Creepypastas Terroríficas

La maldición del jarrón Basano

Esta leyenda habla sobre un hermoso jarrón hecho de plata tallada durante el siglo XV, y es un objeto del folclore italiano que continúa asustando a cientos de personas. Se cuenta que el jarrón fue elaborado para una novia italiana como regalo de bodas, en un pueblo del norte cerca de Nápoles. En su noche de bodas, la joven fue encontrada en el piso, agonizando y aferrándose su florero.

Justo antes de morir, prometió regresar y cobrar venganza. Después de su fallecimiento, el jarrón fue heredándose entre los miembros de la familia. Todos murieron por circunstancias misteriosas hasta que, finalmente, el objeto fue colocado en una caja y escondido en un lugar secreto.

Agunas personas aseguran que se enterró en un terreno bendecido por un sacerdote, otros, dicen que simplemente desapareció para ser redescubierto en 1988.

Según la leyenda, había un trozo de papel pergamino dentro del florero con el siguiente mensaje: «Cuidado. Este florero trae la muerte».

La advertencia fue descartada, el jarrón se vendió rápidamente en una subasta por cuatro millones de liras y su reinado de muerte continuó. El comprador, un farmacéutico local, murió misteriosamente solo tres meses después de adquirirlo. Su familia lo vendió entonces a un destacado cirujano que no creía en cosas como los objetos malditos. Murió dos meses después, a los 37 años.

Después de un corto período de tiempo, el jarrón fue vendido nuevamente a un arqueólogo, que lo compró para su propia colección privada. Tres meses más tarde falleció de una infección desconocida. Su familia intentó volver a venderlo, con muchas dificultades. Para ese entonces, el objeto ya era famoso por su mala reputación y se lo consideraba de mala suerte.

Si bien no pudieron recuperar los cinco millones de liras de su valor inicial, al final lograron deshacerse de él.

Hasta ahora, se sabe que el jarrón ha sido rechazado por varios museos, que se han negado a tomarlo debido a la maldición que pesa sobre el. Hasta la fecha, varios periódicos han informado que la policía local lo había enterrado una vez en un sitio no revelado. Algunas fuentes afirman que fue colocado en un ataúd de plomo y sepultado en los terrenos de un antiguo cementerio, donde ya nadie cava para guardar a sus muertos. Quienes creen en supersticiones, y sobre todo quienes son de aquel pueblecito en Nápoles, esperan con todo su corazón que jamás sea desenterrado.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (4 votos, Calificación: 6,25 de 10)
Cargando…