La Maldición de las hermanas (1era parte)

Publicado por Un Fan del Blog

Cuento enviado por Silvanna Hincapie (fan del blog)

La Maldición de las hermanas (1era parte): Alma en pena

Prologo

-vamos ¡corre! corre Emma, ¡corre!- dijo Emily saltando

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Emma estaba hipnotizada viendo una mariposa amarilla que revoloteaba por allí

-¿qué te pasa?…- pregunto Emily con preocupación a su gemela

 

Capítulo 1

Emily se despertó con unos cuantos rayos de sol que entraban por su ventana; sora, el gato que compartía con su hermana gemela, estaba profundamente dormido en su larga pierna.

 

Abrió lentamente sus rasgados ojos, se sentó en su cama y comenzó a acariciar a su gato para despertarlo

 

-jmmmmmm, mis padres no están, ahhhhhh (bostezo), jmmmm, tuve el mismo sueño que tengo cada 13 de agosto desde que tengo memoria- dijo Emily mientras cogía a sora y lo arregostaba en la almohada, lo miro un par de segundos y se levantó de la cama para dirigirse al cuarto de su hermana. Antes de abrir la puerta organizo su arrugada pijama, verde agua con huellitas, entro al cuarto de su hermana, la encontró dormida bocarriba, miro el techo del cuarto de su hermana, estaba lleno de estrellas que brillaban en la oscuridad, corrió desde la puerta de la habitación de su hermana hasta la cama, se arre costó a su lado, voltio su cabeza y le dio un beso en la mejilla, Emma volteo su cuerpo hacia Emily y la abrazo

– hola hermana, feliz cumple años n°13, como siempre me despertaste, ¿cómo estás?… volviste a soñar con…- Emily interrumpió su frase callándola y mirándola fijamente -no lo digas, y si, si soñé con… eso

Emma se paró y se dirigió a la puerta y con los ojos le hizo una seña, Emily se paró y salto hasta la puerta

-La que llegue primero a la cocina- dijo Emma

– vale- contesto Emily con una gran sonrisa en su rostro – la última que llegue sirve el desayuno

Abrieron la puerta y ambas comenzaron a correr, doblaron después del pasillo, bajaron las escaleras, Emily cayó al piso mientras  su gemela pasaba del salón a la cocina, Emily se levantó y camino a la cocina

-Ja, llegue primero-dijo Emma con un tono gracioso, el cual hizo reír a Emily

Emma, como de costumbre, se sentó en su lugar  favorito de la mesa el cual quedaba al lado de Emily y de su madre y comenzó a cantar

-jmmmm…. ¿Triz o choco crispís? –grito Emily desde la cocina

-TRIZ- le contesto Emma cantando en tono desafinado

Emily sirvió el cereal y lo llevo a la mesa, en la cual había una caja de leche, y sus dos tazones

-EL COLE- grito Emma con la boca llena y totalmente alterada

-ahhhhhh, si, come rápido pero sin ahogarte- dejo Emily sonriendo, lo cual le hizo recordar que un par de meses antes por el apuro de llegar a tiempo a la escuela Emma se embutió todo el cereal y termino atragantándose

Cuando ambas habían terminado, cada quien se fue a su habitación a vestirse, Emily bajo a la sala, cogió su mochila

-Emma…. ¿Estas lista?, ya me voy- dijo Emily, pero… su hermana no contesto, y preocupada Emily tiro su mochila sobre la mesa del comedor, subió las escaleras y abrió de golpe la puerta del cuarto de su hermana.

– Emma… (Jadeo)…. ¿dónde estás?- grito Emily casi llorando

-…por aquí…- contesto Emma

-¿Dónde?

-en… en el baño- contesto su hermana. Emily camino rápido esquivando toda clase de objetos y entro rápido en el baño

-¿¡QUE RAYOS ESTAS HACIENDO!?-grito Emily alterada

-me pinto las uñas- respondió Emma mientras trataba de hacer algo en una de sus uñas

Emily se dirigió hacia Emma y bruscamente halo de ella, haciendo caer el barniz

-pince, vamos a llegar tarde; cuando lleguemos del cole, te las pinto, con dibujitos, como a ti te gusta, ¿vale?- dijo Emily acariciándole la mano

-vale- Emily abrazo a Emma y la cogió de la mano para llevarla hasta la salida de la casa

Emily recogió su bolso y cogida de la mano de su hermana se fueron al colegio

***

El día transcurrió igual que todos los días de su trágica existencia, según Emily, ella era un error, y lo único que la reconfortaba y la hacía feliz era su hermana Emma, que para ella fue lo mejor que le paso en toda su vida.

Cuando llegaron de la escuela, Emily con una sonrisa falsa le dijo a su hermana

-Vamos, arréglate, para… poderte pintar las uñas-

-SIIIIII- dijo Emma saltando hacia su habitación

Rápidamente Emily corrió a su habitación y se encerró con seguro, se tumbó sobre la cama ahuyentando a sora, y de la nada empezó a llorar. Ella no entendía por qué su vida era así, solo con 13 años y con depresión, nada tenía sentido, ¿cierto?

Como de costumbre limpio sus lágrimas, encendió su laptop y comenzó a grabar. La única forma de desahogarse era hacer videos y subirlos a YouTube, diciendo como le fue en el día y como se sintió. En este video se le ocurrió hablar sobre las críticas e insultos que recibía todo el día, o de las burlas que le hacían por el mero hecho de subir videos a YouTube, Emily hacia que todo sus salón, excluyendo a su hermana que no estaba enterada de esto, tuviera de que hablar lo cual hizo que tuviese un nuevo apodo, Emily la loca.

 

Capítulo 2

-¡EMILY, EMILY!- Emma gritaba, mientras tocaba la puerta

Emily abrió sus ojos, se volteó y encendió su móvil para ver la hora

-6:25 am- susurro-oh, no le ayude a Emma a pintar sus uñas-se levantó rápidamente de la cama y camino hacia la puerta, sintiendo el helado piso bajo sus desnudos pies. Emily abrió la puerta y vio a Emma sentada al frente de su habitación

-pince… ¿qué pasa?- dijo Emma entre un gran bostezo- dime- dijo arrollándose para ver mejor a Emma

-Emy…no puedo dormir- dijo Emma abrazando a su unicornio de peluche favorito

-¿y por qué me despiertas? ¿Dónde están papá y mamá?-

-están dormidos… pero quiero dormir contigo. Emily cogió de la mano a su hermana y la guio hasta su cama, en la cual Emma se arre costó y Emily se arre costó al otro lado de la cama y le tomo la mano a su hermana; ambas quedaron profundamente dormidas

***

Un año después

Emily como de costumbre saco una cajita mediana que tenía bajo su cama, la puso encima de su cama  y saco un simple y arrugado libro que tenía como nombre de portada “las experiencias de Emily”, era su diario. Emily cogió un lápiz y empezó a escribir

“12 de agosto de 2015

Hoy mamá me levanto temprano, y tenía de sorpresa… mi desayuno favorito panqueques…. esto era muy raro… pero bueno, sin salirme del tema. Me llevaron al auto; sinceramente pensé que me llevarían a un parque o a salir a pasear en metro pero no fue así durante todo el recorrido mi padre no dejo de sonreír, todo fue demasiado incómodo. Llegamos a un estilo de hospital para niños, cuando bajamos del auto mi padre no sonreía, ahora tenía cara de tristeza. Le pregunte varias veces que era lo que le pasaba pero él nunca contesto.

En la entrada había un hombre alto, con un traje que, en mi opinión, era raro aunque no le di mucha importancia. Ya adentro de este horrible lugar, llegamos a una habitación en la que se encontraba un hombre sentado detrás de un enorme escritorio, sin dudarlo, ni saludarme dijo: -eres Emily… jmmmmmm, si Emily romero, ¿o me equivoco? Y miro unos papeles fijamente- que tenía en una carpeta

No fui capaz de responder, aunque no creo que esa allá sido la intención de la pregunta, pero su mirada era perturbadora y escalofriante.

Estuve todo el día sentada en una silla, escuchando estupideces sobre mi comportamiento. Luego de un rato de un intento fallido de lavarme el cerebro, me pidieron que saliera de la habitación y que esperara en el auto, mientras mis padres hablaban con ese hombre y una maldita larga hora después mi padre apareció por la puerta del hospital, y sin pronunciar ni una sola palabra encendió el auto”

Emily sintió que abrían la puerta y rápidamente cerro la el diario y lo metió en la cajita y lo puso bajo la cama.

-hija ¿Cómo estás?- dijo su madre arre costándose en la cama de su hija con un poco de tristeza en el tono de hablar triste

-bien… creo, igual no importa cómo me sienta yo- contesto Emily con ganas de llorar

– ¿estás bien? – pregunto la madre tratando de descubrir que pasaba

– ya te lo dije que importa- respondió su hija malhumorada- ya mamá deja el tema; ¿qué venias a contarme?

– ah, nada, es que tendremos que mudarnos

-ah, bueno igual no me importa, de igual manera no tengo amigos, bueno solo a Sabrina, pero igual solo la veo cuando voy al hospital- dijo desanimada Emily

– ok- se preocupó su madre- te levantare mañana a las 3:15 am, procura dormir bien

La madre se le quedo mirando por un rato, se levantó de la cama y salió de la habitación

 

Capítulo 3

Emily no fue capaz de dormir, no hacia si no pensar en la estúpida mudanza, se levantó  y saco su diario

“13 de agosto 2015

No soy capaz de dormir, lo cual es bueno, ya que no tendré ese estúpido sueño que tengo el día de mi cumpleaños, pero… creo que necesito desahogarme… necesito… quiero matar”

Emily coloco una alarma en su móvil para las 2:00, e intento dormir pero no lo logro, sintió que abrían la puerta y serró los ojos para que creyeran que estaba dormida

-Mi amor, despierta- dijo su padre

Emily se levantó, encendió la luz, y de nuevo organizo su pijama y cruzo el pasillo para llegar a la habitación de su hermana, pero antes de tocar la perilla, su madre la detuvo poniéndole  una mano en el hombro

-¿a dónde vas cariño?, no despiertes a tu hermana- le dijo su madre mirándola de una forma extraña

Emily miro a su madre confundida y fue a su cuarto a organizarse; se bañó, se puso su mejor vestido (el cual era blanco con puntos naranjas), cogió su maleta y empaco todo lo importante para ella, entre ello su diario. Salió de la habitación

***

En el auto Emily comenzó a escribir en su diario

“14 de agosto 2015

El viajes largo, sin sentido, sin rumbo, no entiendo nada, todo está revuelto. Primero no me dejaron levantar a mi hermana; segundo en el auto solo hay maletas mías. Tercero mi madre a preparado mi desayuno, el cual solo prepara cuando se acuerda de mi existencia

En ese momento todo pasó rápido, el carro freno muy fuerte, Emily se dio cuenta de que en realidad no se iban a mudar si no que la llevarían a otro lugar, por el frenazo Emily se dio un golpe muy fuerte y murió casi al instante

-¡Emily! Por dios, ¡Emily!- gritaba el padre corriendo hacia el cadáver que se encontraba en la parte trasera de su auto, cogió su celular y llamo a su esposa

***

-¡no lo puedo creer, no puedo!- lloraba a gritos Emma desde una sala de hospital

***

El funeral de Emily no fue muy especial, solo se presentaron la madre, el padre, Emma y el sacerdote. En el cementerio había un gran silencio. De la nada empezó a llover, las rosas blancas que habían en la tapa del ataúd de Emily se desvanecían poco a poco con la tierra

-Emily, te quiero mucho hermana- grito Emma cayendo al suelo, arrodillada comenzó a golpear el suelo sin compasión. Detrás de ella se escucharon unas risas, volteo a mirar rápidamente y vio a los chicos que molestaban a Emily.

Emma con mucha rabia, se levantó del suelo, cogió una pala y comenzó a golpear a uno de los chicos sin compasión alguna

-¡vasta, vasta, vasta ya Emma!- gritaba su padre intentando quitarle la pala, lo logro pero Emma rápidamente corrió hacia aquel chico y comenzó a pegarle patadas, reventándolo, haciendo que le sangrara por la boca

– ¡todo esto fue por culpa de ustedes! ¡TODO!- gritaba Emma de una forma que nunca había gritado, la mirada de Emma era vacía, llena de lagrimas

 

Capítulo 4

Dos años después

Sabrina y Emma estaban sentadas en la hierba, del patio de la casa de Emma Sabrina estaba comiendo una paleta de mora, y Emma estaba arre costada en sus piernas llorando

-Emma, sé que has estado muy deprimida desde la muerte de tu hermana, la cual no has podido superar- dijo Sabrina haciendo énfasis en la última parte- ummm- Sabrina Saborío su paleta- ¿qué te parece si la llamamos?- pregunto Sabrina en busca de una respuesta

-no lo sé- Emma dudo un momento- ¿…pero como lo hacemos? Dijo al fin mientras desataba sus cordones

– ¡yo tengo una ouija!- dijo Sabrina con entusiasmo

– vale, pero… nada, vamos ya- dijo Emma un poco asustada

– si- Sabrina acabó su paleta y ayudo a parar a Emma

***

-¿vamos al sótano?- pregunto Sabrina

– me da miedo- contesto Emma llevando un mechón detrás de su oreja

-ah ya, y ¿no te da miedo el hecho de haber llevado a un chico al hospital a punta de patadas?- dijo sobrina en tono de burla

– bueno vamos- contesto Emma sonriendo

Bajaron al sótano, encendieron la luz, la cual no iluminaba mucho que se dijese

Comenzaron a llamarla, fracaso tras fracaso, llego el momento en el que Emily dio una señal

-Emily, hermana, ¿estás aquí?- pregunto Emma; ambas vieron que la tabla se movió hacia el si

– si de verdad eres Emily… dime ¿qué edad tengo?- pregunto Sabrina un poco nerviosa, (Emily debía saber porque ellas eran amigas, se conocieron en el hospital) la ficha se movió respondiendo “14”, Sabrina al ver que respondió correctamente salió corriendo del sótano dejando a Emma sola; Emma asustad tiro la ficha y corrió tras Sabrina

-oye… – dijo Emma recuperando el aliento- ¿porque saliste corriendo?- dijo al fin de unos segundo gritando y sudando

– es que entre en pánico, y no…- en ese instante Sabrina paro de hablar y comenzó a mirar a Emma fijamente

– ¿Qué pasa?- pregunta Emma aún más asustada

– ¿escuchas eso?- pregunto Sabrina con la piel erizada

– que… la lavadora… se encendió sola- dijo Emma nerviosa

-sí, y la lava… lavadora está en el… sótano- dijo Sabrina gritando la última palabra

– tranquilízate, solo hay que bajar y apagarla- dijo Emma, tratando de tranquilizar a Sabrina

-NO BOY A BAJAR- grito Sabrina llorando

Sabrina se volteó y salió corriendo, fue hacia la puerta y salió de la casa

Emma comenzó a llorar, no era capaz de moverse

***

Tres semanas después

Sonó el móvil de Emma

-¿hola?- pregunto Emma

– Emma necesito que vengas ahora- dijo la madre de Sabrina, demasiado alterada y con la voz llorosa

-ok, voy para allá- contesto Emma

Cuando Emma entro a la casa de Sabrina, todo estaba lleno de policías y una ambulancia al frente de la casa de Sabrina

Emma sin dudarlo subió a la habitación de Sabrina y se encontró una espeluznante escena

 

La habitación de Sabrina tenía una cinta que decía “no pasar”, había muchos médicos, y en el interior todo el cuarto estaba lleno de sangre, y Sabrina muerta en el piso mirando hacia la puerta, con una mirada vacía y de horror, su rostro estaba muy pálido y tenía la boca abierta, como si  hubiera gritado.

La cama estaba manchada de sangre y en la pared decía “aún estoy aquí” escrito con sangre. Emma no tenía palabras para describir lo que sintió cuando vio a Sabrina la estaba mirando fijamente a ella y que el mensaje era una advertencia de Emily

 

Capítulo 5

Emma no asistió al funeral de Sabrina, ya no podía aguantar otro funeral y menos, después de haber reventado a una persona. Sus padres si asistieron al funeral. Por obvia razón Emma quedo sola en casa

A Emma la mataba la curiosidad de saber que pasaba de verdad. Así que se dirigió al cuarto de Emily. Cuando entro, estaba igual que la última ve en que había visto viva a su hermana se tumbó en la cama de Emily y comenzó  a llorar y a recordar todo lo que habían pasado juntas. Emma dejo caer su brazo, rozando el suelo, de repente sintió un objeto algo extraño bajo de la cama de Emily. Hacia demasiado frio, parecía un refrigerador. Emma se levantó y se arrodillo y miro bajo la cama; vio una caja de madera decorada con pegatinas que Emma le había regalado a Emily. Emma cogió  la caja y la coloco ben la cama, la abrió lentamente y vio que salieron cucarachas. Emma grito y cayó al piso dándose un golpe muy fuerte en la cabeza

-¡¡¡¡¡¡MIERDA!!!!!!!- grito Emma sobándose la cabeza

Emma se levantó del suelo y brinco hasta la cama, quedando encima de la caja

-ok nada va a pasar- dijo Emma tratando de tranquilizarse

De nuevo abrió la caja y esta vez no salió nada, solo había un diario

-no, no puede ser, el diario de Emily- dijo Emma reventando en el llanto- “las experiencias de Emily”- Emma metió la mano en la caja y sacó el diario

-¡hija llegamos!- grito la madre desde la puerta de la entrada de la casa

Emma se asustó y escondió el diario en su suéter y colocó la caja debajo de la cama, pero esta vez al meter la caja sintió que una mano huesuda la agarro

-¿Emily eres tú?-pregunto Emma con voz de emoción; recordó que durante una temporada Emily sufrió de anorexia

La mano la soltó y ella salió corriendo de la habitación, saco el diario y lo guardo bajo la almohada, saco su celular y empezó a escuchar música para disimular

-¡hija te compre helado!- dijo la madre entrando en la habitación

-ah, te acordaste de mí, ¡qué bueno!- dijo Emma sarcásticamente

-mmm-la madre con tristeza le respondió – te lo dejo en el refrigerador, la madre se dirigió hacia Emma y le dio un beso en la mejilla- te amo- dijo la madre con tristeza- te quiero mucho aunque no lo creas- la madre se volteó y salió de la habitación

– Y  ¡A EMILY TAMPCO LA QUERIAS!- grito Emma, la madre volví a entrar a la habitación y llorando le contesto –sí, también la amo demasiado, mi amor no es mi culpa no mantenerme a cada rato en la casa, trabajo por ti, estoy con tu papá por ti, me dejó golpear de el por ti y por tu hermana, para que estuvieran y tuvieran todo los antojos que han tenido hasta el día de hoy- termino sumergida en un mar de lágrimas, se volteó y salió del cuarto

 

Emma se quedó pensando en lo que había hecho poner así a su mamá y lo desagradecida que ha sido toda la vida

***

A la mañana siguiente Emma madrugo para comenzar a leer el diario de su hermana

Emma acaricio a sora y se acomodó en su cama, sacó el diario que estaba envuelto con el suéter que llevaba el día anterior bajo la almohada, lo desenvolvió

-¿preparada?-se preguntó a si misma- si, y puedo- dijo Emma con entusiasmo, empezó a leer

 

“24 de febrero 2013

Hoy tuve una pelea con una chica que odio, lo cual no era extraño suelo pelearme con ella, pero esta vez se pasó de la línea así que agarre una piedra y la golpee sin piedad, sin mentir me gusto, esa sensación… simplemente es difícil de explicar… es una sensación extraña, simplemente n puedo describirla, pero era… era… fantástica”

 

Emma con un poco  de curiosidad miro un poco más atrás

“hola me llamo Emily, y creen que soy una asesina”

“15 de noviembre 2014

Mis padres me han castigado en mi habitación, no sé por qué, pero este es el mejor lugar para esconderme de las voces e insultos de afuera

Cada noche n puedo evitar descontrolarme y golpearme, mis padres vienen corriendo con agujas y me las encajan en el cuerpo haciendo que sangre cada noche, creo… que n les importa mi dolor”

“4 de enero 2015

Cada día es cruel, es terrible estar aquí”

 

“11 de agosto 2015

Hoy me hicieron unos “supuestos” análisis, lo único que hicieron fue lavarme la mente con estupideces”

Emma impactada devolvió unas cuantas hojas y vio otra fecha que estaba un poco borrosa

 

“28 de octubre 2014

Pasan días y días intento hablar con mis padres, pero… al parecer no me hacen caso, no tengo nada de comer y me dan medicamentos, lloro cada noche hasta quedar dormida”

 

“31 de octubre  2014

Esta vez no quieren torturarme, quieren ¡MATARME!, escuche a mis padres decir que ya no me soportaban”

Emma suspiro y abrió la última página que decía “Emma si lees esto, espero que me perdones, te amo” Emma no pudo evitar llorar; guardo el diario bajo su almohada y saco su móvil y comenzó a ver las fotografías que tenía en la galería con su hermana

***

Emma salió de su habitación y fue a la habitación de su madre, se dirigió a la cama y dejo una nota que decía “voy a salir, no se preocupen” Emma salió de la casa, tomo el autobús que la llevaba al cementerio

Cuando lleg, se dirigió a la tumba de su hermana, saco de su bolsillo un escapulario y comenzó a rezarle

Estuvo un largo rato en el cementerio rezándole y hablándole. Emma se despidió de la tumba de Emily y se dirigió al lugar en donde murió su hermana. Todo estaba solo, frio y en silencio. No había autos, ni personas, ni animales

Emma comenzó a caminar y sin rumbo, recordando en lo que decía en el diario, como podía su hermana Emily tener un lado tan siniestro y psicótico. No podía que ella había matado a aquella chica, en la que un tiempo estuvo “desaparecida”, Emma no sabía lo mucho que sufría Emily en silencio

Emma sorprendida, se dirigió al bosque casi por inercia, con un poco de miedo, Emma llamo a su padre, pero no tenía señal y ahora encima estaba perdida

***

Emma llevaba 5 días desaparecida, sin rastro de ella, solo esa pequeña nota que dejo en la alcoba de sus padres

Son el teléfono y la madre preocupada contesto

-¿hola?- dijo la madre jugando con el cable del teléfono

-hola hemos encontrado a su hija, Emma romero

-dios, gracias- suplico la madre

-fue encontrada en un bosque al noreste  de la ciudad

-y ¿Cómo está?- le preguntó su madre con preocupación

-está bien, cuando la encontramos tenía el rostro horrorizado y estaba posición fetal, pidiéndole a dios misericordia

***

Emma estaba en el hospital y comenzó a soñar con algunos recuerdos, pero el más aterrador fue el último

cuando Emma tenía miedo, Emily la entraba en su habitación y dormía con ella o a veces, cuando Emily estaba triste, iba a la habitación de Emma y se arre costaba en el suelo junto a la cama de Emma; su madre tomo medidas a esto y coloco ambas camas en una sola habitación, cuando llovía ambas gemelas se tomaban de la mano y así pasaban la noche; unas noches después de la muerte de Emily, Emma invito a Sabrina a una pijamada, y para esto la mamá de Emma llevo la cama de Emily al cuarto de Emma, esa noche llovió y ambas se tomaron de la mano para no tener miedo. A la mañana siguiente en el desayuno Emma le dijo a Sabrina que muchas gracias por tomarla de la mano en la noche, la madre muy preocupada les pregunto que si habían movido las camas de su sitio original, ambas respondieron que no, la madre muy asustada les dijo que le parecía muy extraño, ya que ambas camas estaban a 1.45 m de distancia, y que no cree que hayan hecho eso, las dos niñas fueron a comprobar esto; cada una se acostó en la cama en la que habían dormido la noche anterior, estiraron sus brazos, y comprobaron que era totalmente imposible cogerse las manos, y mucho menos rozarse los dedos, al parecer los vivos no eran los únicos que tenían miedo esa noche

 

Emma de repente despertó y se encontró en un lugar completamente blanco, miro a todos los lados y se encontró con su padre dormido en una silla dormido. Emma se levantó de la cama y volteo hacia atrás y se vio a si misma acostada en una camilla, profundamente dormida, pálida, con intravenosas y exigen; asustada corrió hacia la camilla y se abrazó a sí misma, al siguiente segundo se despertó sudando y con el corazón a mil, lo cual hizo que el electrocardiograma comenzara a pitar muy rápido. Su padre se despertó y salió corriendo de la habitación, cuando volvió entro con unas enfermeras y un doctor

-está bien, solo fue una pesadilla- dijo el médico alumbrándole con una linterna los ojos de Emma

Flash back

Emma estaba en el bosque, iba a llamar a su padre, pero recordó que no tenía señal y estaba perdida. De repente Emma escucho a alguien cantándole dulcemente “Emma, Emma” repetía la voz, Emma asustada miro a todos lados, pero cuando detuvo su mirada vio a Emily al frente de ella, Emma se tapó la boca, intento gritar, pero no fue capaz, pronto su grito se convirtió en sollozo. Emily estaba demasiado pálida casi blanca, tenía su vestido blancos con puntos naranjas pero esta vez lo tenía roto y sucio, y su pelo corto y liso, igual que lo tenía cuando murió

-¿Emma me recuerdas?- dijo Emily sonriendo, su mirada era… era negra, tenía los ojos negros y el maquillaje regado, como si hubiera llorado mucho

-Emily… hermana- dijo Emma suavemente y con la voz temblorosa

Emily sonrió y comezón a gritar y a deformarse. Emma salió corriendo, hasta que se cayó por un peñasco. Lastimada y con dolor en todo su cuerpo, se arrastró hasta el rincón del peñasco, unos minutos después comenzó a llorar y a rezar

Fin flash back

Emma ya estaba cansada de tener que escaparse de Emily. Se acostó a dormir. Tenía miedo, recordó que cuando era más pequeña encendía su lámpara de noche cuando tenía miedo; Emma hizo esto, y empezó a quedarse dormida, pero de un momento a otro vio una sombra pasar, se sentó e inmediatamente escuchó un susurro

-gracias por encender la luz, me ayudaste a encontrarte más rápido, prince-

***

6:30 am 13 de agosto del 2016

Emma se despertó asustada y sudando

-joder- grito Emma al despertar-acabo de tener el mismo sueño que tenía Emily cada 13 de agosto- Emma saco de debajo de  su almohada el diario, comenzó de nuevo a leer, pero noto algo inusual, el diario tenía algo nuevo escrito

“13 de agosto del 2016

Felices 15 años hermanita, ah por cierto mira en el closet, toca 3 veces”

Pero la nota no estaba escrita, si no cosida… con cabello, no sintió el pelo caer en su cintura, rápidamente toco su cabeza y noto que lo tenía más muy corto y disparejo

 

Capítulo 6

Emma se dirigió al closet con un poco de susto, con miedo a saber que había adentro abrió lentamente la puerta del cuarto de Emily y fue hacia un rincón oscuro donde estaba ubicado el closet antes de tocar observo los últimos recuerdos de su hermana, se dio la vuelta y toco una vez, escucho un ruido adentro del closet, toco por segunda vez volvió a sonar este extraño ruido, per a comparación de la primera vez este son más fuerte y a la ves este empezó a sacudirse fuertemente, toco por tercera y última vez, el closet se abrió de repente, ella cayó al suelo, un poco asustada y con la vista nublada miro hacia el closet

 

Flash back

Lastimada y con dolor en todo su cuerpo, se arrastró hasta el rincón del peñasco y se puso en posición fetal. Emma parpadeó, al abrir los ojos se encontró con su hermana flotando frente a ella, tenía la boca cosida con cabello, rápidamente mando su mano a suaves no sintió su pelo

A Emily se le descosía boca –hermana vuelve conmigo- dijo dulcemente y con una gran sonrisa en su rostro; tenía la misma ropa con la que murió

Emma se levantó lentamente y dolorosa estiró su brazo hasta Emily luego las luces se apagaron

Fin flash back

 

Mir hacia el closet, vio un cuerpo pero no lo reconoció, eso le hizo ver una escena que quizás jamás estuvo en su mente

Flash back

Emma se encontraba acurrucada en el closet con un largo vestido negro, afuera vio una niña de tres años llorando que era igual a su hermana, al parecer se devolvió en el tiempo al día de su funeral, no se encontraba en el closet estaba en el ataúd

Miro hacia atrás, ahora estaba en el closet miro a la habitación de su hermana que le hizo una señal de despedida

-hermanita ya podremos descansar en paz- dijo Emily cerrando las puertas del closet dejando a Emma adentro, desde ahí todo se puso oscuro

Fin flash back

 

Capítulo 7

Emma vio a Emily a su lado y recordó todo lo que habían pasado juntas, aunque esta vez solo había una pequeña cantidad de recuerdo siendo el último la escena del entierro

Emily ayudo a su hermana a pararse, luego se abrazaron y juntas caminaron hacia el túnel blanco

 

13 de agosto

Se escuchan muchas veces, pero una resalta y dice

-felicidades son gemelas

“…estas niñas están condenadas  a repetir su propia historia…”

 

12 años después

Emily, Emma y Sabrina estaban en la finca del padre de Sabrina jugando en el campo con un platillo volador. Emma tiro el platillo

-vamos ¡corre! corre Emma, ¡corre!- dijo Emily saltando

Emma estaba hipnotizada viendo una mariposa amarilla que revoloteaba por allí

-¿qué te pasa?…- pregunto Emily con preocupación a su gemela

-nada solo creo que algo malo, muy mal va a pasar este año- dijo Sabrina mirando fijamente a Emma

¿Te gustó? ¿Lo compartirías? ¡Muchas Gracias!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (96 votos, resultado: 8,50 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Un Fan del Blog

Te Recomendamos: