El hombre invisible: el horrible caso de Cindy James

Publicado por Erika GC

La siguiente historia de terror es un hecho real que ocurrió entre 1981 y 1989 y hasta la fecha, sigue siendo uno de los grandes misterios sin resolver de la historia.

Cindy James, una mujer que trabajaba como enfermera en Vancouver, Canadá, acababa de divorciarse de su marido, un médico mucho mayor que ella. A partir de la separación, la vida de la joven se convertiría en un suplicio, pues de la noche a la mañana comenzó a ser acosada por alguien que jamás se dejó ver.

Cindy recibía varias llamadas telefónicas al día, con palabras amenazantes. También empezaron a mandarle a su domicilio fotografías de cadáveres descuartizados, a dejar trozos de carne podrida en su buzón de correo y más de una vez, Cindy alegó haber sentido a alguien que merodeaba por su patio trasero; sin lograr verle la cara. Cuando en 1982, le dejaron una nota con amenazas en casa, decidió acudir a la policía en compañía de su mejor amiga y denunciar los hechos.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Fue así como Cindy logró que colocaran vigilancia en su hogar, sin embargo las agresiones continuaron. Ahora sus ventanas aparecían rotas; el acosador logró entrar en su domicilio para cortar los cables telefónicos y romper una almohada. Incluso trataron de incendiar su vivienda.

No tardarían en llegar los ataques físicos.

Un investigador privado contratado por ella, la halló un día en su casa inconsciente. Tenía una media de nylon atada en el cuello, como si hubieran intentado estrangularla. Además, le habían atravesado la mano con un cuchillo para dejar adherida otra nota amenazante.

Cindy estaba aterrorizada.

Por un tiempo, las autoridades de Vancouver se enfocaron en investigar el caso, sin dar nunca con el autor de aquellos hechos. Tanto así que comenzaron a sospechar que este no existía, alegando que la misma Cindy era quien hacía todo aquello para llamar la atención. Con el tiempo, dejaron de estimar sus denuncias.

La siguiente ocasión, Cindy volvió a ser encontrada en una zanja, con una media de nylon nuevamente en el cuello, golpes varios y heridas. No lograba recordar como había llegado hasta allí.

La declararon mentalmente inestable y fue recluida en un psiquiátrico, lo cual parecía que iba a concluir con el aso. Para entonces, se habían cumplido ya seis años desde que Cindy recibiera todas esas misteriosas agresiones. A pesar de que quería desaparecer y cambiar de identidad, era ya tristemente célebre por lo que se consideraba varios intentos de suicidio y acciones desequilibradas.

El 8 de junio de 1989 sin embargo, la mujer protagonizaría una horrible noticia que estremeció a Vancouver y al mundo.

Cindy había sido encontrada de nuevo en una zanja, esta vez, sin vida. Tenía las manos atadas a la espalda. Alguien la había apuñalada por detrás repetidas veces y estrangulado con sus propias manos. Obviamente, era imposible que aquello lo hubiese orquestado sola.

Hasta la fecha, el caso de Cindy James es todo un enigma. No hay registros de su acosador en cámaras de seguridad, ni por testigos. Quizá nunca se sepa quien era el culpable.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (8 votos, Calificación: 5,13 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Erika GC

Loading...