Los 7 Niños Asesinos más Sanguinarios

Publicado por Aureliano Vargas

El mal, puede presentarse ante nosotros de las maneras más aberrantes y evidentes que existen, pero puede también disfrazarse ante nuestros ojos bajo formas inocentes y peligrosas. Cuando pensamos en asesinos seriales y bárbaros, es comprensible que imaginemos a hombres y mujeres adultos con un retorcido gusto por el dolor ajeno. Pero, ¿qué sucede cuando estos bajos instintos se presentan a temprana edad?

¿Sería un niño capaz de acabar con la vida de un inocente? ¿Tendría un chiquillo la falta de escrúpulos para torturar, estrangular, apuñalar o dispararle a otro ser humano?

La respuesta lamentablemente, es afirmativa y la historia lo ha demostrado. Prepárate para conocer a los siete niños asesinos más crueles que han existido y comprobar que el crimen, no tiene límites de edad.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

1.Jesse Pomeroy

Nacido en 1859 en el pueblo de Charleston, Massachusetts, Jesse Pomeroy es uno de los primeros niños psicópatas que se dieron a conocer en nuestra historia. Los constantes abusos que sufrió a manos de otros niños y de su propio padre, quien lo desnudaba para procurarle bestiales palizas, lo dejaron profundamente perturbado.

Jesse comenzó su descenso a la locura torturando y matando animalitos indefensos, como pájaros y gatos. Poco después comenzó a elegir a niños más pequeños que él, quienes se volvieron blanco de sus brutales perversiones. El primero de ellos, William Payne, tenía solo cuatro años. Fue colgado del techo por las muñecas y azotado sin piedad.

Las siguientes víctimas del “sádico bribón”, como sería llamado más adelante, consistieron en niños menores de diez años a los que golpeaba sin piedad. No obstante, Jesse cruzó la línea con el asesinato de Katie Curran, una chiquilla a la que engañó para acompañarlo y en cuanto estuvieron a solas, degolló a sangre fría.

2.Cristian Fernández

Conocido como el reo más joven de los Estados Unidos hasta la actualidad, Cristian Fernández se caracterizó desde pequeño por llevar una vida llena de abusos y carencias. Su madre, Biannela Marie Susana, fue violada a los doce años de edad; episodio a partir del cual nació Cristian.

A temprana edad tuvo que enfrentarse con el abuso sexual que le profirió uno de sus primos, así como con el suicidio de su padrastro, quien se quitó la vida después de pegarle una paliza. Estas circunstancias traumáticas tendrían una gran influencia en la clase de criminal en que se convertiría después.

La noche del 14 de marzo del 2011, Biannela volvió a casa tras haber dejado a Cristian a cargo de sus hermanitos menores. Se sorprendió al encontrar al más pequeño, de tan solo dos años, sangrando profusamente por los oídos y la nariz. Cristian alegó que se había caído y la madre limpió al bebé antes de acostarlo.

Solo horas más tarde se daría cuenta de que el niño no reaccionaba. Aterrada, le llevó hasta un hospital donde se revelaría la horrible verdad: Cristian había golpeado a su hermano menor, causándole una terrible fractura de cráneo. Tras dos días en cuidados intensivos, el pequeño falleció a causa del golpe y su hermano mayor fue juzgado.

3.Mary Bell

En 1968, la sociedad de Gran Bretaña se escandalizaba ante el caso de Mary Bell, una niña de once años de edad y facciones angelicales que era procesada por el asesinato de dos niños pequeños. A Mary, su madre la había tenido siendo solo una adolescente y jamás le había mostrado el menor afecto, rechazándola desde el instante en que nació.

Desde pequeña, Mary fue expuesta a un entorno de maltratos y abusos sexuales, del que se desquitaba torturando animales en las calles. Poco antes de su onceavo cumpleaños, asesinó en un parque infantil a Martin Brown de cuatro años de edad. Su cuerpo fue dejado sin vida en el lugar para ser hallado por las autoridades.

Meses después Mary se acercó a Brian Howe, de tres años, a quien estranguló hasta la muerte a poca distancia de su casa. No conforme con esto, la niña le marcó en el pecho sus iniciales con una navaja, misma que usó para cortarle parte de su cabellera y también sus genitales.

4.Graham Young

Categorizado como uno de los asesinos seriales más famosos de Inglaterra, Graham Young desarrolló una desmedida fascinación por los venenos y los compuestos químicos desde su infancia. A los catorce años, siendo un chico muy sobresaliente en química, comenzó a experimentar con diversos elementos tóxicos, usando a su familia de conejillos de indias.

A menudo, Graham compraba hierbas venenosas como la digitalis o productos químicos como el antimonio, alegando necesitarlos para experimentos escolares. La realidad era que los colocaba en la comida de sus familiares sin que ellos se enteraran, envenenándolos de forma sistemática.

En 1962 su madrastra murió a causa del veneno ingerido, mientras su padre, su hermana y su mejor amigo, enfermaban frecuentemente por la misma razón. Graham tuvo que ser internado en una institución mental por nueve años, antes de salir supuestamente reformado y envenenar de nuevo a decenas de personas.

5.Joshua Phillips

El caso de Joshua Phillips conmocionó a la opinión pública en 1998. Solo tenía catorce años de edad pero ya había asesinado a su vecina, Maddie Clifton, de ocho años, en medio de un arranque de ira y miedo que lo condenaría a pasar el resto de su vida en una prisión para adultos.

De acuerdo con las declaraciones de Joshua, él y Maddie, quien vivía enfrente, se encontraban jugando en su jardín cuando la nena comenzó a llorar, a causa de un golpe de pelota que había recibido en la cara. Asustado ante la posibilidad de que lo castigaran por ello, Joshua la arrastró hasta su casa, donde la golpeó con un bate de béisbol.

Como la niña no dejara de quejarse, la apuñaló en el cuello y en el pecho más de once veces, luego de lo cual ocultó su cadáver ensangrentado bajo la cama. Fue su madre quien descubrió el cuerpecito sin vida de la pequeña, luego de sentir un desagradable hedor que brotaba de la habitación de su hijo. A día de hoy, Joshua sigue viviendo en la cárcel.

6.John Venables y Robert Thompson

Sin lugar a dudas el caso de “los niños asesinos de Liverpool”, sigue siendo uno de los más controversiales en la historia del crimen. Jon Venables y Robert Thompson, tenían solo once años cada uno cuando secuestraron, torturaron y asesinaron a un pequeñito de dos años en el condado de Merseyside.

Thompson y Venables provenían de familias disfuncionales y sufrían el acoso de sus compañeros en la escuela. La mañana del 12 de febrero de 1993, decidieron faltar a clases para dar una vuelta por un centro comercial cercano. Fue ahí donde interceptaron a James Bulger, quien había ido de compras con su madre.

Aprovechando un descuido de la mujer, los niños convencieron al pequeño de ir con ellos y lo llevaron hasta un descampado junto a las vías del ferrocarril. Allí lo golpearon con ladrillos y una barra de metal, lo torturaron usando baterías eléctricas en su cuerpo y finalmente, lo mataron tras patearlo en el estómago y el vientre, hasta reventarlos.

7.Nevada Tan

Concluimos este viaje de horror con uno de los asesinatos más polémicos ocurridos en Japón. Natsumi Tsuji, era una niña de once años aparentemente normal, que siempre se había destacado por tener buenas notas en clase. Le encantaban los deportes, la escuela y sobre todo las películas sangrientas.

Un día, Natsumi peleó con su mejor amiga de doce años, Satomi Mitarai, tras una conversación en la que Satomi afirmó ser más popular y delgada que ella. Poco a poco, las calificaciones de Natsumi bajaron, dejó el equipo escolar de basquetbol y comenzó a comportarse de forma agresiva, al grado de amenazar a un compañero con un cuchillo.

El primero de junio del 2004, tras tomarse una fotografía escolar, Natsumi llevó a Satomi a un aula vacía, donde le vendó sus ojos como si fuera a jugar. En lugar de ello, la pequeña asesina tomó un cúter y degolló a Satomi manchando su ropa de sangre en el proceso. Un profesor descubrió horrorizado la escena del crimen.

Natsumi se volvió tristemente célebre a nivel nacional, a pesar de que intentaron encubrir su identidad. La sudadera de Nevada que vestía el día del asesinato, es la razón por la que pasó a ser conocida como Nevada Tan, volviéndose un macabro ícono de la cultura popular japonesa por medio de su aparición en mangas e ilustraciones de fanáticos.

En este mundo, ha quedado comprobado que el mal puede ser algo inherente a cualquier persona, sin importar su sexo, su nacionalidad o la edad que tenga. ¿Qué ocasiona que un niño pueda volverse tan inestable, como para cometer las atrocidades antes descritas? ¿Serán el amor y la buena educación suficiente para impedir que crímenes como estos vuelvan a ocurrir? ¿O faltarán por descubrir nuevos casos de pequeños psicópatas contra todo pronóstico?

Eso es algo en lo que probablemente no dejes de pensar esta noche.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (6 votos, Calificación: 8,83 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Aureliano Vargas

Te Recomendamos: