La puerta del Infierno

Publicado por Catt

Recuerdo que caminaba por las calles de Londres, cuando un día decidí cambiar mi ruta para conocer un poco más de la ciudad. Iba caminando escuchando de fondo a mis queridos Sex Pistols; cuando pasé por afuera de una casa abandonada. La fachada de la casa me gustó bastante y la curiosidad me mató así que decidí entrar, cuando iba subiendo por la escalera para poder quedar enfrente a la gran puerta con una enorme equis de color rojo, se abre la puerta y sale un hombre muy bien vestido, yo diría que es ejecutivo pero la pregunta es: ¿Qué hace acá?

El hombre me miró con cara de espanto y me pregunto: – ¿y tú? ¿Qué haces acá?, yo algo nervioso trato de responderle: – nada, lo que pasa es que tengo que dibujar una casa para mi trabajo de la universidad y esta me pareció perfecta. El hombre me miró con una mirada de desconfianza. Quedamos en silencio unos minutos y me dice: – Bueno entra, pero ten cuidado que esta casa está muy vieja y quemada, ¿Quemada? Dije yo un tanto atónito, ya que, la fachada de la casa estaba intacta. Mmm… me quedo mirando unos minutos y le pregunto: ¿Y usted? ¿ que anda haciendo por acá? ¿Es suya la casa? El hombre me mira pone su mano en uno de mis hombros y me dice con voz profunda: – Estoy acá por una historia que anda dando vueltas de esta casa. ¡¿Una historia?! Exclame, sí una historia ¿por? ¿Qué acaso te interesa? Me pregunta aquel hombre. Yo sin dudarlo dos veces respondo que sí.

Cuando entré a la casa me dio mucho calor y me di cuenta que la casa realmente estaba quemada, lo primero que le pregunte fue: ¿Por qué hace tanto calor? Él me mira y me dice: siéntate, escúchame y no me interrumpas yo solo respondí moviendo mi cabeza.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Hace tiempo en esta casa vivía una buena familia que fue corrompida por la necesidad. Él, un hombre ejemplar que poseía un buen trabajo y mucho dinero, la dueña de casa una hermosa mujer que tenía embobado a todo el barrio, una mujer que parecía una bella muñequita de porcelana, también tenían un hijo, un varón muy inteligente y a la vez muy vanidoso y tímido y por último, la pequeña y bella hija, Virginia una muchacha de tez blanca y con un don para tocar el piano, escucharla era un privilegio.

Se cuenta que la empresa en donde trabajaba el hombre, cuyo nombre ya no recuerdo, quebró y eso provoco que esa familia tuviera que disminuir sus lujosos gastos. Al comienzo no podían creer que su lujosa vida se caía a pedazos. Comenzaron a salir a la luz deudas ocultas así que no les quedo otra que vender todas sus cosas, solo se quedaron que esta casa.

Se cuenta que un día el hombre cuando guardabas sus pocas cosas que le quedaban, en cajas encontró un extraño libro que decidió abrir, al abrirlo una extraña presencia y un extraño olor se apoderaron del lugar, era él… ¡¿Quién!?, ¿¡Quién era!? Dije totalmente exaltado. ¡Cállate! ¡Te dije que no me interrumpieras! Me dice con un tono muy pesado, luego de mirarme de reojos continua con la historia. Era el príncipe de las tinieblas que con su voz profunda lo mira al hombre y le pregunta: – ¿Por qué me han llamado inmundo animal? Dicen que el hombre un poco nervioso le cuenta su historia el príncipe de las tinieblas, lo mira y le dice ja, ja, ja, inmundo humano te vi en la cima y yo te hice caer un alma como la tuya es perfecta para mi pequeña colección y ahora mi ayuda te daré y tu alma será mía, ¿Qué necesitas? Bueno, lo que necesito dijo el hombre es que me ayudes a reconstruirme mi vida, quiero mis lujos, mi fama, mi dinero. Dicen que el diablo lo miro de pie a cabeza, rasgó su camisa y le quemó en su pecho un extraño símbolo, cuando terminó de quemar al hombre el diablo le dice el sello está terminado, el pacto está cerrado lo pedido te será concedido.
Tengo que confesar que esta situación me está dando un poco de miedo, el hombre que me contaba la historia, la contaba de una manera que parecía que la estuviera viviendo.

El hombre se quedó callado por unos segundos y me dice: – ¿Quieres seguir escuchando la historia? Yo un poco asustado le digo: si, continúe.
Cuentan que esa familia tuvo tres años de lujos, fama y dinero. Recuperaron todas sus casas y cosas lujosas que habían vendido, pero era momento de pagar y satanás vino a buscar lo que era suyo por derecho. Una fría noche apareció en la casa del hombre exigiendo que se fuera con él. El hombre no quería abandonar sus riquezas así que cambio su alma por la de su hijo, el diablo la acepto y le dio más tiempo para disfrutar su vida.

A las puestas del infierno (Gates of Hell)

A los tres días de ese encuentro el hijo murió en un extraño y confuso accidente automovilístico, la madre del muchacho quedo completamente destrozada, no podía creer que su hijo favorito estaba muerto. Parecía alma en pena  por la casa, por todos los rincones de esta casa de día y de noche, cuentan que paso en vela cuatro días, al quinto día la hija la encontró  ahorcada en la pieza de su difunto hermano. El grito desgarrador de la bella muchacha se escuchó en todo el barrio. Esa familia se estaba cayendo a pedazos.

Esa noche el Príncipe de las tinieblas vino a buscar lo que le correspondía. El hombre estaba totalmente devastado había perdido a su hijo y ahora a su tan amada esposa, el hombre mira al diablo y le pregunta con un tono un tanto irónico: – ¿y tú? ¿Qué haces acá? ¿Qué quieres ahora? El diablo con una mirada llena de ira le responde: ¡vengo a buscar tu maldita alma! El hombre se levanta y le grita: ¡¿No te parece poco?! Acabo de perder a la única mujer que he amado en mi vida, ¡déjame en paz! El diablo enfurecido le responde: – cumple tu trato maldito bastardo, otra cosa, yo me lleve a tu esposa, ¡dos pájaros de un tiro! ¡¡Maldito bastardo!! Ella no, ella era mi vida dice el hombre entre lágrimas, no me interesa si era tu vida inmundo animal solo vengo a buscar tú vaga e inmunda alma. ¡¡No!! Grita el hombre quiero seguir aprovechando mi fortuna llévate a mi hija ella te puede ser útil. Hey! Le responde el diablo nunca había visto un hombre tan frívolo con su familia, está bien dijo el diablo me la llevaré.

El hombre pensó que disfrutaría un tiempo más de sus riquezas pero esto no fue así, el 11 de septiembre de ese año un brutal incendio destruyó esta casa llevándose a Virginia y al inmundo animal de padre que tenía, lo único que no se quemo fue… ven, acompáñame me dijo, yo por inercia me levante y lo seguí. En nuestra caminata por la casa me di cuenta lo quemada que estaba pero, ¿Por qué la fachada no estaba quemada? El hombre se queda quieto delante de una gran puerta y me dice es acá, pone la mano en la perilla comienza a girarla y de la nada comienza a sonar una maravillosa melodía que al parecer provenía de un piano, en ese momento sentí como el miedo se apoderó de mi cuerpo, cuando el hombre abre la puerta, logro distinguir a una mujer con algunas quemaduras tocando el piano. De pronto la temperatura en la casa comenzó aumentar, miro al hombre totalmente horrorizado, rasgo su camisa y quedo totalmente estupefacto al  ver que en su pecho tenía un símbolo totalmente extraño, ¡era un sello! Horrorizado lo miro y le grito: ¡tú! Tú eres el maldito cobarde que vendió a su familia por un poco de dinero y de fama. Traté de salir de la casa pero la puerta estaba con unas gruesas cadenas. En ese momento sentí como mi pecho ardía me saque la polera y ahí estaba… el sello, estaba quemado en mi pecho. Ahora me doy cuenta que abrí la puerta hacia el infierno.
Los días pasaron y nunca más se volvió a saber de aquel joven, que un día entro a esa casa sin saber el fatal final que le esperaba.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (73 votos, resultado: 8,73 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Catt

Catt

Te Recomendamos:

Publicado porCatt

Tengo 19 años y me gusta mucho lo que es dibujar, pintar, ver fútbol, escuchar música que es parte de mi inspiración y por supuesto escribir, esto último lo llevo haciendo un buen tiempo pero no me había atrevido antes a mostrar algún cuento por vergüenza o por miedo a la crítica negativa.¿Te gustó mi Cuento de Terror? Para leer otra Historia de Terror mía, haz clic aquí: Historias de Miedo de Catt