La lista de Roberto

Publicado por Leunam Serrot

Cuento enviad por Leunam Serrot (fan del blog)

Capítulo 1: La lista de Roberto

era una mañana blanca el cielo azul se cubría con su tenida de algodón mas fina pero no era un día frio, la señorita Pérez, profesora del 2ª año c entraba a la sala de clases, sus alumnos como si hubieran visto un fantasma dejaron el bullicio habitual y se sentaron cada uno en su banco la profesora sonrió para sus adentros pensando en ella como en una gran reina, se sentó en la silla frente al gran escritorio, que quedaba delante de sus alumnos izo una pausa y comenzó a ordenar unos papeles luego abrió un libro que delataba ser el libro de clases.

Despreocupadamente dijo sus oyentes sin levantar los ojos de este: buenos días niños -cualquiera hubiera dicho que con el tono que pronuncio estas palabras eran las de una persona cansada de su trabajo, indiferente- los alumnos inmediatamente respondieron con un sonoro, buenos días señorita Pérez.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Ella aun sin levantar la vista del libro comenzó a pasar asistencia rápidamente sin preocuparse de si respondían o no, denotaba que ya tenía experiencia en esto y sabia quien no respondía y quien no luego de anotar algunos nombres en una hoja del libro se levanto y comenzó a hablar a sus alumnos: bueno niños saquen sus cuadernos de lenguaje para revisar la tarea – espero un momento a que sacaran sus cuadernos y dijo Giménez lee el ejercicio uno por favor.

A lo que el niño situado en la tercera columna en la segunda fila prosiguió diciendo: ejercicio 1. Encuentra el significado de las siguientes palabras – el niño se detuvo esperando que la profesora le dijera que prosiguiera, a lo que esta respondió moviendo su mano en círculos en señal de que prosiguiera

– a) mazmorra: prisión subterránea

b) acantilado: costa cortada verticalmente

c) restringir: limitación de cierta cosa. – en ese momento  la profesora distraídamente miro hacia la ventana las nubes eran blancas y parejas parresia que no existían y que el cielo era de este color, de pronto con el rabillo del ojo noto que en el ultimo banco junto a la ventana un niño torpemente dibujaba sobre la mesa, parresia que le costaba trabajo pues no tomaba el lápiz lo empuñaba, con un  gesto de alto la profesora detuvo al lector, y quedose observando al niño el cual no se inmuto con la interrupción y siguió en su dificultosa labor, ella conocía muy bien a este niño un llorón cualquiera que siempre involucraba a su mamita era pálido y flacucho daba la impresión de estar enfermo, tenía unas amplias ojeras que no asían juicio a su edad, lo miro y con un tono fuerte y desafiante dijo: ¡Roberto Sáez, repita la letra c ya¡. pero este no se inmuto para nada y siguió en su labor la profesora indignada puso las manos en la cintura y dijo:

¡A, no piensa hacerme caso, bueno alomejor con una anotación negativa aprenda a obedecer a sus mayores- aun con las manos en la cintura comenzó a caminar hacia el escritorio y cuando estaba próxima a llegar, una voz la detuvo era Sáez el debilucho Sáez como todos le desean incluso en más de una ocasión ella misma lo había llamado así pronuncio las siguientes palabras:

letra c) abatir el orgullo o altivez de uno hasta dejarlo por el suelo, a tal punto de querer, d)quitarse la vida voluntariamente. la profesora quedo perpleja y todos los alumnos se pusieron a reír y a insultar al niño pero este se paro y tomando el objeto con el que estaba escribiendo y todos notaron que no era un lápiz sino un bisturí, su padre era doctor por lo que no era raro que pudiera haber obtenido uno pero lo que izo a continuación con él fue algo que nadie se hubiera imaginado. se acercó el bisturí al cuello y sonrío luego lo bajo y se acercó al pizarrón y comenzó a escribir pero no se lograba entender bien ya que el bisturí dejaba líneas delgadas  al terminar de hacer esto trazo líneas verticales en el pizarrón – tal vez para tachar lo que había escrito luego se alejo sin inmutarse por las miradas de asombro de todos los presentes luego noto que no se veía y tomo el bisturí y se izo un corte en las manos y las paso por todo el pizarrón luego se rio apuntando a todos y salió del salón nadie atino a moverse pero tras un momento la señorita Perez reacciono y salió a su encuentro, el chico corría por el pasillo dejando un rastro de sangre y entro al baño en el pasillo no había nadie, solo ella, así que trotando torpemente por sus tacones tipo aguja entro al baño siguiendo el rastro de sangre al entrar noto que este terminaba en el ultimo baño se acercó lentamente vio que del baño emanaba una gran cantidad de agua al llegar a este vio la escena mas devastadora hasta ese momento de su vida, hasta ese momento. El chico estaba ancado inerte con el dorso de las manos tocando el suelo, con la cabeza totalmente metida en el inodoro el agua fluía.

Desde todas las aulas  se sintió un grito tan desgarrador como histérico que seso luego de un momento, el hombre que se encargaba de la empieza fue el primero en acudir al lugar y encontrar a la hermosa señorita perez convertida en un estropajo con el maquillaje corrido, su cabello lizo  enredado y desgreñado temblando en posición fetal. Luego entro se acerco al último baño y al ver la escena salió de aquel para vomitar en el pasillo.

Alguien llamo a la policía y esta levanto el cuerpo luego la dirección notifico a los padres.

Solo llego la madre pues el padre estaba en el extranjero, esta al llegar al lugar estallo en llanto un llanto desgarrador de perder a su segundo hijo y en las mismas condiciones que el primero, pero esta historia no viene al caso en este relato lo importante es que la madre no soporto y diciendo, esto es mi culpa nunca le ise caso nunca lo escuche, se desmallo.

mientras tanto la señorita perez era interrogada, pero los policías no pudieron entender mucho su vos entre cortada por numerosos sollozos, ellos pensaron que dijo todo pero en realidad no.

ella sabía algo que no le dijo a la policía no por el shock ni por qué se le olvidara, sino por miedo  por miedo de quedar desprestigiada ante todos como una negligente, ella sabia las razones por las que el niño había tomado tal decisión, ella sabía que el chico era molestado por todos en el curso incluso por algunos de otros cursos pero siempre izo oídos sordos a todos los lamentos de este, eres un debilucho defiéndete si quieres que te respeten y no te hagan nada le dijo una vez, luego de eso lo empezaron a llamar debilucho Sáez nunca lo asocio asta ese momento pero esos días anduvo raro como adolorido, otra vez le dijo que la acusaría a su mama por no hacer nada y ella le respondió que si lo asía ella le bajaría las notas y aunque fuera el presidente a reclamar lo dejaría repitiendo el año por hocicón a lo que el niño solo contesto rompiendo en llanto y saliendo de la sala, alentado por las risas de toda la clase, también recuerda que en esa oportunidad lo anoto por salir de la sala sin permiso, aplaudida por toda la clase que la vitoreaba, pero de esto no diría nada nunca.

ya en su casa intento dormir un rato pero no lo logro hasta las 5 de la mañana, cuando el sueño la venció comenzó a soñar, revivió todos los hechos una y otra vez pero desde fuera, ella estaba amarrada en una pared y no podía serrar los ojos tenía algo puesto que se lo impedía y había una gran pantalla que le mostraba una y otra vez esa macabra película esto la izo despertar traspirada y temblando y en un momento recordó el pizarrón y la mesa, que había escrito Robertito en estos seria una carta de suicidio o que, así que sin más se levanto se baño y partió a la escuela la sala estaba acordonada y no se podía entrar, ella hablo desesperada con el nochero con el pretexto de que tenía que limpiar la sala para realizar la clase del día pero se encontró con que las clases se habían suspendido por esa semana y que nadie podía entrar hasta que los peritos de la policía recogieran muestras y analizaran todo.

Ella desesperada pensó en algo, tenía que entrar a esa sala y ver el mensaje que este le había dejado y de pronto se le vino una idea a la mente. Usando sus encantos femeninos sedujo al nochero y robo la llave de la sala, luego de coquetear con él un rato se fue pero en vez de salir se escabullo bajo una escalera. luego de un rato salió de su escondite y se fue directo a la sala, introdujo está en la cerradura y una enorme frustración recorrió su cuerpo al notar que la llave que ella tenía no era la de su sala, ahora que aria no tendría otra oportunidad, asique debía pensar en algo, fue ahí que recordó que una de las ventanas estaba rota y se podía abrir desde fuera asique cautelosamente salió a la calle y luego por el pasillito que daba a las ventanas exteriores, al llegar a la que ella buscaba noto que estaban más altas que lo que ella pensaba y trabajosamente se trepo cuando iba subiendo vio una figura parada frente a la ventana lo que izo que se callera lastimándose un tobillo, nada grave pero si sería grave que la hubieran visto, asique escabullida espero pero no se asomo nadie asique con su linterna alumbro a esta y ahí estaba de nuevo la silueta parada mirándola con unos ojos brillantes en ese instante apago la linterna estaba perdida pensó que excusa daría pero no se le ocurrió ninguna pero cuando iba corriendo sin querer alumbro desde otro ángulo y se freno riendo volvió a su sitio y alumbro de nuevo pero esta vez su son risa se convirtió en un llanto nostálgico, era una chaqueta, la chaqueta de broches anchos que usaba Roberto Sáez el día de su muerte. subió, abrió la ventana, y luego entro estaba todo como antes lo primero que leyó fue la mesa y su contenido la izo derramar una u otra lagrima en huecos profundos estaba el clásico juego del “colgao” solo que el colgado decía su nombre Martina perez en letras medianamente diagonales para ahorrar espacio había  espacios de los cuales estaban completos con sus letras correspondientes  y decía claramente vol_er_ x todos Uds., el juego termi_o y nadie _ano señorit_ Perez la muerte es solo el comie_ _o pero yo soy el fin_l. tanto odio le tenía a todo el mundo, luego fue a la pizarra y noto que la sangre estaba seca pero algo se entendía. comenzó a leer y de nuevo entro en yanto no se entendía mucho pero claramente eran los apellidos de toda la clase pero habían 3 nombres que no conocía empezó a pensar y descubrió que uno lo había leído mal estaba en 1 y era Roberto Sáez el segundo era José Sáez y el tercero era Rosalía Fernández, pero, ¡claro¡ eran sus padres luego seguía toda la lista en orden alfabético y al final su propio nombre que significaría, el primer nombre estaba tachado pero que significaría estaba pensando pero en ese momento noto que alguien se acercaba y que hablaba fuera de la puerta, en ese momento sin pensarlo corrió a la ventana y se tiro rápidamente por esta,  luego la cerro en el momento justo que, ante sus asustados y ocultos ojos veía entrar nada más y nada menos que a los policías con su equipo forense.

ya en su casa se dedico a pensar en que significaría todo eso pero ni en el más loco de sus pensamientos hubiera previsto lo que el destino le deparaba. ¿Más muertes? ¿Él en realidad volvería? ¿Qué sería de ella?

ninia-del-exorcista

Capitulo 2: la vuelta a la calma y el retorno del caos

Pasada esa semana, limpio todo, y de vuelta las clases todo siguió normal, solo que todos estaban desconcertados y nerviosos. Luego transcurrió otra semana y vino la reunión mensual en la que se enteraría que el camino había comenzado a caminar rápidamente tras ella. En esta se toparon los temas obvios de todas las reuniones incluidos los acontecimientos anteriormente pasados. Pero hubo algo que la noqueo totalmente el día antes habían sido encontrados muertos los padres de Robertito Sáez el en la entrada de su casa atropellado brutalmente, y su madre en un barranco no muy lejano del lugar. Al parecer ella lo abría atropellado y se abría tirado por el barranco, pero no era un barranco muy profundo y no murió. Al darse cuenta tomo un trozo de cristal y corto su cuello. No soporto el hecho de que su hijo muriera y arranco el auto su esposo al tratar de detenerla se cruzo y ella lo atropello al menos eso dijo la policía.

Al otro día estando en clases no logro concentrarse asique envió a los niños antes a recreo y ella salió también a tomar aire. De pronto vio que un niño se acercaba a la vieja campana de metal y la tocaba riendo era un travieso apenas alcanzaba la cuerda pero lo seguía intentando ella se acerco lentamente para detenerlo pero de pronto noto algo, la cuerda que sostenía la campana estaba suelta y se cortaba lentamente. Ella comenzó a correr hacia el niño y mientras lo asía le gritaba que se saliera de ahí pero él no hacía caso. de pronto recordó algo él era el primero de la lista, y el 4 de la lista de Roberto, con los ojos llenos de lagrimas veía como la campana se cortaba,  lentamente, ella se acerco y al ver que la campana inevitablemente caería sobre el niño solo atino a empujarlo lejos de esta, cerrar los ojos y prepararse para el impacto, su fin sería inminente y se encontraría con Roberto, eso era lo peor pero, algo la saco de su transe, el llanto de un niño, el llanto del niño que acababa de empujar al suelo, pero algo raro pasaba, no sentía peso ni dolor pero la campana debía de haber caído abrió los ojos y vio a una auxiliar mirándola con ojos de desaprobación mientras sostenía al pequeño que tenía la cara y la ropa llena de tierra y algunas marcas de sangre y raspones en la frente los codos y las rodillas comenzó a oír murmullos y luego vio como la auxiliar se llevaba al niño, salió de debajo de la campana y luego noto que la cuerda estaba sana, no había muestras de que estuviera cortada, roída siquiera,  hubo un momento de silencio y luego la señorita Pérez dijo: yo… yo solo… la cuerda de la campana… le iba a caer encima, lo iba a matar,– dijo esto entrando en llanto —

Paso una semana una larga semana en la que siempre tuvo que estar frente a alguien, frente al director, frente a los padres del niño herido, frente al psicólogo,  frente a sí misma.

Más tarde cuando las cosas se tranquilizaron todo volvió a la normalidad por segunda vez, pero todos tenían un aire sombrío y de impaciencia, como esperando algo, como si supieran lo que pasaría luego, pero volvamos con nuestra protagonista quien estaba a punto de entrar en la trampa de un ser que ya no pertenece a nuestro mundo.

Era un día lunes y todos los alumnos estaban jugando mientras la señorita Pérez, amurrada, intentaba mantenerse despierta, cuando de pronto sintió la voz de un niño a sus espaldas, nítida pero espectral primero pensó que sería algún niño de la clase, el cual jugaba, pero recordó que su pupitre se encontraba apoyado a la pared, sus ojos se desorbitaron y su espalda fue acariciada por el espectral y helado filo de la oz de la muerte de arriba hasta el último dedo del pie, no quería darse vuelta, pero la voz era insistente, casi suplicante, no, suplicante, que repetía una y otra vez, la palabra “señorita”.

No aguanto más y entro en sollozos, la clase comenzó a fijarse en esto, y dejaron la bulla para entrar en un estado de angustiosa curiosidad, en ese momento la señorita Pérez vio los ojos de los alumnos dirigirse a sus espaldas y murmurar asustados ella pensó lo peor pero cuando se disponía a salir corriendo una voz angelical la despertó de su pesadilla.

Seguida de la monstruosa, “señorita” esta vez se oyó la voz de una profesora que decía: ahora dime benja, no te podía contestar estaba ocupada. y luego un murmurar que venía del otro lado de la pared, eso la alegro profundamente y sintió  alivio se paro, seco sus lagrimas, y continuo la clase. Todo prosiguió normal y sin complicaciones y a la hora de recreo trato de dormir un poco, pero sin resultados. Cuando entraron sus alumnos notó algo raro, faltaba uno, lo recordaba bien pues era un niño muy inquieto que siempre quería jugar, pero jamás faltaba a clases, se paro y salió a buscarlo.

Comenzó su búsqueda en el patio de juegos y luego en los baños, en alguna sala, y en el segundo piso, pero nada de pronto cuando volvía a la sala vio un pequeño bulto a lo lejos que la miraba y se reía mientras se escondía tras una esquina del pacillo, pensó, debe ser el y fue a buscarlo pero el pequeño desapareció tras la esquina y al llegar a esta, la desconcertada maestra descubrió que no había nadie cerca.

Consternada busco al niñito y lo llamo por su nombre, pero nada de pronto cuando se volvía escucho la risa de nuevo, esta vez en el otro extremo del pasillo, asique riendo fue hacia haya, pero, otra vez no había rastros de un alma ahora mas asustada que antes comenzó a retroceder, y a trotar con ese típico trote de mujer pituca que usa tacones hasta la sala cuando entro en esta los alumnos estaban jugando y en el centro de los juegos estaba el niño extraviado desconcertado le pregunto en qué momento había llegado, y el chicuelo le respondió, que había llegado a la hora de entrada, pero ella sabía que no y tomando el libro de asistencia busco el nombre del niño, y precisamente ella lo había marcado presente.

Desconcertada pensó que el chicuelo lo había marcado pero no, toda la clase asintió diciendo que él había estado toda la hora de clases presente y no había salido ni entrado.

Se comenzó a poner nerviosa pero opto por terminar con el asunto y seguir con la clase, cada segundo marcado por el reloj era un puñal clavado en su espalda, y la campana fue un gran alivio para su triste corazón. Lo que no sabía era que algo pasaría en el momento menos esperado.

Pasaron los segundos y toda la clase había salido de la sala, ella luego de serrar y asegurarse que estuviera todo bien se dirigió a la sala de maestros a tomar algún remedio, pues le dolía un poco la cabeza, subió las escaleras y avanzo por el pasillo que estaba repleto de niños corriendo, y en ese momento vio pasar un par de niños persiguiéndose, y al darse vuelta para decirles que no corrieran en las escaleras, presencio con horror que el niño resbalaba en el primer peldaño y caía, sin pensarlo dos veces se abalanzo a sujetar al pequeño y cuando lo logro, sintió un dolor muy agudo en su tobillo y un golpe en la cabeza, luego no supo mas y perdió el conocimiento.

Despertó en una sala blanca tenía muchos cables y una mascarilla en la boca, trato de quitársela pero noto que no podía, no podía mover sus manos, bueno las podía mover pero parecía que estaban atadas, bajo la vista y noto que estaba sujeta a la cama con esposas luego volvió a desmayarse.

Pasaron los días y cuando estuvo en condiciones de hablar y de escuchar, se le comunico que estaba retenida por asesinato, lo cual hizo que perdiera el conocimiento por tercera vez, pero esta vez tuvo muchas pesadillas y despertó casi infartada, luego se entero que cuando ella se había abalanzado sobre el pequeño, se había quebrado un tobillo y habían caído ambos por las escaleras, y que ella había tenido suerte y se había salvado solo por que el niño había amortiguado su caída y que la conducirían a tribunales.

Los días que siguieron fueron una mescla de lagrimas y desmayos, de hipótesis y conjeturas, de miedo y dolor, de desconcierto y angustia.

Pasaron 6 meses que no vale la pena contar pues el mundo siguió sin ella, y ella siguió sin el mundo, aunque la justicia se quedara estancada en los porque, seria intencional, tendrá algún desorden mental, entre otras muchas, pero al final fue la ultima la que más lógica tenia y termino en un sanatorio mental. Que malo sería el final si acabara hay, ¿cierto? bueno, pues no, no es el final.

Tras estar un tiempo en el sanatorio sola con la soledad aunque muchos dicen que siempre alguien, un niño, la iba a ver, y ella se arrinconaba tras su cama, sin decir una palabra, no sabemos qué puede pasar por una mente enferma, o tal vez no tan enferma, el punto es, que un día se escapo, y no se supo de ella en unas horas, hasta que la vieron salir corriendo de la escuela justo antes de que esta explotara por una fuga de gas.  Luego de que la llevaran a una sala especial, la tuvieran todo el tiempo dopada fue encontrada muerta justo para el aniversario del suicidio de Robertito pero la cosa no acaba ahí pues hay muchas cosas que no cuadran, como el hecho de que pudiera burlar la seguridad la primera vez, o el hecho de que se pudiera tirar del último piso del edificio estando dopada, o las visitas del niño que las cámaras nunca captaron, pero muchos internos dicen haberlo visto.

Bueno no sé yo pero saquen sus propias conclusiones a mi me parece que es una historia bastante escalofriante dijo José al grupo de jóvenes que sujetaban sus linternas y cámaras con cara de aterrados, el chico rio y siguió su marcha con una postura de triunfador y siguieron caminando por el pasillo que daba a la entrada de la escuela, al llegar a esta, que estaba abierta, notaron algo extraño a pesar de tantas cenizas había mas olor a sangre que a quemado, siguieron su marcha y llegaros al pasillo  principal donde descubrieron el origen del olor, una hilera de gotas de sangre fresca que llegaban desde el baño asta entrar a una sala, de la cual vieron salir un bulto blanco con el pelo largo y rubio, manchado con sangre con sus brazos muy largos, ese escenario izo correr a los muchachos, hasta la otra punta del pueblo.

Las dos historias son reales, pero totalmente distintas a las contadas en este texto, pero, ¿por qué digo que son tan diferentes? Bueno la primera se supone que fue la historia de una profesora que se cayó sobre un alumno en la escalera y murieron los dos, luego, más de un año después un niño se intento suicidar pero lo llevaron a un sanatorio mental donde se curó y toda su familia se fue de la ciudad, por el qué dirán. La segunda, bueno estaba muy oscuro y ustedes saben que los adolecentes son apasionados, y se imaginaran el resto, ¿pero y si no se lo imaginaron?

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (66 votos, resultado: 8,86 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Leunam Serrot

Te Recomendamos:

Publicado porLeunam Serrot

Para leer otra Historia de Terror mía, haz clic aquí: Historias de Miedo de Leunam Serrot