La reunión

Publicado por Un Fan del Blog

Enviado por: Nayeli Quintero (fan del blog)

Nos encontrábamos en la casa de Roxana festejando por haber terminado un ciclo más en el colegio. Ya era tarde, todos nos encontrábamos en la habitación sentados alrededor de la cama Roxana, Rosario, Pablo, Roberto y yo.

—Qué bueno que ya terminamos este año, otro día mas en el profesor Elio y me iba a volver loco—. Soltó Roberto, pasándose la mano por la frente.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

El profesor Elio nos impartía la materia de matemáticas.

— ¡Uy sí!- dijo Rosario burlonamente— “un día más y me iba a volver loco”, si tú eras el más lambiscón de todos nosotros; siempre le saludabas de abrazo y beso, obsequiándole cualquier baratija-. Todos nos soltamos a carcajadas. Roberto no parecía tan contento con el comentario de Rosario pero soltó una leve sonrisa para disimular su enfado.

—Bueno brindemos por otro maldito año y aún  más porque esta vez no hubo “soldados caídos”. Dije sonriendo y poniendo en alto mi vaso de cola.

— ¡Salud!- gritaron todos alzando su vaso y riendo también.

De repente se sintió un frio que penetraba hasta los huesos; lo cual era raro pues no encontramos en la época más calurosa del año: verano. Todos sentimos un escalofrió que nos erizo la piel por completo…

—Pero que rayo…— soltó Pablo.

— ¿Qué pasa? — pregunte.

—Algo helado me ha tocado el tobillo…

Nadie dijo nada, todo nos miramos de reojo.

—Ya Pablo no juegues-. Dijo Roxana.

—Es en serio, algo helado me ha tocado el tobillo, fue como una mano pesada-. Seguimos todos en silencio hasta que ese silencio se rompió con el estridente grito de Rosario. La volteamos a ver solo para darnos cuenta que una fuerza o ente sobrenatural la tironeaba hacia debajo de la cama.

— ¡Ayúdenme por favor, ayuda!- gritaba sin cesar Rosario.

Pablo, la jalo con todas sus fuerzas, el ente al parecer la soltó, y la subió a la cama de nuevo.

—Sabes Roxana, esto ya no me está gustando—. Dijo Rosario asustada y con la respiración entre cortada. Mientras ella se dirigía hacia la puerta esta se cerró de golpe y con mucha fuerza; todos gritamos aterrorizados cuando de la nada se escuchó una voz espectral y escalofriante…

—Nadie se va de aquí hasta que me lleve lo que yo quiero.

Esa voz nos llenó angustia y temor pero no supimos de donde y de quien había provenido. Acto seguid la luz se fue, toda la habitación se quedó en una completa oscuridad que inquietaba. Solo se escuchaban voces que no decían nada, susurros y gritos ensordecedores que no llenaban de terror… De repente todo  volvió a la normalidad, pero faltaba algo más bien alguien, Rosario ya no estaba.

La buscamos por toda la casa, también salimos a las calles pero no la encontramos. Nos quedamos ahí por un rato para ver si volvía a pasar algo, pero nada, nos retiramos de la casa preocupados, nerviosos, asustado y pensando en que rayos había pasado esta noche.

Ya han pasado tres meses y no hemos encontrado a Rosario…

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (46 votos, resultado: 7,28 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Un Fan del Blog

Te Recomendamos: