La loca Zulley

Publicado por Erika GC

Cuentan que hace mucho tiempo, en la ciudad mexicana de San Luis Potosí, vivió una muchacha muy bella de nombre Claudia Zulley, la cual era muy afortunada. Pertenecía a una familia de clase acomodada, era alegre y siempre vivía sonriendo. Tenía muchos pretendientes que amaban su pelo rubio y sus grandes ojos azules, pero solo uno de ellos había sido capaz de ganarse su corazón.

Su nombre era Rodolfo, un joven muy apuesto con el que vivió un hermoso noviazgo. El día que el muchacho la pidió en matrimonio, le dio el más precioso anillo de oro blanco y dispusieron todos los preparativos para casarse en la catedral.

El día de la boda, Claudia no podía lucir más hermosa. Traía un largo vestido blanco con encajes y una corona de azahares en la cabeza, que la hacía parecer aun más pura y virginal de lo que era.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

En compañía de sus padres y su hermana, se dirigió hacia la iglesia en la que Rodolfo debía estar esperándole. Cual fue su sorpresa, al darse cuenta de que el novio ni siquiera había llegado. Eso preocupó un poco a Claudia, quien miró con nerviosismo a sus invitados.

—Seguramente debe venir en camino —dijo, pensando que debía haber tenido algún contratiempo.

Pero los minutos pasaron sin rastro de él. Transcurrió media hora, una hora, dos… a esas alturas, el sacerdote miraba con pena a la novia y los invitados cuchicheaban sin disimulo.El reloj dio las doce del punto en día y Claudia dejó escapar un lamento desgarrador:

—¡Rodolfo ha muerto! —exclamó— De otra manera no se habría atrevido a faltar en este día.

La madre de Claudia, con lágrimas en los ojos, se acercó a su hija para quitarle el velo y llevarla a casa. En ese momento, algo extraño sucedió. Claudia sonreía de una manera muy dulce, como si ya no le importara que la hubieran plantado en el altar.

—¡Vamos a casa a comer y a beber! —dijo frente a los invitados— ¡Hay que brindar por este día feliz!

La gente la acompañó por lástima y el banquete de bodas se llevó a cabo. En la celebración, Claudia bailó y rió como si todo estuviera en orden. Al final, se despidió de su familia con la mirada perdida.

—Me voy, que Rodolfo me está esperando —decía, haciendo derramar lágrimas a sus amigas y preocupando a su madre.

Desde ese momento, ella no volvió a ser la misma. Los años pasaron, pero Claudia seguía sumida en su locura, paseándose del brazo de un imaginario Rodolfo o confundiendo a los hombres que le gustaban en la calle con él. Siempre vestía de forma estrafalaria, con sombreros de ala ancha, vestidos anchos y numerosas joyas. Quienes la veían en el centro de la urbe comenzaron a llamarla, “la loca Zulley”, pues había perdido la razón a causa de su corazón roto.

Dicen que hoy en día, en ciertas noches oscuras, aun se la puede ver deambulando con el rostro pálido y la mirada extraviada.

 

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (15 votos, Calificación: 7,40 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Erika GC

Te Recomendamos: