El espacio más obscuro del bosque

Publicado por Kreo

Mi estado emocional no es el indicado para hablar de esto, lo mejor será que redacte los hechos que me mantienen en un estado de ansiedad permanente, mis ojos son únicos testigos de lo que a continuación se relatará.

Desde que tengo uso de razón las historias de bosques encantados han condimentando las noches de reuniones familiares, hablar de espíritus chocarreros y seres extraterrestres era el tema de sobremesa constante en mi familia, para mí no era atractivo, de hecho los encontraba aburridos y tediosos. Precisamente retomando un poco el tema acerca de los bosques encantados, quisiera ahondar un poco en esto.

Había tenido años practicando la cacería, desde temprana edad desarrollé un gusto especial por esta actividad, mi padre me inculcó el amor a esto; durante años visitábamos el bosque de Eastpoint, en Virginia; la costumbre de regresar a casa con la cena guardada en el maletero continúo inclusive después de su muerte.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Cada domingo por la mañana me internaba en la zona permitida para cazar, mis victimas recurrentes para la cena eran liebres silvestres, a veces me daba el lujo de cazar algún ciervo, nunca me alejaba del radio establecido para mis actividades.

El domingo veintisiete de agosto de mil novecientos noventa y nueve sucedió este hecho en cuestión, perseguía a una pequeña liebre que ágilmente escapó a uno de mis tiros, la seguí por caminos que no advertí, me perdí tras de ella como Alicia persiguiendo al conejo blanco, la había perdido de vista, solo oía las ramas crujir y moverse a mi alrededor, levantaba mi rifle de caza calibre 22 esperando que mi victima saltara  de su escondite, cuando de entre la maleza salió una creatura con mi presa colgando de sus fauces.

No sería fácil describir a la bestia, pero lo intentaré; la creatura medía cerca de un metro de altura parado sobre sus cuatro patas, su cuerpo estaba cubierto por un pelaje marrón a excepción de su rostro que lucía libre de pelo, su cara era una abominación inimaginable, tenía facciones parecidas a las de un mandril, sobre su cara se dibujaban múltiples arrugas propias de un ser que realiza gestos constantes, de su boca nacían una hilera superior e inferior de dientes ámbar afilados, de sus labios escurría baba mezclada con sangre, y sus ojos eran dos cavidades obscuras ligeramente alumbradas por un par de flamas rojas que brillaban en ellas. Nuestras miradas chocaron mutuamente, me sentí dominado por esa mirada de odio, la bestia empezaba a gruñir quedamente.

El miedo se apoderaba de mis sentidos, estaba paralizado ante la especie inédita, mi pulso empezó a temblar, lo pude comprobar cuando lo fije en la telúrica mira de mi rifle. Lentamente el monstruo bajaba la cabeza para soltar a la liebre muerta sobre el suelo. Sus patas toscas y gruesas daban el primer paso hacia mí, me sentía aterrado, emití un pequeño chillido mientras mi cuerpo se estremecía al sentirme ahora como la presa.

Cuando la bestia empezaba a tomar velocidad en su pasos, solté un disparo que se impactó en su mejilla izquierda, una explosión de sangre salpicaba los troncos de los árboles, a continuación un lastimero alarido emanaba de su hocico, el sonido me hizo soltar el rifle y cubrir mis oídos con ambas manos, me doble del dolor.

Con el rabillo del ojo observaba el ahora más desfigurado rostro de la bestia, se revolvía en su dolor, con las pocas fuerzas que de seguro experimentaba, el monstruo se perdía entre el verde del bosque dejando un rastro de sangre negra y espesa en el camino, los gritos de dolor se iban alejando mientras yo despegaba lentamente las palmas de las manos de mis orejas, con rapidez tomé el rifle del suelo mientras acomodaba las ideas en mi mente, pese al miedo que la bestia infringía en mí, decidí ir tras él ahora que estaba herido, sería mi trofeo y ganaría fama al descubrir una nueva y aterradora especie.

Seguí el camino errante del monstruo, plantas aplastadas, manchas de sangre obscura, huellas de sus garras en el tierra húmeda era delatoras de su paso, el no escucharlo me tranquilizaba un poco, pues podría estar muerta, pero a la vez me erizaba la piel el pensar que estaba al acecho.

Los nuevos caminos lúgubres del bosque era desconocidos por mí, era como si el Eastpoint hubiera cambiado de un momento a otro, los arboles tomaban formas humanas, los nudos de sus troncos parecían ojos que vigilaban mi persecución, sentí miedo de mirarlos, cuando una piedra de tamaño considerable me tumbó al suelo alfombrado de hojas secas.

Al observar al objeto que me llevó al suelo, advertí de la blancura del mismo, enfoqué más mi vista y reaccioné con un alarido que hizo a las aves salir volando de las copas de los árboles, un cráneo cuarteado era el objeto que me había tirado.

Pronto pude ver que en derredor había más osamentas, estaba adentrándome al territorio de mi víctima, que al parecer, compartía la misma afición que yo, la cacería.

Decidí recoger mis pasos, era muy peligroso, mi respiración se agitaba con fuerza, ahora sentía mi vida en acecho, esa parte desconocida del bosque era una pintura infernal, nada en ella mostraba lo hermoso de la naturaleza, era un espectáculo gris con olor a muerte, me preguntaba cómo salir de ese pasaje tétrico, mi única respuesta fue el débil gruñir del demonio herido, estaba tirado sobre la vegetación, su rostro de mandril estaba destrozado, de ella caían coágulos de sangre, uno de sus ojos estaba pagado, era solo una mancha negra, respiraba con dificultad, estaba finalmente a mi merced, me acerqué un poco más a su moribunda existencia y aprecié con mayor atención su horrible fisionomía; no podría calificar a la bestia como algún animal existente, era una extraña especie que provocaba pavor, era inevitable arrugar mi rostro mientras la analizaba.

Cuando decidí poner fin a su dolor, las hojas de muchas plantas pertenecientes a la flora del bosque comenzaron a agitarse, algo se revolvía entre ellas, de la oscuridad del bosque se posaron sobre mi muchos pares de flamas brillantes que me observaban con recelo, como esperando a ver si era capaz de matar a uno de sus semejantes.

Decidí retroceder lentamente y de espaldas, alejarme del monstruo herido, así avance lentamente hasta perder de vista a la criatura y a sus posibles protectores, caminé durante horas sin mirar atrás, hundido en mis pensamientos, esperando no ser atacado cobardemente por la espalda y cuando la noche caía fue que pude abandonar la zona lúgubre del bosque, no supe cómo, solo caminé en línea recta y sin reparar en el camino me di cuenta que ya estaba en la zona del bosque conocida para mí.

Esa noche no fue necesario llevar mi cena a la casa, no tuve apetito por días, el sueño también me abandonaba, no podía siquiera apagar las luces, pues la oscuridad me recordaba el espacio más obscuro del bosque en donde muchos pares de flamas observaban mis movimientos, esperando matar a uno de sus semejantes, esperando cobrarse tarde o temprano mi afrenta.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (232 votos, resultado: 8,30 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Kreo

Kreo

Te Recomendamos:

Publicado porKreo

¿Te gustó mi Cuento de Terror?
Para leer otra Historia de Terror mía, haz clic aquí:
Historias de Miedo de Kreo