La leyenda del Charro Negro

Publicado por Erika GC

En un pueblito mexicano del que no se sabe el nombre, allá por el siglo XIX, habitaba Adela, una muchacha muy hermosa de piel morena y ojos negros. Ella era realmente una buena muchacha pero también muy coqueta, porque nunca dudaba en hacer caso de los hombres que le decían cosas bonitas al salir de casa, o le llevaban obsequios. Sin importar su edad o sus compromisos.

Su madre ya le había advertido que dicho comportamiento no le iba a traer nada bueno, pero Adela hacía oídos sordos. Era muy vanidosa y le gustaba presumir de su belleza a cada instante.

Una noche, Adela salió de casa a hurtadillas para encontrarse con uno de sus pretendientes. En el camino vio venir un enorme caballo negro con su jinete a lomos. Era un hombre muy apuesto, vestido todo de negro y como charro, con un sombrero de ala ancha sobre su cabeza y espuelas de oro en los talones. Nada más verlo, la joven quedó prendada de él y se olvidó del muchacho que la esperaba.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

—¿Qué hace una niña tan linda tan sola en la noche? —le preguntó él con una voz profunda, que hizo latir su corazón.

Adela le contestó que estaba dando un paseo y tras unos minutos de conversación, el charro la invitó a subirse a su caballo para dar una vuelta. Muy emocionada, la chica permitió que la ayudara a montar detrás de él y se aferró a su cintura. Se sentía como en una de esas historias románticas que a su abuelita le gustaba contarle.

Toda esa fascinación no tardó en transformarse en terror, porque tan pronto como estuvo sobre el animal, el charro se echó a cabalgar rápidamente, hasta que los cascos del equino contra la tierra abrieron dos líneas de fuego que parecían abrasarla entera. Adela profirió gritos de dolor e intentó bajarse del caballo, pero el charro no se lo permitió.

La gente salía de sus casas, espantada al escuchar los lamentos aterrorizados de la muchacha, para ver si podían ayudarla. Pero era demasiado tarde. Desde el momento en el que había aceptado irse con el Charro Negro, quien en realidad era el diablo, se había convertido en su propiedad.

Y ahora él cabalgaba de regreso al infierno, llevándose su alma lastimera con él.

Aquella noche, decenas de ojos juraron ver a un caballo negro en llamas, con dos siluetas a bordo: una de un hombre gallardo y que emitía carcajadas siniestras que les helaron la sangre. La otra de una mujer que se quemaba y tenía la piel carbonizada.

Nadie volvió a ver a Adela en el pueblo. Por ahí se extendió el rumor de que la chica se había escapado con un novio, impulsiva como era.

Pero pocas personas sabían la escalofriante verdad. Había sido llevada por el Charro Negro, en castigo a no saber obedecer y envanecerse de más. Y entonces todas las niñas del pueblo aprendieron a comportarse decentemente, por temor a que el diablo volviera para raptarlas.

 

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (23 votos, Calificación: 7,52 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Erika GC

Te Recomendamos: