Categoría -Cuentos de Terror de Estados Unidos

Si hay un lugar en el que el terror ha proliferado de manera masiva para todos los medios de entretenimiento, ese es Estados Unidos. Los fanáticos de lo macabro han sabido sorprendernos con una increíble cantidad de historias terroríficas, sobre todo por medio de Internet. Vídeos perturbadores, creepypastas, experiencias paranormales y cuentos originales, son parte de ese legado virtual que va a caracterizar a nuestra generación en los años siguientes.

Aquí encontrarás los mejores cuentos de terror que hemos recopilado, enviados nuestros lectores estadounidenses. A través de ellos podrás vivir todo tipo de anécdotas escalofriantes, ya sea en ciudades o pueblos pequeños.

Recuerda que en nuestra web puedes encontrar no solamente varios cuentos de terror de Estados Unidos, sino también leyendas, mitos, historias paranormales, cuentos cortos y cuentos largos, además de otros relatos que no te dejarán dormir y que transcurren en estas tierras de Norteamérica. Entra solo si eres valiente.

Cuentos de Terror de Estados Unidos

Hormigas en el cerebro

El siguiente e-mail ha estado circulando en Internet desde hace muchos años. Aunque no se ha encontrado información verídica que pueda respaldar lo que nos está contando, no deja de ser uno de los hoax más aterradores que se han filtrado a través de correos electrónicos. En el mensaje se puede leer...

Cuentos de Terror de Estados Unidos

El elfo siniestro

En mi vida me han pasado pocas cosas que puedan considerarse aterradoras, probablemente la más espeluznante fue cuando mi hermano, jugando, arrojó un cuchillo para untar mantequilla. Sin embargo, hace poco recordé una de las anécdotas más inexplicables y lúgubres que han tenido lugar en mi vida. Lo...

Cuentos de Terror de Estados Unidos

Un tipo intentó atacarnos en Navidad

Esto que voy a contar ocurrió hace algunos años, durante las vacaciones de Navidad. Tenía unos 16 años en ese entonces y mis hermanas menores, 11 y 13 años. Esa noche nos encontrábamos conversando en la sala de estar con mi madre, cuando de pronto, recordé que me había dejado algo en el auto de...