La pareja siniestra

Mis padres siempre se han comportado como un matrimonio ejemplar. Jamás discuten ni han tenido malentendidos, no que yo recuerde. Todos los días se despiertan con una enorme sonrisa, se dan los buenos días y ese beso de pico que últimamente, me pone de los nervios. Es como si tuvieran ya todo un libreto ensayado para actuar ante mí. Ante cualquiera que se presente en casa. Sus amigos dicen que la suya es una relación envidiable. No han tenido una sola crisis matrimonial en los veinticinco años que llevan juntos y todos se preguntan cual será su secreto. ¿Es qué (…) Leer Cuento de Terror >>

Por ti

Lo hice por que te amo. Sabes que siempre te he amado. Desde que éramos niños y todos los días al mirarte, imaginaba que un día nos casaríamos. Pero tuviste que fijarte en él, ¿no? Tuviste que permitir que se metiera con lo nuestro, que rompiera ese vínculo que había alimentado desde mi infancia, esperando que en algún momento te dieras cuenta de que yo estaba aquí. Yo siempre he estado aquí… No, perdona, es verdad, no es tu culpa. Es de él. Él llegó para estropearlo todo y te engaño con sus promesas, ¿no es así? Te dijo que (…) Leer Cuento de Terror >>

Amada mía

Hacía varios años que el doctor Syndel se había establecido en esa modesta comunidad rural para prestar sus servicios como galeno. A pesar de que contaba con una gran fortuna, ansiaba establecerse en un sitio tranquilo y lejos de la ciudad, para ayudar a los que más lo necesitaban. Vivía en una preciosa y amplia casa de tres pisos, cuyo primer nivel ocupaba su consultorio y su sala de espera, así como algunos aparatos médicos que le permitían tomar radiografías a sus pobres pacientes. Todos lo admiraban por qué nunca cobraba nada a la gente humilde que acudía a atenderse (…) Leer Cuento de Terror >>

Rosas al amanecer

Hace un año que murió mi marido. No me dejó nada para recordarle, más que el amor incondicional que compartimos a lo largo de seis años y esta vieja y ancestral casa, que ha permanecido por tantas décadas pasando de generación en generación entre los miembros de su familia. Él era el único descendiente vivo de los suyos. Ahora, esta propiedad es lo único que tengo. Podría venderla fácilmente y a veces me gustaría hacerlo, pues no dejo de tener la sensación de que hay ojos que me vigilan en las paredes. Pero no puedo. Sería dejar ir el legado (…) Leer Cuento de Terror >>

Admirador secreto (3/3)

Ninguno de los dos se animaba a dar un paso, tuve que reaccionar y para tranquilidad de mi invitado me puse a revisar en todos los rincones de la casa, hasta hacerle ver que estaba seguro ahí. Aproveché también para telefonear a un buen amigo neurólogo, sabía que no tendría complicación con la hora tardísima de la llamada y agendar cita con para que le diera espacio a Adam al día siguiente; ese momento en que me ocupé, Adam lo aprovechó para ver el contenido de la carta: – “¿Que te pareció mi hogar? Prometo pagar la visita.” Estaba escrito (…) Leer Cuento de Terror >>

Página 1 de 512345