Ojos Grises-parte 5

Publicado por Un Fan del Blog

Empezar desde la parte 1

– Si, ojalá yo fuera tu papá – pensó, se había quedado prendido de la imagen de Fernanda, le parecían seres tan puros, –son ángeles – pensó. Finalmente, estaban a unos pasos de llegar a su casa, Fernanda sostenía con una mano la bolsa del mandado y con la otra llevaba amorosamente a su hija apresurándola, Nicolás a la distancia notó que la puerta estaba entreabierta y había alguien observando, como furtivamente, al estar más cerca las mujeres, se abrió la puerta con sonoro golpe, había un hombre esperando, tenía toda la pinta de Juez, le calculaba unos 40 años, era gordo, calvo y su mirada… su mirada se veía tan pesada como la del Teniente – Dios mio – pensó Nicolas – ¿a qué edad se casaron?, seguro ella ni siquiera tenía 17 años cuando tuvo a Carolina.

-¡Malditas! – gritó el Juez – ¡las dejo pasearse un rato y se olvidan de atenderme! – se acercó con paso serio pero tambaleante a Fernanda, se veía que el juez estaba ebrio, la tomó de su cabello negro y la empezó a jalar fuertemente con su mano derecha, como si fuera una mula de carga – Pero ya verás, les voy a dar su merecido a ver si les dan ganas de ir al parque otra vez – dijo con voz de borracho mientras con la mano izquierda prensó a la pequeña niña de ojos grises de su pequeño y delgado brazo –y tú también pequeña- las arrastró a ambas, Carolina empezó a llorar y la familia se perdió dentro de la casa tras el fuerte sonido de la puerta azotada por el Juez Velasco, Nicolás las perdió de vista, pero la escena no terminó ahí.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Si bien estaba a una distancia de 7 u 8 casas, Nicolás podía escuchar perfectamente los gritos de Fernanda. Le parecía irreal, sonaban golpes secos como si la azotara contra las paredes, contra las puertas, como si la estuviera arrastrando por toda la casa. Mientras la golpeaba, el Juez la maldecía una y otra vez, parecía que la golpiza nunca iba a terminar … y el llanto, el llanto de Carolina era lo que apretaba más el corazón de Nicolás, quien solo se quedó de pie, en medio de la fría calle, escuchando.

Finalmente, tras 5 o 10 minutos de intensa espera, el ruido cesó, ya no había más gritos ni golpes. Nicolás seguía de pie, su rostro que antes lucía feliz cuando acompañaba a aquellos dulces seres, ahora se veía sin vida, parecía más un muerto viviente y sus ojos, se empezaron a llenar de lágrimas. No pudo evitar recordar las brutales palizas que recibió de pequeño, las que recibiera su madre y los gritos que nunca faltaron en su casa – ¿Cómo puede existir gente tan miserable? – recordó los ojos grises de Carolina, tan dulces y puros, luego sobrevino a su mente una imagen de los ojos del Teniente, su mirada fría, casi inhumana.

Lentamente Nicolás caminó hacia la casa del Juez Velasco, su cara seguía sin vida, estaba pálido, como si fuera a desmayarse, pero alguna fuerza lo hacía seguir caminando… como si fuera un zombie, finalmente llegó a la puerta, tocó el timbre y esperó. Hacía unos minutos la escena estaba llena de un desagradable ruido, ahora reinaba el silencio, se escuchaba solamente el frío ruido del viento correr por las calles y ahí, parado en la entrada de la casa, estaba esperando Nicolás, sin saber por qué, ni para qué, solo sabía que tenía que hacer algo – te mataré como a un cerdo – pensó.

Finalmente, se abrió la puerta lentamente… Nicolás apretó fuertemente los puños, estaba decidido a quitarle la vida, pensaba – a los perros se les mata – y cuando por fin estuvo la puerta abierta, vio que era Fernanda, con un ojo hinchado y la boca llena de sangre, tenía el suéter verde desgarrado, al ver esto Nicolás aflojó los puños y nuevas lágrimas brotaron por sus ojos, se escuchaba a lo lejos el tímido sollozo de Carolina, era una escena terrible.

Leer la parte 6

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (8 votos, resultado: 8,50 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por Un Fan del Blog

Te Recomendamos:

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)