La llamada

Publicado por Erika GC

Cuando era pequeña, vivía con mi madre y mi abuelo en una casa del centro de la ciudad. En realidad casi todos mis familiares vivían en la misma zona. Por allí, como era de esperarse, había y hay cantidad de edificios históricos y casas de considerable antigüedad, como ya no se construyen hoy en día. La mía era una de esas.

Mi abuelo la había comprado cuando recién inició su propia familia. Pero en ese entonces, mi abuelita ya había fallecido y todos mis tíos se habían casado e ido a vivir en otros lugares, algunos de ellos cerca, otros, más lejos. Solo mi mamá permaneció junto a su papá, pues no solo tenía que cuidar de su salud, sino que en realidad no le quedaba de otra. Mi padre nos había abandonado hacía mucho tiempo.

Sin embargo, no cuento esta historia para hablar de cosas tristes. Nunca olvidaré lo que pasó aquel día.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Temprano por la mañana, mi tía Mariana llegó a casa para avisarnos que su hijo, Pepe, iba a ir comer con nosotros por la tarde.

—Es que yo tengo que salir a hacer un recado y no volveré hasta más tarde, no me dio tiempo de preparar nada —le dijo a mi mamá.

Mi madre le dijo que no había problema y que en cuanto la comida estuviera lista, le llamaba por teléfono a mi primo para que viniera. Mi tía vivía solamente a dos cuadras de nuestra casa.

Dieron las dos de la tarde. Mmá cogió el teléfono para llamar.

—¿Pepe? —preguntó, al notar que alguien contestaba después de tres tonos de espera.

Vi que abría los ojos sorprendida y que su cara se ponía asustada.

—¿Pepe? ¿Qué te pasa, hijo? ¿Estás bien? —escuché como alguien contestaba algo antes de colgar.

Mamá seguía ojiplática.

—¿Qué te dijo? —le pregunté.

—Dijo que ya venía… pero hija, estaba muy raro, no parecía él. Su voz sonaba muy ronca, me dio escalofríos… ¿y si no era él?

—Vuelve a llamar —le sugirió a mi abuelo.

Volvieron a marcar y después de una larga espera, alguien cogió de nuevo el teléfono.

—¿Pepe? ¿Eres tú, hijo? —preguntaba mi mamá, preocupada.

Alcance a oír como un hombre, enojado, contestaba algo y colgaba el teléfono. Mi madre miró a mi abuelo.

—Tenemos que ir a su casa ya mismo. Ese tipo no era Pepe —dijo él.

Fuimos los tres hasta casa de mi tía, rápidamenteTocamos a la puerta sin que nadie nos abriera. Justo cuando mi abuelo estaba a punto de tirarla abajo, nos encontramos con Pepe, quien regresaba de la calle muy campante.

—Estuve toda la mañana en casa de un amigo —nos dijo, cuando le contamos lo que sucedió—, es imposible que alguien haya contestado el teléfono.

Preocupados, dejamos que Pepe abriera la puerta y él y mi abuelo entraron, mientras mi mamá llamaba a la polocía. Probablemente sería algún ladrón. Aunque lo cierto es que después de revisar todos los rincones, no encontraron a nadie. Y tampoco faltaba nada.

Nunca supimos quien contestó el teléfono.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (38 votos, Calificación: 6,71 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Erika GC

Te Recomendamos: