Creepypastas Terroríficas

La última sonrisa

¿Alguien de aquí recuerda «Mujer: Casos de la vida real»? Este programa emblemático de la televisión mexicana estuvo por más de 20 años al aire y se quedó grabado a fuego en la memoria de miles de personas en Latinoamérica, aunque no precisamente por su guión o sus flamantes actuaciones. Si no por los perturbadores casos que presentaba la actriz Silvia Pinal.

Cuando era niño solía verlo con mi madre y hasta el día de hoy, no puedo olvidar la espantosa sensación de incomodidad, miedo y tristeza que se me quedaba después de cada capítulo.

Hay uno en especial en el que no he dejado de pensar últimamente.

Titulado «La última sonrisa», fue transmitido el 6 de febrero del año 1999 y trata sobre una niña de nombre Marifer -interpretada por la pequeña actriz Deborah Reyes Spindola-, que aparentemente, le tiene mucho temor al hombre lobo. Al inicio del episodio, se puede ver a la niña en su casa, jugando con un conejito de peluche.

—El hombre lobo no existe, ¿verdad? —dice ella hablando con el juguete, como si intentara convencerse a sí misma de que no debe tener miedo.

En ese momento llegan sus hermanos mayores, un niño y una niña, si mal no recuerdo, y comienzan a molestarla diciendo que el lobo se la va a llevar. Es entonces cuando la madre aparece y le dice a la pequeña que irán a casa de su abuelo, ya que le han preparado una fiesta por su cumpleaños. Marifer no quiere ir, pues insiste con que se la va a comer el lobo. No obstante, finalmente va con sus padres y sus hermanos a la celebración.

Al salir de casa, la cámara enfoca a un sujeto misterioso y vestido de negro. No le vemos el rostro pero se puede apreciar que va siguiendo a la familia de la niña, que entra en lo que parece ser el patio de una vecindad.

Es en esta parte del episodio cuando las cosas comienzan a ponerse macabras.

Todos los vecinos se han reunido para celebrar el cumpleaños del abuelo, sin embargo, el ambiente es siniestro e incómodo. La cámara comienza a moverse de manera dramática para enfocar los rostros de los invitados, que observan a la niña de manera penetrante y sospechosa, como si la estuviesen vigilando. Algunos mueven la cabeza mirando a su madre con desaprobación, como si les molestara que fuera tan sobreprotectora con ella. Otros, directamente le hacen muecas y señas a Marifer para intimidarla. Los más siniestros son una mujer gorda y malcarada, un tipo con el cabello recortado al estilo militar, un señor de prominente bigote y un hombre que trabaja como taquero. Todo esto sucede con una inquietante melodía de fondo, la clásica canción de piano y flauta con sintetizadores que colocaban en las escenas de tensión, y daba un mal rollo tremendo.

Lo peor es cuando, en las afueras de la vecindad, la cámara vuelve a enfocar las siluetas de unos hombres desconocidos, cuya identidad nunca es revelada pero parecen estar ahí para acechar a los niños.

Pasa un rato y Marifer se entretiene jugando con una pelota. De pronto, la pelota rebota fuera del portón de la vecindad y ella se acerca para recuperarla sin que sus papás se den cuenta. En ese instante se ve una mano oscura y peluda, muy parecida a la de un animal, que le comienza a hacer señas para que salga.

—Ven, ven —murmura una voz escalofriante.

La mano está sosteniendo unas golosinas para tentar a la pequeña. En el umbral de la puerta, Marifer se queda de pie y mira fijamente a esa persona, que jamás sale en cámara.

—¿Tú eres el lobo? —le pregunta, abrazando a su conejito.

Esta escena se extiende un par de segundos y acto seguido Marifer desaparece, mientras esa maldita canción de fondo sigue sonando, poniéndote los pelos de punta.

La siguiente secuencia muestra a los padres de la niña percatándose de que no está. Tras buscarla por todas partes, en vano, deciden dirigirse a la policía para levantar una denuncia y después se contactan con un detective, esperando encontrarla. Lo primero que hallan al seguir su rastro, es su conejito de peluche, ese animalito del que nunca se separaba ni siquiera para dormir, tirado en medio de un pastizal.

No muy lejos de ahí, vemos pasar a una mujer anciana, sucia y harapienta. Su aspecto es muy tenebroso, así como lo es el del lugar por el que pasa, un terreno baldío y lleno de bolsas negras de basura. La cámara hace un close-up hacia una de las bolsas y de ella se puede ver asomando la manita de una pequeña, llena de sangre y tierra.

Alguien le avisa a sus padres. El papá de Marifer corre desesperado al terreno baldío, esperando que no se trate de su hija. Y a pesar de que no podemos ver el rostro de la pequeña, el grito desgarrador que suelta él al abrir la bolsa, nos confirma que se trata de ella.

El capítulo culmina con los padres de Marifer destrozados, llorando de impotencia y sin desvelarse jamás quien fue el asesino.

No nos enteramos si fue alguno de los hombres que acechaban fuera de la vecindad, algún pariente o incluso cualquiera de los invitados de la fiesta, que la estaban vigilando como lobos. Recuerdo que al finalizar el episodio, tenía un nudo en la garganta y mi madre apagó la tele de inmediato. Esa historia nos impactó tanto, que a partir de ese momento no volvió a sintonizar el programa.

Por mucho tiempo creí que este recuerdo era producto de mi imaginación; se me antojaba irreal que una emisión, supuestamente familiar y de conciencia social, pudiera ser tan sádico y perturbador. No obstante, años después me llevé una sorpresa al buscar dicho capítulo en Internet. Curiosamente nadie lo había subido a YouTube, pero sí que se hablaba de él en grupos de Facebook y Reddit.

Charlando con otros internautas, me di cuenta de que no lo había imaginado, muchos lo narraban tal y como yo me acordaba, incluso añadiendo detalles escabrosos que había borrado de mi mente. Algunos lo llamaban «El caso del hombre lobo» y aseguraban que los había traumatizado de pequeños. Testigos en la web aseguraban haber llorado con el final, además de sentir un terror inexplicable desde la escena de la fiesta y los invitados. Siempre tuve dudas sobre si todo eso era imaginación de la niña, o de verdad había algo tenebroso en esa vecindad.

Otros usuarios afirmaron haber apagado el televisor desde que salió esa mano peluda que se llevaba a Marifer, con un mal presentimiento.

Es curioso como Televisa jamás ha sacado dicho episodio en sus recopilaciones en DVD del programa, como si se empeñara en borrarlo por completo. Ciertos usuarios de YouTube alegan haberlo grabado en VHS y digitalizarlo para colocarlo en la plataforma, pero por algún motivo nadie lo ha hecho y no puedo evitar preguntarme porque.

¿Será este un extraño caso de alucinación colectiva? ¿O habrá una razón mucho más perturbadora para evitar que el capítulo vuelva a salir a la luz?

Sea como sea, a día de hoy nadie lo ha vuelto a mirar.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (15 votos, Calificación: 9,60 de 10)
Cargando…