El Poltergeist de Rosenheim

Publicado por Erika GC

Anne-Marie Schneider era una joven alemana de dieciocho años de edad, que había conseguido un trabajo como secretaria para un próspero abogado, Sigmund Adam. Ambos residían en la preciosa ciudad de Rosenheim y trabajaban en unas oficinas del centro. Poco después, estas serían el epicentro de un siniestro fenómeno poltergeist que jamás tendría explicación.

El mismo inició una gélida mañana de noviembre. Corría el año 1967 y Anne-Marie entraba como de costumbre al despacho, poco después del resto del personal.

La muchacha se encontraba colgando su abrigo cuando, de manera insólita, una de las lámparas que yacían colgadas del techo comenzó a balancearse peligrosamente. No había corrientes de aire dentro del lugar, ni tampoco había sido mal atornillada. Sin embargo, cuando la chica pasó justo por debajo de ella, el movimiento se hizo más fuerte a tal punto que un empleado tuvo que gritarle a la recién llegada para que se resguardara a tiempo, cuando la misma estuvo a punto de caerse:

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

—¡Cuidado! ¡La lámpara!

Anne-Marie se agachó y se cubrió con los brazos, segundos antes de que la lámpara estallara en pedazos, despidiendo fragmentos de vidrio por todas partes.

Fue solo el inicio de los sucesos paranormales que se desataron en el edificio.

Pronto, el despacho del abogado Adam comenzó a sufrir toda una serie de desperfectos. Las luces se encendían y apagaban constantemente, los tubos fluorescentes en el techo parpadeaban y se desprendían, las cosas se perdían y las bombillas de luz explotaban. Las llamadas telefónicas se cortaban a cada instante y a veces, las cuatro líneas con las que contaban sonaban a la vez, sin que hubiera nadie que contestara al otro lado.

Ni los múltiples arreglos eléctricos que se efectuaron fueron suficientes para frenar esta extraña actividad. Todas estas circunstancias, que se volvían más violentas conforme pasaban los días, parecían tener un denominador común: Anne-Marie.

En donde quiera que la joven se encontrara, era seguro que algo insólito iba a suceder.

Cuando el caso trascendió, Hans Bender, un profesor especializado en sucesos paranormales de la Universidad de Fribourg, llegó hasta Rosenheim con el único propósito de investigar a aquel poltergeist. Hizo que instalaran en el despacho un sistema de vigilancia las 24 horas del día, constatando que toda actividad empezaba no bien Anne-Marie cruzaba el umbral de la entrada.

La pobre chica, a raíz de lo ocurrido, desarrolló severas crisis de nervios y un temblor ansioso que se apoderaba sin control de sus brazos y piernas. Tuvo que renunciar al poco tiempo, atormentada por lo que fuera que la estuviera incordiando dentro de su lugar de trabajo.

Este cuento de terror, está basado en una de las anécdotas verídicas más comentadas de los años 60. Anne-Marie Schneider fue una joven secretaria con una espeluznante facilidad para atraer sucesos paranormales. No solo las oficinas del centro de Rosenheim se vieron afectadas por el poltergeist, sino también los lugares sucesivos en donde encontró empleo.

Eso sí, Rosenheim fue definitivamente el sitio más célebre y donde el fenómeno se dio con mayor intensidad.

 

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (10 votos, resultado: 5,70 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Erika GC

Te Recomendamos: