La más terrorífica historia sobre La Santa Compaña (Parte 2)

Publicado por Dana

Lee la 1era parte

Aquí continúa a historia de David:

Cuando os fuisteís… Dios mío, llegué a la hermita, acercándome lentamente, buscando la persona que esperaba hiciese la luz. Me fui acercando y cada vez oía más esas voces, tan lejanas y cercanas al mismo tiempo y que cada vez se metían más profundamente en mi cabeza. -cerró los ojos por un momento y creí que se desmayaba pero los volvió a abrir y siguió hablando, unas veces en un murmullo y otras casi gritando.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Algunas de ellas repetían sin cesar algún nombre, otras prometían venganzas terribles y la mayoría simplemente lanzaban alaridos de dolor infinito y desorientación. Todas estaban cada vez más dentro de mí, como si se fusionaran con mi alma.

Ya casi no sabía hacia donde me dirigía, y cuando volví a ser consciente de todo estaba en medio de una procesión interminable. Las luces no provenían de ningún sitio. Las luces… provenían de la muerte, del más allá… ¡Dios mío! – entonces David volvió a pegarse a mí desesperado, tanto que me hacía daño con sus manos.

Me di…. me di cuenta… entonces de que todos me miraban con sus caras muertas. Empecé a sentir frío… demasiado frío y supe que me odiaban. Querían lo corpóreo que yo tenía, no me lo dijeron pero yo… ¡lo sabía! Algunos se acercaron tanto a mí que pude sentir lo helado de sus espíritus y cómo intentaban como… aspirarme y entrar en mí. – de nuevo David se quedó callado con los ojos muy abiertos y pensé de nuevo que estaba en shock. A los minutos volvió del lugar donde estuviera y siguió con la historia que me tenía petrificado.

En un momento estuve seguro de que era mi final… se iban a hacer con mi cuerpo, oía como algunos de reían con sus voces sin glotis y me miraban con las cuencas oscuras, pero no podía moverme. Entonces… llegó alguien… era como ellos pero llevaba una cruz y… yo sabía que era bueno. Los demás se apartaron ante su presencia y él se inclinó sobre mí y de alguna manera me comunicó que debía correr, si no lo hacía los espíritus errantes de La Santa Compaña se harían con mi cuerpo y mi alma sería como ellas… – de nuevo David me apretó con fuerza y soltó un alarido – Solo gracias a su energía pude levantarme y escapar, no sé que pasó después, lo último que recuerdo es que corría tropezando con ramas y piedras.

De repente, pareció quedarse más tranquilo tras contar su historia y cerró los ojos. Con mi teléfono llamé a los demás para que me ayudasen a llevarlo a casa. No volvió a hablar nunca.

¿Os parece una venganza de los fantasmas para David? ¿Os habríais atrevido a hacer lo que hizo él?

santa

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (70 votos, resultado: 7,97 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Dana

Te Recomendamos: