Jólaköttur, el gato demoníaco de la Navidad

Publicado por Erika GC

En Islandia, existe una leyenda muy macabra sobre una ogresa que durante la temporada, baja de las montañas para atrapar a los niños que no han sido buenos y devorarlos junto con su esposo. Se trata Gryla, una criatura monstruosa con corazón de piedra que nunca tiene escrúpulos para castigar a esos pequeños desobedientes.

Y si hay alguien que cause casi tanto terror como ella entre los chiquillos islandeses, ese es Jólaköttur, su gato y mascota preferida. Este minino no es tan tierno ni tan adorable como lo suelen ser los de su especie, pues incluso entre ellos provoca un ciego pavor.

Sus ojos son una de las partes que más inspiran temor, pues son tan devastadores como el fuego. Dicen que en una noche oscura y llena de niebla, sabrás que él te está vigilando cuando veas aparecer dos puntos fulgurantes en medio de la nada. Y pobre de ti si le dejas acercarse un poco más, pues a través de su mirada podrás conocer lo que es arder en las brasas del infierno.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Jólaköttur es diez veces más grande que los gatos normales, tanto así que en vez de gato parece una pantera. Su pelaje es oscuro como la noche e ideal para camuflarse entre las sombras, cuando visita los pueblos para encontrar un lugar donde guarecerse. Y es que él odia el frío y constantemente anda en busca de sitios donde acurrucarse en medio del calor.

Sus favoritos suelen ser los sótanos junto a las calderas y los callejones en los que nadie le puede ver. Una vez que se ha instalado en estos rincones, anda muy alerta para poder cazar niños que se porten mal y llevárselos a su ama, quien los asa en estofado. Una vez que son cocinados, ella y su esposo proceden a darse un gran banquete, mientras su mascota se queda con las sobras. A Jólaköttur le encanta degustar los pequeños corazones de los niños que tenían miedo mientras eran metidos en el horno. Y de ellos no quedan ni los huesos para cuando se acaba el año.

La mejor forma de protegerse de las fauces de este monstruo, es vistiendo con ropa nueva, pues en Islandia es muy común regalar prendas así a quienes más se han esforzado durante todo el año. Los niños que se visten bien son reconocidos por ser los más bondadosos y obedientes, mientras que aquellos que siguen usando remiendos, seguramente habrán sido lo bastante egoístas como para no recibir nada.

En este caso, escapar de los colmillos de Jólaköttur es una misión casi imposible. Por eso se recomienda tanto a los pequeños obedecer a sus padres en todo.

Hoy en día, sin embargo, el mito de Jólaköttur no es tan popular como antes, puesto que hace tiempo, las autoridades prohibieron a los padres de familia contar este tipo de leyendas para asustar a los niños durante la temporada. Se puede decir que los infantes de la actualidad están a salvo de las garras de este terrible minino.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (5 votos, Calificación: 2,80 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Erika GC

Te Recomendamos: