Cuentos de Terror de Paraguay Cuentos Latinoamericanos

Los fantasmas del Cabildo

En este lugar ocurren cosas inexplicables que a nadie le gustaría presenciar. Pero Fernando, un vigilante nocturno, está a punto de descubrir los oscuros secretos que se ocultan en el Cabildo.

Conocido por ser una de las construcciones históricas más importantes en Asunción, Paraguay, el Centro Cultural de la República era un lugar que imponía mucho respeto entre los ciudadanos. Todos lo conocían como el Cabildo y aunque durante el día era interesante internarse por sus corredores llenos de historia, por la noches las cosas cambiaban.

Pues todo el mundo sabía que allí, pasaban cosas extrañas.

Era el primer turno nocturno de Fernando como nuevo celador del Cabildo. El vigilante anterior había renunciado días atrás misteriosamente, pero eso lo traía sin cuidado. Juan, el celador con más experiencia, le dio instrucciones antes de comenzar. Llevaba años trabajando allí y se podía decir que estaba curado de espantos.

Pero Federico no creía en esas cosas.

—Nadie ha intentado meterse nunca en todo el tiempo que llevo trabajando aquí, así que nuestro trabajo es más que nada de rutina —le explicó el anciano—. La noche será tranquila.

Fernando recorrió el piso inferior del Cabildo con aburrimiento, linterna en mano. A la distancia, el eco repentino de un piano lo sobresaltó. Alguien tocaba una triste melodía. Intrigado se dirigió al salón de música, pensando que sería su compañero.

—Don Juan, no sabía que podía tocar el piano… —se cortó en seco.

La sala estaba vacía y la melodía había parado tan pronto él entró. Nervioso, salió de ahí y se sentó en la escalinata que conducía al sótano, tratando de convencerse de que era solo su imaginación.

Un gemido macabro brotó desde abajo, haciéndolo temblar. Sonaba como si en el sótano estuvieran lastimando a alguien.

Eso no era su imaginación.

—¿Quién anda ahí? —preguntó, tratando de sonar amenazante, al tiempo que aferraba la linterna por si necesitaba defenderse.

Una respiración en su nuca le puso los pelos de punta. Alguien a quien no podía ver susurró su nombre y eso fue suficiente para que Fernando se marchara corriendo, gritando el nombre del otro celador.

Juan apareció ante él con rostro serio.

—No son horas de estar gritando así, ¿no te parece?

—¡Acabo de escuchar cosas cerca del sótano! ¡Y en el salón de música!

—Así que ya te diste cuenta —Juan suspiró y encendió un cigarrillo—. Es mejor que te acostumbres si quieres durar en este empleo. Mira, este lugar tiene más de 100 años de historia, aquí han pasado cosas. Sobre todo durante la época de la dictadura. Siempre se dijo que torturaban a los opositores en el sótano, y aunque nunca se pudo comprobar nada… si la gente supiera la clase de cosas que yo he visto u oído, no se atreverían a dudar ni un segundo.

A la mañana siguiente, Federico renunció sin dar explicaciones. En su vida volvería a entrar al Cabildo.

Este cuento está basado en los rumores que se cuentan sobre el Cabildo, centro cultural paraguayo que existe de verdad.

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas6 Estrellas7 Estrellas8 Estrellas9 Estrellas10 Estrellas (2 votos, Calificación: 7,50 de 10)
Cargando…