Historias Reales de Horror

La casa de mis padres – Historias reales de fantasmas III

A los 21 años, mis padres se mudaron a una casa en Inglaterra, con un hijo de cuatro años. Por varios meses, vivieron allí sin problemas y mi mamá quedó embarazada de mi segunda hermana. Era la casa perfecta para vivir en familia, un lugar ideal para criar niños. Contaban con dos vecinos ancianos que eran encantadores. O al menos así parecía al principio.

Estos dos ancianos eran pareja, pero el marido estaba empezando a perder su lucidez. Una mañana, muy temprano, mis padres se despertaron al escuchar a mi hermana llorando en su cuna. Después oyeron el fuerte sonido de una trompeta. Tras unos minutos de confusión, mi papá descubrió que alguien estaba tocando el instrumento en la calle a las 5 am. Salió por la puerta principal y encontró al anciano esposo, tocando la trompeta. Papá le dijo que se detuviera, enfadado porque su familia había sido despertada, pero el hombre lo ignoró por varios minutos hasta que perdió la paciencia. No puedo recordar lo que le dijo exactamente, pero el viejo estaba gritándole en la cara ami padre y la discusión terminó con papá mandándolo al demonio.

Lamentablemente, la esposa del anciano falleció poco después.

Entonces comenzamos a escuchar ruidos extraños: un golpe aquí, un golpe allá. El anciano parecía hablar solo a veces, llevando a mis padres a pensar que estaba loco. De noche, escuchaban pasos por toda la casa. Pero lo peor, ocurrió una noche en particular.

Papá trabajaba hasta tarde y mamá estaba sola en casa, embarazada de mí y cuidando a mi hermana mayor. Mi mamá la acostó y unas horas después escuchó un gruñido en el pasillo. Subió y encontró a Betsy, su perra, mirando hacia la parte superior de las escaleras, mientras gruñía. Ella se sintió aterrorizada, pensando que tal vez alguien estaba arriba. Mamá intentó que Betsy subiera e investigara, pero la pobre perrita estaba tan asustada que no podía mover un músculo. Decidió entonces subir para tomar a mi hermana, no sin antes coger un arma como precaución. Revisó cada centímetro de la casa pero no encontró a nadie. Así que llevó a mi hermana al piso de abajo y esperó hasta que mi papá regresara. Durante todo este tiempo, Betsy se quedó mirando las escaleras, sin dejar de gruñir.

La siguiente anécdota notable fue una en la que mis padres estaban acurrucados en la cama. Mi hermana despertó a mamá, riendo como una histérica desde la habitación de enfrente. Papá estaba profundamente dormido, así que mi mamá decidió ir a investigar. Mientras caminaba hacia el dormitorio de mi hermana, ella no paró de reírse y continuó incluso cuando mi madre entró a verla. Mi hermana, quien entonces era una niña pequeña, estaba señalando algo y riendo a carcajadas.

—¿De qué te ríes, cariño? —preguntó mamá.

—¡De la dama en la esquina!

Los escalofríos recorrieron la columna vertebral de mi madre mientras buscaba en la casa una vez más. No había absolutamente nadie.

Esta historia fue publicada originalmente en Reddit, por el usuario dovahdragonfruit.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (23 votos, Calificación: 8,43 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

Erika GC