“LA OUIJA” (SEGUNDA PARTE)

Publicado por Un Fan del Blog

Cuento enviado por: CAMILA ROMERO (fan del blog)

Esta es la segunda parte de “La Ouija”, si aún no lees la primera no entenderás esta. Lee la 1era parte del cuento de la ouija haciendo clic aquí.

***

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Fuimos a la casa de Ariana, si a nosotras nos pasó esto debió haberle pasado a las demás integrantes que jugamos. Aunque su casa quedaba un poco lejos, fuimos caminando ya que la casa de Lucía está apartada de la carretera y no hay cooperativas de taxis cerca.

Cuando llegamos ella nos dejó pasar, le contamos lo sucedido, pero ella se echó a reír… ¿Le parecía esto una broma?

– Chicas, no van a lograr engañarme con sus bromas, ya me han hecho bastantes y no voy a caer en esta – Nos dijo

Es cierto, le habíamos hecho varias bromas de este tipo y había caído en todas

-¡¿Estás hablando enserio?! – Le dije – No es una broma.

Pero no parecía que Ariana iba cambiar de opinión así que tomé a Lucía del brazo y salimos de esa casa.

***

Cuando llegamos, eran casi las 5:30p.m. Lucía abrió la puerta y entramos juntas. Nos quedamos sin decir o hacer nada, cada día me arrepentía más de haber jugado eso. La mamá de Lucía había dejado una nota diciendo que se quedaría a pasar la noche en la casa de una de sus amigas y que en el cajón dejaba dinero por si lo necesitábamos.

Me distraje por un momento viendo las cosas que rodeaban la habitación de Lucía, en eso, mi teléfono sonó, era un mensaje. Me quedé helada cuando ví de quien era, en la pantalla escribía “Paulette Betancourt”, pero el problema era que ella…..ya estaba muerta. Le mostré el mensaje a Lucía, era una nota de voz: “Hola ¿me extrañaron?”, se escuchaban risas en la nota de voz, no contesté, la voz sonaba idéntica a la de Paulette. Me asomé a una ventana, ya no sabía qué hacer, Lucía se había quedado paralizada del miedo, y no la culpo.

Minutos después sonó nuevamente mi celular, lo saqué y leí el mensaje: “¿Por qué te asomas a la ventana y no me respondes?”, mi respiración era cada vez más fuerte, me volvería loca en cualquier momento, Lucía vino junto a mí y se sentó en un sofá, me senté junto a ella y la abracé con todas mis fuerzas…en eso, mi celular volvió a sonar, otro mensaje de voz de Paulette: “Deja de ignorarme y respóndeme”- Lo decía entre risas. Apagué mi celular, dejando ver en el reflejo de la pantalla lo que estaba atrás de mí, no había nada raro, hasta que minutos después, ví a alguien parado, era Paulette, estaba justo detrás de mí, con la sonrisa que solía poner, tiré mi teléfono al suelo y dí un pequeño grito, me voltee pero no había nadie. Lucía se asustó mucho e intentó tranquilizarme, pero no sirvió de mucho.

-¡¿Qué tenemos que hacer para qué nos deje en paz?! – Grité al borde de llorar.

En eso, se escuchó un fuerte golpe en la parte de arriba de la casa, fuimos a ver qué era y lo que vimos no nos sorprendió mucho. Era el tablero, eso solo significaba una cosa, era una señal de que para librarnos de esto, debíamos jugarlo. Llamamos a mamá y le dijimos que traiga a Yuliana con el pretexto de que íbamos a hornear galletas.

Esperamos como cinco minutos para que mi madre llegara a dejar a Yuliana y a decirme que no iba a estar esa noche en casa, me dejo efectivo para que me regresara a mi casa en un taxi.

Entramos a la casa y llamamos a Ariana, pero no contestaba, así que, fuimos en un taxi con Lucía y con Yuliana para decirle que venga.

Cuando llegamos, abrimos la puerta y le dijimos a Ariana nuestro plan para hacer que esa cosa nos deje en paz, pero ella no lo aceptó, dijo que no volvería a tocar ese tablero nunca más y nos pidió que nos marcháramos.

Regresamos a casa y subimos a la habitación de Lucía, encendimos las luces y nos pusimos en círculo, pusimos nuestros dedos en la plancha y comenzamos...”¿Estás aquí con nosotros?”, preguntó Lucía, la plancha no se movía, pero luego de esperar unos minutos, la plancha se movió en “SI”,“¿Aceptarías un trato a cambio de que nos dejes en paz?”, dijo Lucía, la plancha respondió en “SI”. “Bueno, ehhh…Podemos traerte a un niño para que hagas lo que quieras con él… ¿Aceptarías?”, la plancha se movió en “SI”,luego en “ADIÓS” y segundos después se apagaron todas las luces de esa habitación, incluyendo el televisor que también estaba encendido.

Solo se escuchaban nuestras respiraciones agitadas, encendimos las luces…

-Ahora – Susurró Lucía –Hay que llevarle a un niño – Dije

Yuliana se empezó a reír.

– Por favor – Dijo – Ya nos dejó salir de su estúpido juego, no le traeremos a un tonto niño, si ya nos dejó libre, ya no puede volver a meternos en su bobo juego.

– Hay que traerle al niño – Dijo Lucía.

– Mis amigas me aseguraron que ellas ya habían jugado y habían hecho un trato y no lo cumplieron y hasta ahora no les pasa nada, y eso que ya ha pasado cerca de 2 años desde que jugaron – Dijo Yuliana.

Eso nos puso a todas a pensar, si a ellas no les paso, tampoco debe de pasarnos a nosotras. En eso mi celular comenzó a sonar, era Ariana, contesté.

– ¿Qué pasó Ariana? – Dije

– Solo llamaba para preguntarles cómo les va todo en su estúpido juego – Dijo

– No te burles Ariana, te puede pasar algo, ya nos pasó a nosotros – Le aseguré

– Si claro – Dijo entre risas.

En ese instante, empezaron a sonar varios ruidos en la otra línea, pregunté qué pasaba, y me dijo que se estaban cayendo los platos y lo que se escuchaba era el sonido de cuando se rompían, en eso se escuchó un grito muy fuerte y se colgó la llamada.

– Chicas algo le pasa a Ariana – Dije asustada.

Fuimos a la casa de Ariana pero no se escuchaban ruidos, como nosotras ya sabíamos, Ariana vivía sola, ya que sus padres están divorciados y su mamá estaba trabajando fuera del país, esperamos unos minutos a que Ariana nos abra la puerta pero nada, entonces recordé que Ariana siempre dejaba una llave escondida en el filo de la parte superior de la puerta, así que me paré en paré en puntillas y alcancé la llave, abrí la puerta y entramos, buscamos a Ariana y la encontramos sentada en un rincón con muchos moretones y su cabello estaba alborotado, le preguntamos qué pasó y ella nos dijo: -Cuando te llamé y tú me preguntaste que qué pasaba te dije que era el ruido de los platos quebrarse, dejé el teléfono en la mesa con la llamada sin colgar y fui a ver qué era lo que pasaba y ví a alguien que paso por delante de mí, y luego algo me tumbó, fue cuando grité, luego, sentí cómo algo se metía en mí, era como si se apoderara de mi cuerpo, y luego, unas voces que se escuchaban por las escaleras decían “TRAIGAN AL NIÑO”, no sé por qué lo decía, me levanté y fui a ver y entonces me jalaron de mis pies, pero los moretones aparecieron de la nada.

Me quedé impactada, bueno, todas lo hicimos, tratamos de consolar a Ariana, y en eso, se escuchó una voz que decía: “CON UN DEMONIO NO SE JUEGA, TRAIGAN AL NIÑO O NUNCA PODRÁN ESTAR EN PAZ”, lo decía en un susurro, nos quedamos paralizadas, y después de estar en silencio, todo lo que estaba en ese cuarto, libros, adornos, peluches, fotografías, etc se comenzó a caer.

Salimos corriendo hacia la puerta pero no abría, se escuchó nuevamente la misma voz que decía: “TRAIGAN AL NIÑO”, mientras los libros y todo lo demás seguía cayendo.

– Te traeremos al niño pero déjanos salir – Dijo Lucía.

En es todo paro, dejaron de caer las cosas, y la puerta se abrió con facilidad, salimos de ahí y Ariana dijo que la ayudemos a encontrar otra casa, ya que no quería volver ahí.

***

Ariana se había quedado durmiendo en mi casa. Nos despertamos y fuimos a buscar casas, hasta que encontramos una muy bonita, Ariana la compró y se mudó ahí.

Cuenta la leyenda que una madre y su hijo de 7 años se mudaron a la antigua casa de Ariana, se dice que un día después de estar ahí, el niño desapareció, y había una nota que decía “GRACIAS POR EL NIÑO, PUEDEN IR EN PAZ”, el demonio creyó que ese era el niño que las chicas le habían dado pero no era así, al final todo acabó, no hubo más cosas raras en la casa, todo había acabado.

¡GRACIAS POR LEER ESTA HISTORIA, ESPERO QUE LES HAYA GUSTADO!

 

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (54 votos, resultado: 9,57 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Un Fan del Blog

Te Recomendamos: