Reminiscencia

Publicado por J. C. Loveless

Cuento enviado por John Christopher (fan del blog)

El silencio de aquella casa no era la simple ausencia de ruidos que se acostumbra a experimentar cuando la noche se adueñaba del mundo, esto era diferente; era un silencio palpable; espeso; crudo; gélido… era algo que tenía vida propia. Los pasillos, cortos a la luz del día, o de buenas lámparas, se volvían corredores de longitud infinita cuando las sombras se extendían por las viejas paredes.

En piso crujía, sin razón aparente, en un ritmo acompasado. Si una luz, por más fuerte que fuera, hubiera estado ahí, tratando de revelar los objetos que estaban regados por doquier, se hubiera visto consumida, lentamente, por inexplicables objetos que se movían con la agilidad con que una serpiente se arrastra por la tierra.

Antes de que leas el cuento, te recomendamos que te suscribas al Canal Oficial de Youtube para que recibas Videos Gratis de Nuestros Cuentos!!! Clic en el botón:

Había largos murmullos, encapsulados por el tiempo, que recorrían las habitaciones, también estaban las voces, graves, hoscas, frías y grotescas, que susurraban nombres, o frases, en lenguas desconocidas. La sensación de que algo estuviera ahí era demasiado fuerte para no creerlo. Era una presencia, al igual que el silencio, que podía mover cosas.

Si doblabas por un pasillo, para continuar explorando, no verías algo al otro extremo moviéndose para esconderse de la luz, nunca encontrarías ninguna aparición, a pesar de los rostros que estaban en los espejos, rostros productos de la grasa del cuerpo humano, tan sólo sentirías que aquello se estaba aproximando.

También sabrías que, fuese lo que fuese, acarreaba consigo aquel silencio y aquella oscuridad. Siempre estaría detrás, siguiéndote, respirando sobre tu nuca con heladas exhalaciones. Era lento, pero eso no significaba que no te atraparía, pues la casa era grande, finita dentro de su propio espacio, pero compleja y, por ende, infinita dentro de sus propios pasillos de posibilidades, silencios y horrores invisibles. Se podría decir que aquella construcción era un vampiro, no de sangre, pero de energía. Tomaba lo mejor de ti para agotarlo y extinguirlo, dejando sólo cosas que la lógica no podría explicar. Cosas que se movían, siempre a detrás, para acecharte.

3267467973_2238c0fbb6

En algún lugar, en algún punto, donde cuatro pasillos convergían ante una puerta que conducía hacía abajo, estaba una máscara del teatro Noh suspendida entre una sombra corpórea. Sólo estaba ahí, no te seguiría si te movieras, no haría nada. Pero sólo con verla las paredes comenzaría a acercarse, la habitación se haría más chica y verías que entre las sombras había algo, cosas pequeñas que ni caminaban, ni se arrastraban, cosas que extendían sus garras hacía ti.

Tu pulso aumentaría, una fuerte presión haría que tu pecho doliera y sentirías un vacío en la boca del estómago; habría un pánico atroz, el aire te faltaría; mareos y dolor de cabeza; un castañeo incontrolable y cientos de escalofríos destazarían tu columna como un carnicero destazaría el cuerpo de un cerdo.

Los pies no serían ya los fuertes pilares de hierro que creerías poseer, se verían reducidos a simples cubos de hielo quebradizos, provocando que tus piernas perdieran el control y la orina se liberara de tu vejiga…  y aquello seguiría detrás de ti, esperando, acercándose cada vez más y más, hasta que, al fin, darías la vuelta y lo verías frente a ti, y eso te vería a ti…

Deja tu voto para que el autor sepa cuánto te gustó:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars6 Stars7 Stars8 Stars9 Stars10 Stars (25 votos, resultado: 8,60 de 10)
Cargando…

Al autor del cuento le gustaría que lo apoyes apretando estos botones sociales y.... no te olvides de dejarle un comentario MÁS ABAJO!

Publicado por J. C. Loveless

Te Recomendamos:

Publicado porJ. C. Loveless

¿Te gustó mi Cuento de Terror? Para leer otra Historia de Terror mía, haz clic aquí: Historias de Miedo de Jhon Christopher. Nací el 7 de noviembre de 1995. A muy corta edad desarrolle un gusto por la escritura, aunque no tanto así por la lectura. Mi primer libro fue Mago y Cristal de Stephen King, perteneciente al ciclo de La Torre Oscura. Casi como todos en este blog, desarrollé un gusto especial por el horror. Y, aunque este no es mi género predilecto para escribir, he decidido intentar escribir y compartirlo con ustedes. Espero les guste mi trabajo.

Deja un comentario

¿Qué te pareció lo que leíste? Deja tu comentario aquí: (pero por favor evita utilizar palabras mayúsculas ya que pareciese que se estuviera gritando)


Comentarios: (3) ¿Quieres dejar un comentario?