Ese no es mi hijo

Publicado por Anónimo

Borja nació con Síndrome de Down. Los padres lo sabían, pero aún así decidieron continuar con el parto. No por amor, sino porque Don Alfonso (su padre) era teniente coronel de la Guardia Civil (policía militar española) y un hombre en su posición, no podía permitir que su mujer abortase como “una cualquiera”.

-¿Que dirían los vecinos si se enteran de que he abortado? ¿o mis amigas de la parroquia querido?

-No hay nada que hacer Herminia. El señor nos ha castigado con esa abominación. Y ahora es tu deber como cristiana traerlo al mundo.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Exactamente once años más tarde, en su cumpleaños, Borja Mari había conseguido que sus padres por fin le regalaran un perro. Siempre había deseado tener un amigo.

Su perro se llamaba “Up”, debido a que a veces, de manera inocente, Borja Mari le decía a su madre:

“mami mami, ojalá tuviera síndrome de up, así no sería down como ahora y seria feliz como los otros niños”

Borja, nunca serás como los otros niños vas a ser siempre así, estarás siempre solo y nunca nadie será tu amigo. Te hemos comprado el perro porque si lo cuidas, tendrás a “alguien” con quien hablar durante unos años.

Y cuídalo, por favor, tienes que demostrar que a pesar de ser feo y tonto, eres al menos más listo que un animal. Limpia los pipís del perro y dale de comer, atiéndelo como haces con tus amiguitos imaginarios. 

Esa misma noche “Up” se orinó en el salón. Entrada la madrugada Don Alfonso llegaba de su servicio en la comandancia. Antes había parado a un bar donde se tomó una botella de vino tinto, y escuchaba como su amigo José presumía del campeonato de fútbol que había ganado su hijo.

El salón estaba completamente a oscuras cuando Don Alfonso logró -torpemente- por fin abrir la puerta. Aún borracho, dio tres pasos para llegar a encender la luz, y tras uno más se resbalo y cayó al suelo de cabeza.

Borja no  limpió los pipís del suelo. Su padre se quedó inconsciente 5 minutos.

En cuanto recobró el conocimiento -y vio como tenía todo el pie lleno de meado de perro-, se levantó. Sacó su pistola reglamentaria enfurecido, siguió caminando por los pasillos oscuros de la casa con la pistola en la mano… [Pobre “Up”, este loco es capaz de darle un tiro ahí mismo en mitad de la noche…]

BANG!

Don Alfonso mató al animal.

A la mañana siguiente encontraron el pequeño cuerpo de Borja Mari con sus sesos esparcidos por la pared. Don Alfonso hizo que los agentes que servían a las ordenes de Don Alfonso declararon que Borja robó el arma reglamentaria de su padre, y mientras este dormía -después de haberle contado un cuento de buenas noches y besado la frente-, se voló la cabeza a si mismo jugando con el arma…

Esta historia es 100% real. Ocurrió en Madrid (España) en 1981. Don Alfonso jamás aceptó a su hijo.

Se dice que un año después, los padres de Borja se volvieron locos. Ellos decían que todas las noches se les aparecía un demonio con síndrome de down y que no los dejaba salir de la casa. Ambos misteriosamente murieron una noche de una forma espantosa. La policía dice que se suicidaron pero quedó en secreto que los encontraron descuartizados y que encontraron una nota en la pared escrita con sangre que decía: “Extraño a mi perro …”

Se dice también que en esa zona donde está ubicada la casa, siempre mueren los perros…

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (182 votos, resultado: 8,70 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Anónimo

Te Recomendamos: