Historias de Amor de Terror

La novia

Cuentan que hace mucho tiempo, en el pueblito mexicano de Tiltepec, en Chiapas, vivía una hermosa joven que desde niña había soñado con el día de su boda. Día y noche pensaba en el vestido blanco que iba a llevar, en las flores que sostendría en sus manos y la gran fiesta que se celebraría a las puertas de su casa. Y por supuesto, ansiaba conocer también al hombre afortunado que se robaría su corazón.

Así fue creciendo hasta convertirse en una muchacha muy guapa y pretendida, que finalmente cedió a los encantos de otro joven cuyo nombre se desconoce, pero era muy querido en el pueblo. Los dos disfruyaron de un noviazgo muy largo y feliz, hasta que decidieron que era momento de casarse.

Pletórica, la jovencita comenzó a disponerlo todo para el evento. La comida que se serviría y las personas a las que invitarían, las flores para decorar la capilla y la misa. Empezó también a elaborar su vestido de novia, con el encaje más fino que pudo conseguir en los alrededores; algo que no era sencillo, debido a la humilde situación de su pueblo. Pero la ocasión lo ameritaba.

A pocos días de la boda, la muchacha se estaba probando su vestido de novia, cuando le llegaron rumores de que su novio la estaba engañando con su mejor amiga. Ciega de celos, salió de su casa con el atuendo puesto y los encontró a ambos en plena aventura.

Loca de dolor, la joven novia cogió un palo y arremetió contra ambos, como poseída por un instinto asesino. A puros golpes les quitó la vida, manchando su hermoso vestido con su sangre.

Luego lloró amargamente por el joven al que tanto había amado y que la había traicionado.

Llegó el día de la boda que ya no iba a celebrarse, por lo que todos en el pueblo comenzaron a señalar y a burlarse de la joven. Incapaz de soportar la presión ella eligió suicidarse no sin antes lanzar una maldición sobre Tiltepec, condenando a todos los que se había burlado de ella a morir de las formas más atroces.

Dicen que esto se cumplió y que su espíritu sigue vagando por el pueblo, sin poder encontrar el descanso eterno. Aun llora por el amor perdido y por no haber podido ver su más grande sueño realizado: casarse de blanco en la iglesia.

Desde ese entonces, cada vez que las campanas de la iglesia retocan, marcando las horas desde las nueve de la noche hasta las tres de la mañana, se puede ver una macabra figura deambulando por las calles, enfundada en un vestido de novia largo y manchado de sangre. Un eco fantasmal grita a la distancia, “¡Qué vivan los novios!”, aterrorizando a las personas que se encierran a cal y canto en sus casas.

Si a alguna se le ocurre salir en medio de la noche, corre el riesgo de encontrarse con la novia espectral y ver como su alma es atrapada por la maldición de Tiltepec.

 

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (58 votos, Calificación: 7,53 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

Erika GC