El perro del infierno

Publicado por Erika GC

Cuentan que en cierto vecindario ocurrió un hecho insólito que hasta el día de hoy, sigue poniendo a temblar a las personas que viven ahí. Este barrio, ubicado en una ciudad de la cual se desconoce el nombre, era como cualquier otro que te puedas imaginar. Casas de clase media, bien cuidadas y con jardines pequeños. Tiendas desperdigadas por uno y otro lado. Y un parque que era el epicentro de todo cuanto sucedía allí.

Cada día, este lugar se llenaba de personas que iban a pasar el rato. Niños que jugaban, adolescentes que patinaban o paseaban tomados de la mano, ancianos que leían su periódico… pero los que más acudían, eran los sujetos que hacían ejercicio y llevaban a pasear a sus perros.

Ya sea que salieran a correr o solo caminaran, sus fieles mascotas iban con ellos muy animadas. Por eso era normal escuchar ladridos y aullidos a cierta hora del día.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Hasta que en una ocasión, sucedió lo que dio origen a la macabra leyenda.

Cerca de las seis de la tarde, el sol estaba a punto de ponerse, cuando los ocupantes del parque escucharon un aullido profundo y muy tenebroso, como nunca se había oído antes. Había algo sobrenatural en aquel sonido, tan malsano como lastimero.

Debido a esto, muchas personas se empezaron a retirar y llamaron a sus perros, sin reconocer al que pudiera emitir aquel chillido que les puso los pelos de punta.

De pronto, algo se movió en medio de unos arbustos y todos se quedaron paralizados. A continuación de ahí un perro negro, tan grande, que casi parecía un lobo. Tenía un pelaje muy largo y que desprendía un intenso olor a azufre, como si se estuviera quemando. Sus pupilas eran rojas y unos filosos colmillos asomaban entre sus fauces mientras gruñía.

Pero lo que más aterrorizó a los vecinos, fue ver que conforme el animal caminaba entre ellos, debajo de sus pisadas dejaba un rastro ardiente y que su hocico, que se encontraba salivando, estaba completamente manchado de sangre. No se explicaban a quien o a que podía haber mordido, ni querían averiguarlo.

A varios metros de allí, escucharon que un hoyo se abría en el suelo y para gran horror suyo, vieron que surgía una mano oscura y enorme, que le hacía señas al animal para que corriera hacia ella.

El perro emitió un poderoso ladrido y fue hasta su amo, provocando que los testigos gritaran de horror. Acto seguido, se internó dentro del orificio hasta las profundidades y este se cerró detrás de él haciendo temblar la tierra. La gente del vecindario llegó a la conclusión de que aquella bestia era la mascota del demonio y más valía no interponerse en su camino.

Desde entonces, el mismo día de cada semana y a la misma hora, la gente evitaba estar en el parque, pues ya sabían que le tocaba paseo al perro del diablo. Y si alguien acaso osaba interrumpirlo, pobre de él, porque podía no vivir para contarlo.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (15 votos, resultado: 7,53 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Erika GC

Te Recomendamos: