Donde van los niños malos

Cuando era pequeño, viví un tiempo en el Líbano. A los seis o siete años. En aquella época, el país se hallaba oprimido por la guerra y las desapariciones, asesinatos y otros cuentos de terror eran cosa de todos los días. Durante una temporada que fue bastante violenta, yo permanecía prácticamente todo el tiempo en casa, pegado al televisor. La programación local era mala y muy pobre, pero uno a esa edad no tiene muchas opciones. Recuerdo que en aquel entonces, lo que más veía era cierto programa infantil cuyo contenido podría considerarse bastante fuerte para los niños. Incluso en (…) Leer Cuento de Terror >>

Suerte que no encendiste la luz

Era bastante tarde cuando Melissa regresó a su dormitorio de la universidad, recién llegada de una fiesta. Los chicos de la fraternidad habían ofrecido otra velada salvaje y ella, con unas cuantas cervezas encima y el cansancio acumulado por haberse desvelado para los exámenes esa semana, no daba más de sí. Se retiró de la celebración mucho antes de lo acostumbrado y entró en su habitación arrastrando los pies. Pensó en prender la luz por un momento pero luego desistió. Jessica, su compañera de cuarto, seguro ya debía estar durmiendo y no quería despertarla. Ella no era de las que (…) Leer Cuento de Terror >>

El fantasma del ascensor

Quedarse a trabajar hasta tan tarde en la empresa, no era algo que Juan hiciera por responsabilidad o gusto. En su posición, sin embargo, no podía hacer mucho por quejarse. Laboraba en un enorme edificio de despechos para una empresa de seguros, que era muy estricta en cuanto a sus balances. Cada quincena era lo mismo: tenía que ser él quien lidiara con los presupuestos que sus colegas enviaban tarde y enviar los reportes por correo electrónico, lo que desembocaba en esas tediosas horas extras. En momentos como ese, Juan se arrepentía de haber dejado su sueño de convertirse en (…) Leer Cuento de Terror >>

El mundo de la caja musical

En mi habitación estaba haciendo la tarea como hacía todos los días, en la casa estaba sola ya que mis padres se fueron de viaje por el trabajo. En mi cabeza no puedo borrar un acontecimiento que me pasó hace un año, cuando tenía 15 años una mujer que estaba toda con su vestimenta de negro me regaló una caja musical negra, tenía una calavera y estaba llena de polvo. Como no paso nada con ese objeto me relaje. Volviendo al presente en el pasillo se escuchaba una música e inmediatamente la reconocí me levanté, me asomé y frente mío (…) Leer Cuento de Terror >>

El hombre alto de Briarbell

Un escalofriante cuento corto que te pondrá los pelos de punta. El señor Winscott era un hombre solitario pero amable, que a todos nos agradaba porque nos daba buenos dulces en Halloween y nunca nos reclamaba su subíamos en invierno a la colina de su propiedad. Fue por eso que, cuando comenzaron a rumorear por ahí que el Hombre Alto se lo había llevado, nosotros nos preocupamos. Tú no sabes del Hombre Alto y puedo decir que tienes suerte. Te explicaré: el Hombre Alto es un ser descomunal, que gusta de coleccionar sueños robados, personas tristes y otros objetos interesantes. (…) Leer Cuento de Terror >>

Página 1 de 5012345...102030...Última »