El familiar

Publicado por Migue Hernandez

Cuento enviado por Miguel Hernandez (fan del blog y autor invitado).

Hace años me contaron esta historia, ciertamente inverosímil para personas cultas, pero profundamente arraigada al espíritu supersticioso, sencillo y crédulo al mismo tiempo…

Cierto rancho oriental, progresaba a grandes pasos, y en su camino rápido y ascendente lo seguía la fortuna incontable de sus dueños, que ya alcanzaba magnitudes fabulosas. Cierto día, un peón del rancho descendió al sótano de la casa solariega en busca de una herramienta, y al abrir la puerta, una víbora enorme, una gigantesca serpiente, se enrosco sobre sus brazos.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

El sótano solitario fue testigo de un extraño duelo a muerte. El hombre era valiente, ¡todo un mestizo…! Pero el monstruoso reptil lo doblegó. Y cuando se asomaron a la puerta entreabierta otros peones, trastornados por la trágica muerte de su compañero, vieron paralizados de horror, que la víbora devoraba a su víctima.

Titanoboa_cerrejonensis(3)

Y corrió, de boca en boca, de rancho en rancho –como siempre se esparcen las malas nuevas-, el relato de una fantástica historia… el propietario del rancho había firmado un pacto con el diablo: este le daría creciente prosperidad, la floreciente fortuna que hoy gozaba, a cambio de su alma. Día a día crecía el pánico del pueblo, junto con la riqueza del rancho, que también iba en aumento.

Muchos peones habían perecido en pos de esa terrible unión, pues “El Familiar”, esa siempre monstruosa enviada de lo más recóndito de la selva, quien sabe por quién, reclamaba alimento vivo, porque su hambre insaciable exigía carne humana. Y por ende, el patrón enviaba al rancho, cada año, a un peón –presa joven y codiciada; fácil de lograr- en busca de “herramientas”.

Ese año el elegido era “hombre de pelo en pecho”, conocedor de su destino horrible. Temía, -como es de suponer- a la diabólica fiera… pero el patrón mandaba… ¿y quién osaría – y más en aquellos tiempos remotos-, en contrariarle, exponiéndose a castigos peores, que suponían una muerte lenta? Pero muchas veces. Según un dicho popular, el filo de un puñal rompe el maleficio más indisoluble… y allá fue el valiente, blandiendo su machete corto en la diestra…

Unos dicen que la lucha fue encarnizada, otros que fue rápida… pero todos afirman que le peón victorioso, salió, levantando el machete ensangrentado y gritando enloquecido, mezclando júbilo, asombro, y terror en una sola frase triunfal: -¡lo he matado!

Todos corrieron a ver a la bestia muerta, pero había desaparecido… allí solo se hallaba un rastro de sangre oscuro y sumiso mientras buscaba la salida y desaparecía sin dejar rastro…

El rancho, hasta entonces tan próspero y floreciente, desde ese día comenzó a marchar mal; vinieron las malas cosechas, plagas en el ganado y su inmensa importancia fue desapareciendo hasta paralizar por completo su actividad. Cayó de “tropezón en tropezón”, según el decir del pueblo.

No faltó quien dijera: que al morir “El Familiar” el maleficio había quedado roto…

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (38 votos, resultado: 7,05 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Migue Hernandez

Te Recomendamos:

Publicado porMigue Hernandez

Mi Nombre es Miguel Ángel Hernández , Tengo 25 años, soy de Chiapas, Mexico... Me gusta el género de Horror, Mis autores favoritos del género son Howard Phillips Lovecraft, Edgar Allan Poe y Guy de MaupassantEn lo personal, jamas he escrito relatos, historias y novelas... pero la imaginación es una herramienta muy poderosa, me he inspirado de mis autores y espero que mis relatos sean de su agrado... o mas bien, de su terror :)¿Te gustó mi Cuento de Terror? Para leer otra Historia de Terror mía, haz clic aquí: Historias de Miedo de Migue