Hitobashira (Los pilares humanos)

Publicado por Erika GC

En la época feudal de Japón, construir viviendas y muros que fueran resistentes a los embates del clima, y también a la invasión de enemigos que quisieran entrar a entrar. Los daimyō, eran señores y dueños de numerosas tierras, en las cuales tenían a su servicio a decenas de campesinos.

Oshizu, era una mujer muy humilde que había nacido ciega. Se dedicaba a labrar la tierra como podía y a recoger lo que brotaba de ella. Su marido había muerto hacía mucho tiempo y vivía sola con su hijo en la más profunda miseria. Un día, escuchó decir que los obreros que estaban levantando el Castillo Maruoka, en donde habitaría el daimyō, estaban teniendo problemas para que los muros se mantuvieran estables. Así que decidió presentarse ante él.

—Mi señor —le dijo—, si me lo permite, yo le ofrezco mi vida para tranquilizar a los malos espíritus que están impidiendo la construcción de su fortaleza. Sacrifíqueme. Pero prométame a cambio que cuando yo muera usted tomará a mi hijo a su servicio y lo llevará a vivir a su casa.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

El daimyō se lo prometió y la pobre mujer fue encerrada viva, en uno de los pilares que levantarían el palacio. Desde entonces, no hubo ningún obstáculo que le impidiera convertirse en uno de los más imponentes de la región.

Pero el daimyō olvidó su promesa y no fue a buscar al hijo de la campesina.

De un momento a otro, unas lluvias terribles comenzaron a solar sus tierras, ahogando sus cosechas y matando a sus animales. Eran las lágrimas de Oshizu, que afligida por ver a su hijo dejado a su suerte, había desatado una gran inundación.

Cuando lo ocurrido llegó a saberse en otros feudos, se dice que los señores medievales adoptaron la macabra práctica para conseguir que sus edificios fueran los más resistentes.

Tomaban a campesinos enfermos o al azar, a los que dejaban atrapados dentro de pilares donde morían lentamente, sin recibir la luz del sol. Otros eran enterrados en fosas que se cavaban justo debajo de la entrada a las grandes viviendas de los daimyō, garantizando que su portal siempre fuera respetado.

Una ola de terror se había desatado entre las clases inferiores, pues nunca tenían manera de saber quien sería el siguiente elegido para el terrible sacrificio.

Hitobashira, es una leyenda de terror que circula por Japón desde hace muchos años, la cual afirma que muchas construcciones son tan resistentes por albergar las almas de esclavos. Estos eran encerrados vivos entre las paredes como un sacrificio a los dioses, quienes a cambio de sus vidas, volvían castillos y fortalezas impenetrables.

Si bien se lo considera como una falsedad, al menos después de épocas antiguas, hay quienes afirman que esta práctica está más viva que nunca. Las autoridades se aprovechan de gente sin hogar en las calles para seguir llevando a cabo este tipo de ofrendas.

Uno nunca sabe si el edificio en el que vive o trabaja, encierra los restos de algún pobre desgraciado.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (7 votos, Calificación: 7,71 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Erika GC

Loading...