Leyendas de Terror Cortas

Leyendas de terror en Estados Unidos

Las leyendas de terror en Estados Unidos son una tradición que se ha extendido por el mundo entero. En este país hemos conocido algunos de los fantasmas, lugares y hechos paranormales más famosos. Sean ciertos o no, la verdad es que a todos nos han provocado escalofríos. Y si aun no las has escuchado, siempre es un buen momento para disfrutar de un instante de terror. Hoy conoceremos algunas de las historias más escalofriantes del país del tío Sam.

La ruta de Bloods Point

Hay un camino en el estado de Illinois, que conecta las comunidades de Fairdale y Wheeler. Dicho sendero se ha vuelto oscuramente célebre, por la cantidad de fenómenos paranormales que en ella han acontecido. Quienes por ahí han pasado, han afirmado ver siluetas, escuchar ruidos extraños e incluso, ser testigos del fantasma de una bruja, que se dice que vaga sin encontrar el descanso eterno.

La leyenda en cuestión trata sobre dicha mujer.

Años atrás, no se sabe hace cuanto tiempo, esta mujer enloqueció y asesinó a sus hijos, colgándolos del puente que discurre por la ruta. Acto seguido se suicidó, ahorcándose junto a los pequeños.

Mientras ellos pasaron al Más Allá, por ser buenos e inocentes, el alma de la hechicera se quedó atrapada en este plano, condenada a seguir penando en la Tierra para pagar por todo el mal que había hecho. Desde entonces su espíritu se encuentra al acecho, deseando las almas de los desafortunados que llegan a pasar por el camino. Se cuenta que tiene un gato negro el cual, al saltar frente a los parabrisas de los autos que conducen bajo el puente, provoca espantosos accidentes.

A veces la bruja también se aparece delante de sus víctimas, lanzándoles una penetrante mirada que los vuelve locos de terror.

Incluso el bosque parece cobrar vida con ella, ya que de noche, hay quien relata como los árboles se mueven y sus ramas semejantes a largos brazos humanos, intentan atrapar y estrangular a todo aquel que ose acercarse.

El fantasma de la Biblioteca Willard

En Evansville, Indiana, se encuentra el edificio de la Biblioteca Willard, una de las más antiguas del país desde su inauguración en 1885. Aquí se han reportado varios sucesos inexplicables, como puertas que se cierran y se abren solas, luces que se apagan, ruidos y cosas que desaparecen. Pero el más macabro sin duda, es la aparición del fantasma de una mujer que siempre va vestida de gris. Se dice que se trata de Louise Carpenter, hija de William Carpenter, quien donó el dinero utilizado para la construcción del inmueble,

Louise vivió durante el siglo XIX y jamás estuvo de acuerdo con la decisión de su progenitor. En su tiempo, llegó a demandar a la biblioteca, alegando que se habían aprovechado de la demencia de su padre para robarle y construirla. La leyenda cuenta que un día, su cuerpo fue encontrado en el canal de agua cercano. Se había suicidado sin dar explicaciones.

Desde entonces su fantasma aparece una y otra vez; casi siempre de noche, desconcertando y asustando a las personas que entran a buscar información. No se irá hasta que sus descendientes recuperen el patrimonio arrebatado.

Se le vio por primera vez en 1937, cuando un celador efectuaba su ronda por la noche para vigilar el acceso al edificio. Al bajar a la habitación de calderas se quedó de piedra. La figura incorpórea de una mujer vestida de gris flotaba en el aire, emitiendo un suave resplandor. Era el fantasma de Louise Carpenter.

Después de él, fueron pocos los que se animaban a vigilar el lugar de noche.

Los skinwalkers

Los indígenas navajo de Estados Unidos, creían en la presencia de criaturas oscuras, capaces de absorber la piel de una persona y así, adquirir su forma humana. Estos seres se han vuelto populares con el nombre de skinwalkers, pero en la mitología navajo eran conocidos como Yee Naaldooshii.

Tradicionalmente, los Yee Naaldooshii eran brujos que se convertían en animales o personas distintas. Para obtener los poderes que les permitían la metamorfosis, eran capaces de cometer las peores atrocidades, incluyendo el asesinato. Eran pues, pura maldad. Una vez que habían cumplido su propósito, sembraban el terror en los pueblos y las aldeas, aprovechando su apariencia fingida para entrar en las casas y atacar a sus habitantes. Em la época actual, se cree que han provocado varios accidentes automovilísticos, al moverse entre las carreteras con una agilidad desconcertante.

Un skinwalker puede absorber a su víctima con la simple acción de mirarla a los ojos. Aparecen solamente de noche, ya que la luz del sol es nociva para ellos. Cuando no están transformados, deambulan desnudos por los bosques y se cubren con las pieles de animales muertos.

La única señal que delata a un skinwalker es el brillo de sus ojos, que es igual a los de un animal cuando ha adoptado cualquier forma humana.

El túnel de los gritos

Cerca de las Cataratas del Niágara, es fácil acceder a un largo y derruido túnel, al que no obstante, no muchas personas quieren acercarse. La razón es sencilla: está maldito.

La leyenda relata que en su interior murió una niña que hasta la fecha no puede encontrar paz. Esta pequeña procedía de una familia muy pobre. Su padre era borracho, violento y vicioso; a menudo le propinaba brutales palizas a su madre y a ella, la amenazaba para que no fuera a contar nada. Cierto día, en medio de un acceso de cólera, el hombre mato a su esposa y luego rocío combustible por toda la casa, para quemar el cuerpo y a su hija. La chiquilla sin embargo, logró salir para ir en busca de ayuda.

Su padre fue tras ella.

La niña fue alcanzada por él en el túnel y allí mismo, el malvado le prendió fuego, riendo enloquecido mientras ella gritaba de agonía. Tras la muerte de su esposa y su hija escapó del estado, y nadie lo volvió a ver. Las autoridades estaban horrorizadas al encontrar el cuerpecito carbonizado del túnel.

Es a partir de este incidente que todos los visitantes del lugar cuentan la misma experiencia: al adentrarse en el pasaje los envuelve una atmósfera opresiva, tienen la sensación de que alguien los está vigilando. El sitio es muy oscuro, los teléfonos no tienen recepción cuando se está dentro. Si se lleva una vela o un fósforo para alumbrar el camino, una brisa repentina los apaga. Si se usa una linterna o un móvil, dejan de funcionar hasta que se sale del pasadizo. Y es entonces cuando, antes de llegar al final, escuchan un grito desgarrador.

La bestia de Bray Road

En 1930, una partida de cazadores del estado de Wisconsin, que vivían en comunidades rurales, afirmó haberse encontrado con una criatura a la que habían confundido con lobo. Al mirarla de cerca pudieron darse cuenta de que estaba lejos de ser dicho animal. El ser era enorme, tenía una figura humanoide, caminaba erguida como los humanos y estaba cubierto de pelo. Aterrorizados, los hombres intentaron dispararle con sus rifles, no obstante el monstruo fue capaz de soportar las balas y se escabulló, no sin antes amenazarlos al sacudirse de manera violenta e intentar assesinar a algunos de sus miembros.

Muchos pensaron que se trataba de un hombre lobo.

Desde que el incidente se supo, hubo varios hombres que se aventuraron en las profundidades del bosque para cazarlo, sin éxito. La mayoría regresaba a sus casas sin haber encontrado ni rastro de la criatura. Pero otros, amanecían despedazados entre los árboles.

Han pasado decenas de años, pero la leyenda de la bestia de Bray Road sigue contándose hasta nuestros días. Y hay quienes creen que este ser, (o en su defecto, alguno de sus descendientes), sigue acechando por los caminos rurales desolados, a la espera de alguna víctima de la que se pueda alimentar.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (1 votos, Calificación: 10,00 de 10)
Cargando…

Acerca del autor

Avatar

Erika GC

¡Sé el primero en comentar!

Clic aquí para Comentar