El loco del machete

Publicado por Un Fan del Blog

Cuento enviado por Osiris Vanhart (fan del blog)

“Detrás de ti idiota”

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

El español

Otra noche más de desvelo.  Pensaba un joven mientras intentaba aniquilar a un enemigo en una partida online de Conter Strike. No, no me ganarás. Gritó mientras descarga en un contrincante las balas de su Kaláshnikov. Su arma preferida.

Bala, tras bala, munición tras munición en el suelo, que provocaba ese sonido –Tac, tac, tac- la urbe de sus ojos iban tornándose blancas – Click, click,click- brama el ratón de computador –Tac, Tac,Tac- sin piedad.

Mucha noche de videos juegos. Mucho redbull. Mucho café. Poca diversión. Demasiada diversión.

Más de lo mismo pensó. Realmente aquel joven no hacía mucho. Trabajaba desde casa, comí en casa, dormía en casa, vivía literalmente su vida en casa.

En lo más profundo de las mazmorras de su cuarto sintió sed. –En un rato voy-  pero aquella deshidratación era horrible. Como en los juegos online no existe el botón de pausa, tuvo que desconectarse, no iba a permitir que una necesidad humana alterar su perfecto estatuto de 100 baja para los contrincantes y ninguna para él.

Sintió los músculos muy tensados cuando se puso velozmente de pie. 5 horas continuas sentado frente al ordenador atrofia brutalmente los músculos de la pierna. Camino hasta la sala sintiendo un leve calambre. Se sirvió un vaso de agua fría. Lo enguiñó sin piedad. Rápido. Otro, luego otro, y otro.

Sin esperarlo se percató que no había comido alimento alguno en todo el día. Fue la nevera y presenció lo que a muchas madres, mujeres, esposas le hubiera asustado. Solo tenía bebidas energéticas, un queso rancio de hace dos semanas, una cebolla, zumo enlatado y unas cuantas galletas viejas de soda, que solía combinar con aquel no tan blanco queso.

Su cabeza entró en la esquina más profunda del refrigerador cuando por casualidad la energía eléctrica se fue. –MIERDA, mi partida- Subió velozmente la cabeza y chocó contra la parte de metal de las neveras viejas, una mancha de sangré corrió por su cara.

-La lotería-

Cerró de un portazo el baúl de los alimentos y fue en busca de una vela.  Literalmente era ciego. Todo era oscuridad a su alrededor, no veía nada, no oía nada, no olía nada.

-Pues a la carga-

A pasos lentos iba tanteando la oscuridad.  Lo primero en tocar fue un plato de porcelana que esta tibio –Que raro-   ignoró el extraño sucesos y continuó buscando una vela. Sintió un airé extremadamente caliente correr por su espalda. Y el frió abundaba en la sala.  –Qué es esto-.

De un momento a otro sintió que alguien estaba parado de tras de él, y en ese preciso momento buscando una vela encontró con las puntas de los dedos un encendedor.  Se lo colocó en toda la mano. Puso su pulgar en la rosca y se volteó velozmente al momento en que encendía la llama.

Para su sorpresa, no había nadie. Se quedo perplejo. No había nadie a su alrededor. ¿Dios? Entonces, paso.

-Detrás de ti idiota-

Su piel se helo, su corazón se detuvo, su cerebro dejo de funcionar, perdió el control de sus esfínteres y un calor abrazador como las llamas del infierno se deslizo por sus muslos engarrotados, pasando por sus rodillas y llegando hasta su pies, un calor abrazador con olor a miedo y cobardía.

-Quién anda ahí-

-Detrás de ti idiota- No se atrevía a voltear, el miedo era más grande que su inmensa curiosidad. Se encomendó a dios, sabía que algo malo le sucedería, había jugado muchos videos juegos, sabía lo que a continuación pasaría.

Al voltearse el humo del fuego le dio la bienvenida. No había nadie.

-Me estoy volviendo loco. Tanto redbull  hace daño- Se dijo más en forma de regaño que de explicación  y entonces sintió.

Sintió un leve aire en un costado. Un olor penetrante a hiero penetró sus fosas nasales y un fuerte dolor le hizo flexionar las rodillas. De la nada la hoja de un machete  le había separado su brazo izquierdo.

-No estás loco-

Un hombre a quien no logró reconocer por la oscuridad lanzó otro feroz  machetazo. Esta vez logró separar la cabeza del cuello.

-HAHAHAHA- Una satánica risa se apoderó del silenció de la estancia.

Todo se fundió en negro para aquel joven, que velozmente se deslizó por un túnel con hedor a carne putrefacta. Escuchó más voces, y sintió tanto pavor que nunca en la vida existirá tanto orine para explicarlo, cerró sus ojos y puso su mente en blanca.

Otra noche más de desvelo.  Pensaba un joven mientras intentaba aniquilar a un enemigo en una partida online de Conter Strike.  Cuando fue a pulsar el click izquierdo para accionar su arma, sus ojos se abrieron como platos.

¿Dios?

-Sí dios-

Cerró la pantalla de su lapto  tan rápido como pudo y se escondió en lo más profundo de sus sabanas, aunque sabía que ahí no estaría seguro si apareciera nuevamente el loco del machete.

¿Te gustó? ¿Lo compartirías? ¡Muchas Gracias!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (8 votos, resultado: 8,50 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Un Fan del Blog

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)


Comentarios: (2) ¿Quieres dejar un comentario?