La gente sombra

Publicado por Erika GC

Tienes que haber visto a alguno alguna vez. Y si no, puedes considerarte una persona con suerte. Tal vez algún día lo hagas, tal vez no. Pero créeme, es una experiencia que yo nunca desearía a nadie. Lo peor de todo es saber que ellos están ahí, acechando en los rinconces, espiándote y quizá dispuestos a hacerte daño. La gente sombra.

No te estoy hablando de ninguna fantasía inventada o una pesadilla. Aunque muchos creen que efectivamente, solo se trata de un mal sueño. Suelen ver esas sombras espantosas justo cuando están en esa etapa que surge entre el sueño y la vigilia, y el cuerpo experimenta una parálisis espantosa que te impide pensar.

Aunque la verdad es que no hace falta estar medio dormido para verlos. Con suerte (mala suerte, desde luego), captarás a alguno por el rabillo de ojo o al voltear rápidamente hacia una esquina.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Cuando menos te lo esperes, uno de ellos estará ahí, esperando para acecharte.

Existen muchas explicaciones acerca de la gente sombra. Algunos dicen que son entidades malévolas, que están aquí para alimentarse del miedo de la gente. Si buscas en Internet, encontrarás múltiples experiencias de personas que juran haber visto a una de estas sombras y de como intentaron atacarles.

La mayoría de quienes creen en los sucesos paranormales sin embargo, solo afirman que estos seres son como nosotros, pueden ser buenos o malos, pueden ser incluso neutrales. Aunque nadie sabe a que vienen.

Otra teoría más interesante, es la que afirma que esas sombras vendrían a ser el reflejo de personas que habitan en una dimensión paralela, la cual de vez en cuando se llega a entrecruzar con la de nosotros. He de admitir que me gusta más esta última explicación.

Es más reconfortante pensar en seres humanos paralelos, que en entidades demoníacas que podrían causarte algún daño. Sin embargo…

Sin embargo, no puedo creer del todo esta alternativa. No después de lo que me sucedió.

Estaba plenamente consciente aquella noche. Había terminado de escribir un exhaustivo ensayo para mi clase de filosofía y me moría de ganas por ir a la cama. Los exámenes finales eran los más pesados. Fue entonces cuando, no sé por qué, tuve el presentimiento de que no estaba solo en mi habitación.

Un escalofrío me recorrió la espina dorsal.

Recuerdo que recorrí con los ojos todo mi cuarto, iluminado apenas por la lámpara de mi escritorio. Me dije que era un tonto por pensar en tonterías y me decidí a acostarme.

Entonces lo vi. Creí que era mi sombra, pero no.

Era la sombra de un hombre con un sombrero. Estaba justo detrás de mí. Y aunque no tenía rostro, tuve la certeza de que me estaba mirando.

La silueta pareció crecer y extenderse en dirección hacia mí, cuando en un parpadeo, simplemente desapareció de mi vista. Mi sombra era lo único que volvía a ocupar el dormitorio. Sin embargo, desde esa noche no he podido dormir tranquilo, pues sé que eso sigue en casa.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (15 votos, Calificación: 7,27 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Erika GC

Te Recomendamos: