Llamada terrorífica al 911

Publicado por Erika GC

En mi trabajo como operador del 911, me ha tocado ver (o más bien escuchar) muchas cosas desagradables. Violencia doméstica, asaltos, accidentes horribles o hasta intentos de secuestro… uno aprende a ser valiente cuando como yo, lleva tanto tiempo atendiendo una línea de emergencias. Sin embargo, hay una llamada que nunca olvidaré en la vida.

Me corren escalofríos por la espalda y la piel se me pone chinita con solo recordar lo que ocurrió esa noche de noviembre, cundo el teléfono sonó como de costumbre.

—911, ¿cuál es su emergencia?

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

—Hola, sí… eh… esto le va a parecer extraño, pero creo que hay alguien vigilando mi casa.

La voz del otro lado de la línea sonaba sumamente nerviosa.

—Tranquílicese, ¿puede describirme lo que ve afuera?

—Hay un sujeto que está parado frente a mi jardín, no puedo verlo con claridad… no deja de mirar hacia mi ventana y no se ha movido de ahí en horas. No sé lo que quiere.

—¿Cuál es su domicilio, señor?

Él me lo dijo.

—En este momento voy a enviar a la policía, aunque tardará en llegar, vive un poco lejos.

El sujeto habitaba en uno de los suburbios de la ciudad, muy cerca del bosque colindante.

—¿Se encuentra solo, señor?

—Sí, vivo yo solo.

—¿Puede comprobar que las puertas y ventanas de su casa estén cerradas?

—Sí, lo he comprado, todo se encuentra cerrado. Ese sujeto no ha hecho intento por acercarse pero no deja de mirar hacia aquí —la voz de mi interlocutor se quebró en ese momento—, me está poniendo nervioso.

—Conserve la calma y quédese conmigo al teléfono. La policía va en camino. ¿Puede describirme al desconocido?

—No le veo bien, pero juraría que mide más de dos metros… es muy, muy alto. Afuera está oscuro y solo tengo las luces exteriores encendidas. Creo… mierda, creo que se está moviendo…

Hubo una pausa del otro lado de la línea.

—¿Señor?

—Ahora viene hacia acá, Jesús… no, no puedo… ¡ayuda!

—¿Señor? ¿Qué sucede?

Ahora la voz del hombre tenía un matiz desesperado y lleno de terror.

—¡Está en mi ventana! ¡El maldito está en mi ventana! ¡Se está agachando! ¡Mierda, es enorme!

—Escúcheme con atención, necesito que se aleje de ahí y corra a encerrarse en una habitación. ¿Puede hacerlo?

Escuché pasos y una respiración entrecortada, llorosa.

—¡Estoy en mi habitación! Por favor, tengo miedo…

—La ayuda va en camino.

—Lo estoy escuchando afuera, viene hacia aquí… Jesucristo, está asomándose de nuevo a mi ventana…

—Trate de conservar la calma.

—No puedo, está sonriéndome… ¡mierda, está sonriendo contra la ventana! ¡Jesús, ayúdame!

—¿Puede salir de ahí? Traté de ir a otra habitación…

—No, no… él no quiere… no puedo escapar…

La voz del hombre cesó de hablar por completo. Escuché sus gimoteos, el sonido de un cristal rompiéndose y acto seguido, un grito estremecedor que hizo que saltara de mi silla.

—¿Señor? ¡¿Señor?!

La llamada se cortó. Nunca supe lo que ocurrió realmente esa noche. La policía no me quiso hablar de ello.

 

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (15 votos, resultado: 7,80 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Erika GC

Te Recomendamos: