La muñeca de trapo

Publicado por Erika GC

Cuando entré a la universidad, busqué un piso que estuviera cerca de las instalaciones del campus. Yo venía de una provincia pequeña y era la primera vez que vivía sola en la gran ciudad, lo cual me hacía mucha ilusión. Al final alquilé un departamento pequeño y con dos dormitorios, junto a otra compañera que asistía a la misma institución.

Entre ambas apenas y nos apañábamos para completar el gasto, pero estaba bien. El barrio era tranquilo, la convivencia pacífica y podíamos ir todo el tiempo a fiestas en la zona, ya que era un vecindario para estudiantes.

Un día, mi compañera trajo a casa un curioso adorno para decorar. Era una muñequita de trapo vestida de manera anticuada, con falda larga, una blusita blanca y una capa sobre los hombros. Tenía una gorro sobre los cabellos que me recordó a las mujeres del siglo XIX. Lo más extraño es que su rostro estaba en blanco, no le habían dibujado facciones.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Mi amiga dijo que se la había encontrado tirada en la calle y como le pareció bonita, se la había traído. A mi no me pareció bonita en absoluto, pero de cualquier manera terminó sentada en una estantería del pasillo, justo afuera de nuestras habitaciones.

Esa noche, ella se fue de fiesta mientras yo me quedaba estudiando. Tenía un examen muy importante al día siguiente y no me podía permitir reprobar, ya había descuidado bastante mis notas.

Mientras pasaba las páginas de mi libro, escuché un sonido afuera y no le di la menor importancia.

Cuando algo se cayó al suelo, esta vez sí que me espanté y salí a ver que pasaba. Las cosas de la estantería se habían caído y encima de ellas se encontraba esa maldita muñeca. Mosqueada, recogí todo y a ella la dejé boca abajo.

Me metí de nuevo a la habitación y pensé en tomar una siesta. Mis párpados se cerraban y era más de medianoche.

Al poco rato de acostarme, escuché que la puerta se abría y lo primero que pensé fue que mi compañera había regresado. No oí sus pasos pero sí sentí que un lado del colchón se hundía, mientras algo se acercaba hacia mí. Algo pequeño y  ligero.

Cuando abrí los ojos, la muñeca estaba delante de mí y tenía la más horrible expresión dibujada en su rostro. Un rostro tan horrible, que me estremezco de solo recordarlo y que en ese instante me quiso hacer gritar. Pero yo no podía moverme. Todo el cuerpo se me había paralizado y mientras esa muñeca maligna me miraba, escuché una risita aguda que me puso todos los pelos de punta. Parecía que estaba viviendo un cuento de terror.

—Nadie te escucha —me susurró con una voz perversa.

Aterrorizada, cerré los ojos y comencé a rezar mentalmente, intentando ahuyentarla. Los minutos se me hicieron eternos hasta que a lo lejos, escuché el sonido de llaves en la puerta.

Cuando mi amiga entró, recién pude moverme y corrí hacia ella, llorando de terror.

Al día siguiente tiramos la muñeca.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (26 votos, Calificación: 7,73 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Erika GC

Loading...