La cabaña en el bosque

Publicado por Un Fan del Blog

Cuento enviado por: Raúl (fan del blog). Dependiendo de los comentarios y likes para este cuento, Raúl probablemente haga una segunda parte del cuento.

Todos, en algún momento de nuestras vidas hemos tenido un terror nocturno, un miedo indescriptible a algún sonido sin razón aparente, ansia, de que en cualquier momento algo fuera de lo normal, pueda pasar, eso y más, muestra el poder de nuestra imaginación…

Fin de semana, al fin, mis amigos y yo decidimos celebrar el cumpleaños de uno de ellos en una cabaña, situada en un pueblo a unas horas de nuestra ciudad. No todos pudieron, así que un amigo y yo nos adelantamos, total, mañana llegaran los demás y celebraremos en grande.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Es extraña esa sensación de ir en la carretera y que curiosamente este sola, por ser fin de semana es inusual, todo esta en oscuridad, excepto por la corta distancia que alcanza a iluminar los faros del auto, ir viendo el paisaje de noche en la espera de que algo aparezca, de ver una sombra fuera de lo normal, estar a la espera de que suceda algo, esos pensamientos circulan mi mente cuando de pronto tengo que frenar abruptamente, maldito perro que a salido de las sombras, al igual que nosotros, se ve alterado.

Paramos en una gasolinera en un pueblo cercano, a tomar un descanso, me sigue inquietando que todo este solo y en silencio, siento la punzante sensación de que alguien esta tras los arboles o entre las paredes, que nos vigilan inquietos subimos al auto, al ver por el espejo retrovisor juraría ver una sombra ocultándose entre los arboles a nuestras espaldas, no pienso bajar a confirmarlo y seguimos el camino.

Loading...

Solo al llegar al pueblo, una pequeña tranquilidad llega a mi, son las fiestas patronales, hay gente, hay luces, hay ruido, automáticamente llega esa pequeña sensación de alivio y confort, de que nada puede suceder.

Nuestra calma se va más pronto de lo esperado, al circular por el camino a la cabaña, al estar todos en la plaza, las calles están solas y oscuras, un guardia nos recibe en la entrada del camino y nos indica que ruta tomar, es la única luz que se ve en kilómetros la de su pequeña caseta, mientras recorremos el camino se llena de neblina, curioso, ¿no?, al llegar, solo vemos la silueta de la cabaña, nos apresuramos a encender todas las luces para librarnos de la maldita oscuridad, y verificar que las demás puertas estén cerradas, antes de ir a la plaza, de repente sentimos un escalofrío, ya que a nuestras espaldas la puerta de la entrada rechina y lentamente de cierra, mi amigo se ve notoriamente asustado, yo espero no mostrar la misma cara que él.

la_cabana

Saliendo de la cabaña, nos percatamos de que en la mayoría de los arboles hay cruces, pienso que en ocasiones la gente las pone para dar un toque más lúgubre al lugar, intento no pensar en ello y subimos al auto, me pregunto si mi amigo notó como yo, el suave movimiento de la cortina de la ventana frente a nosotros, no quisiera alarmarlo él ya esta asustado.

Por un tiempo olvidamos el tema y solo nos divertimos, hasta la hora de volver, son las 4:00 a.m., me pregunto si el camino siempre tuvo tanta niebla, la radio no funciona y me doy cuenta del silencio en el entorno, solo roto al escuchar como violentamente se mueven los arboles, y suena fuertemente el viento, siempre hace ese ruido o me sugestiono solamente.

Al llegar a la cabaña, solo intento concentrarme en dormir un poco, escucho pasos y espero que sean de mi amigo, que intenta calmar sus emociones paseando un poco, cuando estoy al fin por dormir, escucho claramente que arrastran una silla y salgo a comprobar, todo esta en orden, fuera, por la ventana veo unos destellos rojos fijos en mi, enciendo rápidamente la luz y al intentar comprobarlo me doy cuenta de que no hay nada más, vuelvo a la cama, espero poder dormir.

Al día siguiente, con el cuerpo y la mente más relajados piense que todo fue una alucinación y evito hablar de ello con mi amigo parece que no tuvo una buena noche, pero me menciona unas pisadas en la sala, justo donde se escucho que arrastraban la silla, para no asustarlo y calmarme a mi mismo le comente que quizá fuimos nosotros al entrar, parece que lo convencí.

ventana_cabana

Al salir al exterior sentí un escalofrío en toda la espalda, la ventana en la que vi esos destellos, tiene las mismas pisadas y lo que parecen huellas de manos, como si alguien nos observara desde fuera. Antes de subir al auto para ir al pueblo, puedo ver en el segundo piso con más claridad una sombra, asomándose por la ventana frente a nosotros, y el mismo destello rojo que ahora me doy cuenta, son los ojos de esa entidad, la que nos observo anoche, y pienso, que quizá, no todo es mental como queremos aparentar, quizá hay algo más, algo desconocido y simplemente no siempre lo vemos, ya de camino evito contarle algo a mi amigo, me quedo con el pensamiento de que aun debo quedarme otra noche y que habrá más gente, con suerte no pensare en ello, y, quizá pueda olvidar lo que vi en esa ventana.

¿Te gustó? ¿Lo compartirías? ¡Muchas Gracias!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (345 votos, resultado: 7,70 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Un Fan del Blog

Loading...

Te Recomendamos: