Categoría -Cuentos de Terror de Ecuador

Cuentos de terror de Ecuador, leyendas, mitos, historias paranormales, cuentos cortos y cuentos largos, relatos que no te dejarán dormir. Entra solo si eres valiente.

Cuentos de Terror de Ecuador Cuentos Latinoamericanos

El cura sin cabeza

Por las calles de la ciudad ecuatoriana de Cuenca, vaga un espíritu que aterroriza y atormenta a sus habitantes. Dicen que es tan espeluznante, que su sola visión podría provocarte la muerte: se trata del cura sin cabeza. Este hombre se encuentra condenado a vagar por el resto de la eternidad, a...

Cuentos de Terror de Ecuador Cuentos Latinoamericanos

El farol de la viuda

Una de las leyendas más escalofriantes de Ecuador, habla de una mujer que no puede descansar en paz a causa de las cosas horribles que cometió en su vida. Y más vale que nunca te cruces en su camino… Se dice que tiempo atrás, en la ciudad de Cuenca, vivía una mujer muy atractiva casada con un buen...

Cuentos de Terror de Ecuador Cuentos Latinoamericanos

La caja ronca

En esta escalofriante leyenda de Latinoamérica, dos jóvenes descubren porque es mejor no salir de noche, y porque nunca se debe dudar de las leyendas y cuentos que nos relatan nuestros mayores. Carlos y Manuel eran dos amigos que vivían en San Miguel de Ibarra, una hermosa ciudad de Ecuador...

Cuentos de Terror de Ecuador Cuentos Latinoamericanos

El padre Almeida

Esta es la historia de un hombre que juró consagrar su vida a Dios y al cual por ceder a la tentación, una noche le sucedió lo más horrible. El padre Almeida era cura en uno de los pueblecitos más típicos de Ecuador, hace bastantes años. Siempre daba sus sermones a tiempo y a los feligreses ofrecía...

Cuentos de Terror de Ecuador Cuentos Latinoamericanos

El come muerto

Don Roberto era uno de los hombres más acaudalados de la ciudad de Guayaquil, hace varios años, quizá quince o veinte. Pese a su buena posición económica, el pobre no había podido hacer nada por salvar a su padre, que hacía mucho que padecía del corazón y sentía que estaba muriéndose. Con gran...