Otros Cuentos de Miedo

La admiradora

No sé si la conocéis pero estuve investigando un poco y esta historia trata sobre una antigua usuaria de Amino; por motivos de privacidad no diré su nombre, así que la llamaremos Beatriz. Bueno, hoy les contaré la historia y ya me dirán ustedes lo que puedan respecto a ella, vamos allá:

Beatriz era una chica de quince años, nada fuera de lo normal, era dulce, adorable y adoraba el anime, los creepypastas, el gore y los videojuegos. Un día una amiga le recomendó usar Amino, convenciéndola de que aquí encontraría personas con los mismos intereses. En cuanto llegó a casa Beatriz decidió descargarse la app y encontró muchas comunidades. Se unió a muchas pero la que más usaba era (no diré su nombre, llamémosla X). Beatriz encontró muchas reseñas de anime, historias originales y creepypastas que llamaron su atención.

A diario entraba a la aplicación y leía tres creepypastas, lo que se convirtió en un hábito. La amiga de Beatriz sabia que ella amaba las historias de horror y escribir, así que le animó a crear sus propios creepypastas y subirlos a la comunidad. Beatriz en un principio dudo de la idea pero cuando llegó a su casa tenía la cabeza llena de ideas para historias, así que decidió escribir y publicarlas.

Beatriz se pasó una hora escribiendo su historia, la cual tuvo gran aceptación. Le gustó a tantas personas que rápidamente comenzó a tener seguidores. La chica adoraba que a las personas les gustara lo que escribía, por eso comenzó a explotar su creatividad escribiendo y compartiendo un creepypasta diario. Su popularidad iba en ascenso, unas tres semanas después, Beatriz ya tenía 400 seguidores aunque algo le llamó la atención: entre todos sus seguidores había un usuario en específico que le había dado me gusta y había comentado en todas sus publicaciones, de hecho hasta había firmado su muro. Pensó que era buena idea hablarle para agradecerle y pedirle que le ayudase con respecto a la temática de las historias. Justo cuando le iba a escribir le llego un mensaje del usuario donde la saludaba, sin ninguna duda contestó saludando y dando las gracias, el usuario le respondió rápidamente:

—No hay por qué tus historias son geniales.

Estuvieron unas horas hablando sobre gustos, creepypastas y animes que habían visto. El usuario se llamaba Andy o eso decía su perfil. Beatriz le pregunto si era chico o chica, a lo que Andy le dijo:

—Soy chica, mira esta soy yo —Andy envió una foto suya: era una muchacha morena de pelo corto y piel blanca.

Andy se despidió y Beatriz se fue a dormir.

A diario se escribían y chateaban hasta el punto de volverse amigas. De Andy no sabia mucho, salvo que vivía en otro país.

Semanas después Beatriz comenzó a tener mensajes de un usuario llamado Jorge y de otro llamado Sombra, ambos muy agradables y hablaban mucho con ella. Dos semanas después, la chica empezó a recibir mensajes donde le enviaban fotos de la ventana de su habitación, de su jardín e incluso fotos de ella durmiendo, mensajes de “te quiero”, “te admiro”, “desearía estar a tu lado”, “eres maravillosa”, todos procedentes de la cuenta de Sombra.

Beatriz pensó que la cuenta de Sombra pertenecía a Jorge y que Jorge estaba enamorado de ella y lo acosaba. Por este motivo bloqueó a ambos usuario, no obstante, luego le llegaron fotos y mensajes similares de diferentes cuentas, mismos que borraban dos horas después de ser enviados. Fueron casi 20 los usuarios diferentes los que enviaban esas cosas.

Beatriz se preocupó tanto que dejó de utilizar Amino por un tiempo.

Una noche estaba en su cuarto y se aburría, así que pensó que el acosador se había cansado y volvió a usar la aplicación, cuando recibió un mensaje de sombra que decía:

—¿Me extrañaste? Tranquila, ya estarás conmigo.

Beatriz rápidamente le escribió:

—Yo te bloqueé, dime quien eres.

En ese momento Sombre mandó un mensaje y una imagen:

—¿No me reconoces? Soy yo, tu amiga Andy.

Justo debajo del mensaje había una foto en la que salía ella, mirando el móvil en ese mismo instante y a su lado Andy sonriendo.

Beatriz gritó y dejó caer el móvil al suelo, cuando se giró no había nadie. Los gritos cesaron y minutos después, la madre de Beatriz subió a ver qué pasaba pero solo encontró en la habitación de su hija una ventana abierta y una nota que decía:

—Respondiste el mensaje y eso me dio tu dirección, ¿quieres saber un secreto? Hay miles de usuarios en el mundo que se llaman Sombra y Andy, cuando aceptes su solicitud a chat, automáticamente tengo tu localización y si eres de mi agrado, cualquiera de las más de cien personas a mi servicio en cada país se encargará de hacer que entres a mi colección. Fuiste afortunada, tú hablaste con la verdadera Andy y personalmente te fui a buscar, bienvenida a mi colección, amiga.

Lo que vio la madre de Beatriz junto a la foto la dejó helada: era su hija clavada con clavos a una pared de madera, junto a un montón más de chicos y chicas que estaban como si los estuvieran exhibiendo en un museo. Y justo en el centro estaba Andy, sentada en el suelo haciendo el signo de La Paz y sonriendo.

La mujer avisó a la policía pero tras meses de investigación no descubrieron nada de Andy, ni de sus misteriosos perfiles, ni de la chica que aparecía en las imágenes.

Después de ese suceso, la madre de Beatriz encontró su diario donde estaban escritos todos los sucesos hasta que Andy se la llevó, por esto la madre publicó en el perfil de Beatriz lo ocurrido. Por esta historia muchas personas dejaron el grupo y Amino decidió cerrar el perfil de Beatriz, lo raro fue que no pudieron cerrar ni el de sombra ni el de Andy.

Real o no la historia, solo te tengo una pregunta:

¿Te atreves a chatear de nuevo con un extraño? Recuerda el modo en el que Andy opera:

Adiós, amigos. 😈

-Satanás-

Enviado por: Satanás (fan del blog)

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (3 votos, Calificación: 7,00 de 10)
Cargando…