INOCENTE JUEGO

Publicado por J.A. Camacho

Luis y Toño 6 años se encontraban uno frente al otro platicando y pasando el rato viendo a que podían jugar.

– ¿A qué podemos jugar ahora? -preguntó Luis, con el entusiasmo que suelen tener los niños.

– A ver… ¡Ya sé! Juguemos a asustarnos -propuso Toño.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

– ¿A asustarnos…? ¿Cómo?

– Tú intentas asustarme diciendo lo que se te ocurra. Después me toca a mí.

– Está bien. Eh… te voy a contar un cuento de terror que nos leyó la maestra.

Luís le narró el cuento de terror a su manera. Toño lo miraba sonriendo, sin la menor mueca de miedo. – No me asustó -afirmó Toño-. Ahora me toca a mí.
Cuando de repente Toño empezó a gritar muy alarmado y frenético:

-Luís, en la ventana, del lado de afuera, hay una cosa que te va a asustar tanto que vas a gritar. Mira… ahí está, te está mirando. Ahora está abriendo la boca como si te fuera a tragar la cabeza. Ahora está lamiendo el vidrio. ¡Mira hacia la ventana! No es mentira, está ahí y es un monstruo horrible, ¡míralo!

– ¡ajah…! No voy a caer en eso, yo no soy tonto, eso es mentira. Ya no soy tan pequeño como para caer en eso.

Toño sonrió más, e inmediatamente después empezaron a golpear la ventana. Luís abrió más sus ojos y comenzó a voltear lentamente. Por el rabillo del ojo vio que había algo y, al mirar mejor dejó escapar un agudo grito de terror ya que tras la ventana, saludándolo con una mano que se parecía más a la pata de un animal, había un monstruo humanoide deforme, enorme, peludo con excepción de la cara que parecía calaverica y con unos ojos completamente negros, enseño unos dientes podridos y afilados al sonreír fieramente, y con la mano-pata dio otros golpecitos al vidrio.

El niño apartó su aterrada mirada de la ventana y miró a Toño, y éste echó la cabeza hacia atrás hasta que ésta quedó en la espalda, fuera de la vista de Luis el cual quedó petrificado. Después la fue enderezando hasta que quedó sobre sus hombros, y ahora era igual a la del monstruoso ser de la ventana. Miró furiosamente a Luis, de pronto se puso de pie y salió corriendo para desaparecer, al atravesar una pared como si ésta no existiera.
Tras escuchar los gritos la madre del niño entró de golpe al cuarto, y lo encontró temblando de miedo y gritando:

– ¡Toño me asustó mucho! ¡Es malvado, ya no quiero jugar con él!
¡Me enseñó un monstruo en la ventana mami!
La madre lo abrazó y lo apretó muy fuerte y le dijo con una voz muy dulce como solo una madre puede hacerlo:

– Mi vida, Toño no existe, tú te lo imaginas, es tu amigo imaginario desde que nos mudamos para acá y tu no tienes ventas sólo tienes un espejo en la pared.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (26 votos, resultado: 9,77 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por J.A. Camacho

Te Recomendamos:

Publicado porJ.A. Camacho

Me inspiro mucho en situaciones de mi vida diaria, como por ejemplo al pasar por un pasillo obscuro o ir en una calle solitaria de noche y empiezo a imaginar el trama para mis relatos. Espero que mis historias y relatos sean de su agrado y gracias por brindarme este espacio de antemano muchas gracias.