar con el cura del pueblo, luego de dar mi confesión al padre de la parroquia este me regalo una botella de vidrio con un poco de agua bendita.

– Dios te guarde hija mía-dijo el cura- no sea que aquel demonio te busque y también te lleve con él.

-claro abuelita, le respondió mi hermana “Los duendes existen”

-si respondí mi abuela “A él le gustan las mujeres bonitas y velludas, como tu así que  ten cuidado y no se te aparezca”

maxresdefault

Mi hermana me miro e  hizo un gesto de burla  y dijo; ya es la edad que te tiene afectada y se retiro a la cocina.

Después de la historia de la abuela no podía dormir, encontrarme en una casa a las afueras del pueblo, me llenaba de incertidumbre y si la historia de la abuela es real….

La segunda parte se publicará mañana en este enlace.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (59 votos, Calificación: 8,03 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

beatriz llerena

hola mi nombre es beatriz llerena. Me gustan los cuentos, películas, series de terror, historias paranormales. Me encanta escribir espero seguir mejorando con el tiempo, muchas gracias por su atención y por darme esta oportunidad de leer mis historias...

¿Te gustó mi Cuento de Terror?
Para leer otra Historia de Terror mía, haz clic aquí:
Historias de Miedo de Beatriz